Lunes, 19.11.2018 - 19:42 h
Así se hizo el 'pacto del déficit'

Sánchez acoge a Iglesias como su nuevo consejero económico 'en la sombra'

El Gobierno convierte a Unidos Podemos en socio preferente en materia económica y acuerda abrir mesas de diálogo bilaterales para trabajar juntos.

Iglesias, a "la disposición" de Pedro Sánchez
Iglesias abraza a Sánchez el día de la moción de censura / EFE

El Gobierno ya ha escogido con quién quiere caminar de la mano en materia económica: Unidos Podemos. El acuerdo alcanzado el pasado miércoles por la noche en el Ministerio de Hacienda para modificar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y poder sortear el veto del PP en el Senado es solo la punta del iceberg de un entendimiento mucho más amplio entre el Ejecutivo socialista y la coalición morada. Todo arrancó, o se desbloqueó, el mismo miércoles 22 por la mañana con una llamada de teléfono entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Sánchez e Iglesias llevan hablando todo el verano con relativa asiduidad, según confirman a La Información fuentes conocedoras de las conversaciones. El presidente se ha interesado por la situación familiar del secretario general de Podemos en varias ocasiones, lo que ha provocado cierta sintonía estival entre ambos. Pero la llamada del miércoles fue para hablar de proyectos en común y de la urgente necesidad de sentarse a negociar un acuerdo para aprobar el techo de gasto y la senda de déficit que el Congreso rechazó en julio. Sánchez e Iglesias acordaron que sus equipos celebrarían una reunión presencial el mismo día, por la tarde, en el Ministerio de Hacienda, justo después de la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Podemos se presentó en Hacienda con un equipo de cinco negociadores: Pablo Echenique, Ione Belarra, Txema Guijarro, Yolanda Díaz (En Marea) y Lucía Martín (En Comú Podem). Por parte del Gobierno fue la ministra María Jesús Montero quien llevó el peso de la negociación, acompañada de tres personas de su gabinete.

Una de los primeros aspectos que abordaron ambos equipos fue el de cómo modificar el artículo 15 de la Ley de Estabilidad para salvar el veto del PP en el Senado. Tal y como se ha contado en estas páginas, los negociadores hablaron de varias fórmulas posibles, incluida recurrir al Tribunal Constitucional para plantear un posible conflicto de competencias. La Abogacía del Estado ya está trabajando en aportar al Gobierno los informes que le indiquen cuál es el mejor método legal.

Hubo más avances. Gobierno y Unidos Podemos también han decidido crear diferentes mesas de negociación para avanzar en futuros acuerdos en materia económica. En esta semana ambos actores van a intercambiar los nombres de quienes participarán en estos contactos con el objetivo de comenzar a avanzar en futuros pactos. "Marco de negociación permanente", lo han llamado a un nuevo escenario que comenzarán a ejecutar a partir de la próxima semana. 

Cómo arañar 4.500 millones de gasto: con impuestos

La política fiscal fue otro asunto abordado en profundidad en la negociación. Iglesias se ha comprometido con Sánchez a ser coparticipe de las decisiones en materia impositiva que tome el Gobierno para conseguir incrementar el gasto en 5.000 millones. Ya por la tarde, en la reunión en Hacienda, el equipo negociador de Unidos Podemos insistió a la ministra Montero que podían desvincularse de estas decisiones fiscales pero que habían optado por colaborar con el Gobierno en este asunto y ser corresponsables de todo lo que se apruebe siempre que no perjudique a "las clases medias trabajadoras".

Montero no presentó a la formación morada el listado de nuevos impuestos que tiene pensado aprobar el Gobierno y emplazó a sus socios a hablar sobre el asunto en la mesa específica que se va a crear. Sin embargo, la ministra y su equipo sí que admitieron que una de las primeras decisiones que tenían en cartera era modificar el Impuesto de Sociedades para garantizar un tipo mínimo efectivo del 15%. En la cita en Hacienda se llegó a hablar de este impuesto como un "agujero negro" para la Agencia Tributaria e incluso se citó el término "queso gruyere" para referirse a las exenciones y bonificaciones que permiten a grandes empresas pagar menos. Se coincidió en que la reforma debía hacerse "rápido". Es decir, habrá una subida de este tributo y alguno más de manera inminente

Aislar al PP de Pablo Casado

Además, Gobierno y Podemos han acordado establecer un canal de diálogo permanente tanto de sus dirigentes como de sus segundos niveles a través de estas mesas que concretarán la eliminación del copago farmacéutico o una posible paga única a comienzos de 2019 para actualizar las pensiones al IPC, entre otras medidas. Con todo ello en la formación morada consiguen uno de sus objetivos: aislar al nuevo PP de Pablo Casado. Y es que en la coalición se había empezado a ver con preocupación el acercamiento que estaba protagonizando el Ejecutivo a Génova. “Estamos satisfechas de que hoy Pablo Casado y el Partido Popular pierdan el último reducto de poder que les quedaba para poder hacer que la gente de nuestro país viva peor”, afirmó Pablo Echenique.

A partir de ahora la intención de Gobierno y Unidos Podemos es incorporar a la negociación a los independentistas catalanes de ERC y el PDeCAT, cuyos votos son necesarios para sacar adelante todas estas medidas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios