Jueves, 21.11.2019 - 00:57 h
Contradicciones entre su declaración y la del propietario

El pocero: "El dueño de la finca me dijo que tenía permisos, pero no los enseñó"

El responsable del pozo donde cayó Julen confió en el tío del pequeño "porque en la parcela ya había otro pozo hecho". 

Pozo donde entró Julen
Pozo donde entró Julen

Cinco días después de rescatar el cuerpo del pequeño Julen que estaba a una profundidad de 71 metros, la Guardia Civil ha comenzado la investigación de las circunstancias en las que se produjeron los hechos y que provocaron el fatal desenlace. Así, uno de los interrogados ha sido el pocero responsable del agujero donde cayó el menor. Según confirmó la Junta de Andalucía el pozo no contaba con las autorizaciones pertinentes para su realización, sin embargo, el pocero asegura que el dueño de la finca, el tío del pequeño, le dijo que tenía la documentación, aunque no se la enseñó

En la declaración ante la Guardia Civil, que recoge La Sexta, el pocero indicó que llegó a un acuerdo para realizar la obra que "consistía en hacer unas perforaciones con una máquina de rotopercusión con martillo y aire a presión, con un diámetro de 22 centímetros". "David me dijo que tenía la documentación para hacer el pozo; no me la enseñó, pero me confié porque en la parcela ya había otro pozo hecho", declaró para justificar la obra que no contaba con los permisos pertinentes.

Así, acordaron un coste de 12 euros por metro perforado si no se encontraba agua y 27 euros en caso de hallarse agua tras la perforación. El responsable de la realización del pozo perforó 150 metros el pasado 17 de diciembre, en la que no se encontró agua, y al día siguiente hizo otra perforación de 110 metros.

Tras realizar la perforación, asegura que la propia tierra que había alrededor del tubo metálico insertado cayó en el agujero y lo tapó y, además puso una piedra de 15 kilos tras lo que el propietario de la finca quedaba como "responsable de dicho pozo". "Cuando fui a la parcela, después de la caída del niño, la zanja no estaba hecha y la tierra que rodeaba el pozo la habían quitado y amontonado a unos cinco o seis metros", aseguró.

Sin embargo, la declaración del pocero contradice el relato del dueño de la finca y primo del padre, quien asegura que le encargó "la obra a Antonio (el pocero) pensando que era un especialista. No sé qué documentación se necesita". Además, añade que tras perforar la tierra "se llevó la maquinaria y dejó el pozo sin tapar". 

La zanja alrededor del pozo donde cayó el pequeño es otro de los puntos de discusión. El pocero asegura que no estaba cuando hizo la perforación y "la tierra que rodeaba el pozo la habían quitado y amontonado a unos 5 o 6 metros". El maquinista que hizo la zanja también ha testificado y aseguró que el dueño de la finca le "pidió el favor por amistad" y sospecha que el pozo pudo haber sido destapado. Al quitar la arena que había sobre el agujero, lo que hizo por el propietario se lo pidió, "se veía el agujero del pozo a ras del terreno". Además, señaló que "al irme, vi cómo David puso con el pie unas piedras que había en la zanja sobre el agujero".

Tras 13 días de angustioso rescate, la Guardia Civil se centra ahora en investigar las circunstancias. El director general de la Guardia Civil, Félix Azón, afirmó este martes que la institución trabaja "a mil por mil" para que la investigación sobre el pozo de Totalán esté terminada "en días" porque "toda la sociedad española está esperando el resultado" de estas pesquisas. Azón indicó que la Guardia Civil trabaja en la teoría de un homicidio imprudente: "todos estamos pensando que no puede ser otra cosa, presuntamente". Pero dejó en la autoridad judicial, en este caso el juzgado número 9 de Málaga, la responsabilidad de "tomar las decisiones" que correspondan.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING