El Gobierno descarta expropiar el Pazo de Meirás a los Franco para evitar un litigio

  • Moncloa sí sigue adelante con sus planes de sacar los restos del dictador del Valle de los Caídos y aprobar una nueva Ley de Memoria Histórica.
Vista del Pazo Meirás
Vista del Pazo Meirás
Vista del Pazo Meirás
Vista exterior del Pazo de Meirás / EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene previsto sacar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos pero descarta expropiar el Pazo de Meirás a la familia del dictador. Fuentes cercanas al Ejecutivo confirman a La Información que en sus planes se encuentra acabar con todos los vestigios de la dictadura, pero el inmueble señorial es intocable, al menos por el momento. El nuevo equipo socialista solo tiene una opción, que no van a explorar, para arrebatar la propiedad a la familia Franco: presentando una demanda judicial.

"No es tan fácil" expropiar el Pazo de Meirás a los herederos de Franco, explican las mismas fuentes. Se trata de un conflicto en el que entra en juego la responsabilidad patrimonial y ante el que el Gobierno descarta tomar una decisión unilateral que no estaría exenta de polémica. "La familia cuenta con una escritura" y, por tanto, el pazo "es suyo", añaden, por lo que el Ejecutivo no puede aprobar una expropiación a la ligera de una propiedad privada.

Esa escritura a nombre de la familia Franco no está exenta de polémica. Algún experto jurista ya ha declarado que la donación que recibieron sería nula, pero para poder quitarle la propiedad a los herederos del dictador habría que acudir a los juzgados y litigar para intentar demostrar que esa transmisión fue fraudulenta. Efectivamente, un informe encargado por la Diputación de A Coruña concluye que la donación del Pazo de Meirás a la familia Franco se hizo mediante un contrato simulado en 1941

En Sada, el pueblo donde está ubicado el Pazo, no quieren que la familia Franco siga siendo la propietaria del inmueble. Su alcalde, Benito Portela, ha enviado esta semana una carta a Pedro Sánchez pidiéndole el "ejercicio inmediato de acciones judiciales" para que el enclave vuelva a ser considerado un lugar público. Le solicita que ponga en marcha "las acciones administrativas y judiciales que procedan para la incorporación del pazo al patrimonio público, dado que consta acreditada la nulidad del título de propiedad y posesión". 

El Gobierno de Sánchez, en definitiva, no tiene previsto abordar este asunto peliagudo en lo que resta de legislatura. "Es más fácil sacar a Franco esta noche del Valle de los Caídos que expropiar a la familia el Pazo de Meirás", explican las fuentes consultadas.

Feijóo pelea por quedarse con el pazo

A pesar de que el Gobierno central opte por no dar la batalla legal, la Xunta de Galicia ya ha avisado en varias ocasiones que su intención es que el Pazo de Meiras pase a formar parte del patrimonio autonómico. En unas recientes declaraciones en el Parlamento, Alberto Núñez Feijóo aseguró que la única vía que contempla para que el pazo pase a convertirse en bien de interés cultural (BIC) es "acreditar vicios ocultos" que permitan "dejar sin efecto" la "donación" del inmueble y recuperarlo gratuitamente.

El Ejecutivo central, por tanto, tendría que enfrentarse al gallego a la hora de quedarse con la propiedad del Pazo de Meirás, siempre y cuando se acredite que la donación a la familia Franco no fue legal. Sánchez, en definitiva, dejaría solo a Feijóo en esta batalla.

Retirar la gestión a la Fundación Francisco Franco 

La Fundación Francisco Franco anunció el pasado verano que sería la encargada de gestionar las visitas al Pazo de Meirás. "Es una excelente oportunidad para mostrar al gran público la grandeza de la figura de Francisco Franco, para potenciar el turismo a Galicia y para difundir el patrimonio gallego en el mundo", explicaba la organización. El nuevo Gobierno sí que quiere acabar con esta situación y que la Fundación de Franco deje de encargarse de las visitas al edificio señorial.

Además, el equipo de Pedro Sánchez ya trabaja en una reforma de la Ley de la Memoria Histórica que ilegalice la Fundación Francisco Franco. Su objetivo es modificar el Código Penal para tipificar como delito la exaltación del franquismo y el fascismo. Por ende, todas las fundaciones o asociaciones que se dediquen a dicha exaltación incurrirían en un delito y tendrían que ser prohibidas y la gestión del Pazo de Meirás pasaría a otras manos.

Mostrar comentarios