Pérez asegura se respetan DD.HH. de población en estado de sitio en Guatemala

  • El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, garantizó hoy el respeto de los derechos humanos de la población indígena de Santa Cruz Barillas, la cual se encuentra bajo un estado de sitio desde la semana pasada, luego de violentos disturbios que dejaron un muerto y varios heridos.

Guatemala, 7 may.- El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, garantizó hoy el respeto de los derechos humanos de la población indígena de Santa Cruz Barillas, la cual se encuentra bajo un estado de sitio desde la semana pasada, luego de violentos disturbios que dejaron un muerto y varios heridos.

En compañía de sus ministros de Defensa y del Interior, Ulises Anzueto y Mauricio López, respectivamente, el mandatario visitó hoy la población, situada a 415 kilómetros al noroeste de la capital, para verificar personalmente la situación.

En declaraciones a periodistas, Pérez Molina aseguró que las fuerzas de seguridad respetan los derechos humanos de toda la población, e insistió en que imponer el estado de sitio, que restringe las reuniones y porte de armas, fue necesario para recuperar la gobernabilidad.

Tras entrevistarse con las autoridades locales, el gobernante hizo un llamamiento a la calma de la población, y aseguró que analizará la petición de los comunitarios de suspender el estado de sitio, siempre y cuando se logre garantizar la seguridad del lugar y no ocurran nuevos incidentes.

La medida fue ordenada por Pérez Molina luego de que el pasado 1 de mayo cientos de habitantes de esa población se manifestaran de forma violenta por la muerte de un campesino, supuestamente a manos de agentes de seguridad de una empresa privada que construye una hidroeléctrica en las afueras del pueblo.

Los pobladores destruyeron varios comercios, dos viviendas, parte de la Municipalidad e ingresaron al cuartel militar del lugar, donde golpearon a varios soldados y robaron cuatro fusiles, tres de los cuales ya han sido recuperados.

El presidente alabó la actitud del oficial y los trece soldados del destacamento militar de Santa Cruza Barillas, los que a pesar de haber sido agredidos por los pobladores "ninguno accionó sus armas para defenderse pese a que sufrieron el ataque".

Desde la implantación del estado de sitio, que durará 30 días, la población es vigilada por al menos 800 agentes de seguridad del estado, más de la mitad de ellos soldados.

Hasta ahora las fuerzas de seguridad, que son acompañadas de agentes de la Fiscalía, han capturado a 17 personas como supuestas responsables de haber liderado los disturbios, durante los cuales también fueron destruidos varios inmuebles, entre ellos la Municipalidad.

Del total de capturados, ocho han sido ligados a proceso por los delitos de terrorismo, allanamiento a propiedad privada y militar, amenazas, asociaciones ilícitas y atentado contra la seguridad pública, entre otros.

Según la Comisión de Auditoría social de Santa Cruz Barillas, integrada por los líderes comunitarios de ese lugar, los incidentes se originaron por el asesinato de un campesino, identificado como Andrés Francisco Miguel, a manos de guardias privados de la Hidro Santa Cruz, que construye una hidroeléctrica en el lugar.

Hasta el momento las autoridades no han informado sobre los avances de las investigaciones del asesinato del campesino.

Por medio de espacios pagados en la televisión local, Hidro Santa Cruz, subsidiaria de la española Hidralia Energía S.A., rechazó las acusaciones y señaló a los líderes de la comunidad de pretender "confundir" a los pobladores para que rechacen el proyecto hidroeléctrico que promueven.

El presidente ha formulado un llamamiento a la población para que vea a las hidroeléctricas como un medio que propicia el desarrollo económico en Guatemala, donde el 65 % de la energía aún depende del petróleo.

Pérez Molina no ha descartado que detrás de los disturbios esté el crimen organizado con el fin de que la población pida el retiro del destacamento militar de la población, y también ha indicado que hay apoyo "extranjero", cuyo origen no precisó, para oponerse a las hidroeléctricas y minerías.

Mostrar comentarios