'Podemos' debate la confluencia con otras fuerzas de cara a las generales

    • Sectores de las bases reclaman a la dirección un cambio de estrategia y una firme apuesta por la unidad popular.
    • Los resultados de las autonómicas hacen temer el papel de partido "bisagra". La fórmula podría ensayarse en las próximas catalanas.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias.

Pasadas las elecciones, los partidos se han apresurado a leer los resultados en clave nacional. También Podemos. La formación 'morada', cuya Ejecutiva se reunirá en los próximos días para interpretar los datos y el rumbo que se habrá de tomar ahora- ha logrado grandes resultados a nivel municipal-entre ellos el arrebatar la alcaldía de Madrid al PP y la de Barcelona a CiU. Sin embargo, en el plano autonómico, los comicios dejan cierto sabor agridulce.

Podemos decidió concurrir a las primeras a través de plataformas de confluencia-'agrupaciones de electores' en su borrador de principios políticos aprobado por la Asamblea Ciudadana, el pasado otoño- por temor a que el partido se viese afectado por la posible presencia de "intrusos". Los tiempos, defendía entonces el equipo de Iglesias, apretaban lo suficiente como para organizar toda una estructura electoral y asegurarse su control. La solución fueron las candidaturas de unidad popular, una asociación con otras fuerzas políticas, movimientos sociales y ciudadanos, que le han permitido tener una presencia determinante en varios ayuntamientos clave. Junto a los estratégicos Madrid y Barcelona, el partido tiene también en la mano el conseguir gobierno en Zaragoza, Cádiz, San Fernando de Henares, Santiago, Ferrol o A Coruña (en estas últimas, bajo la marca "Marea Atlántica", que ha logrado irrumpir con fuerza en tradicionales bastiones del PP). La candidatura Zaragoza en Común podría también acceder a la alcaldía aragonesa, si se produce un pacto con los socialistas y la Chunta Aragonesista.

Los resultados autonómicos, donde Podemos sí se presentaba como tal, han rebajado en cambio la euforia en el partido. Por cifras, la victoria suena rotunda: el partido ha conseguido entrar en los trece parlamentos autonómicos que estaban en juego en estas elecciones autonómicas. Pero no así por votos y posiciones: no ha conseguido pasar del tercer puesto en ninguna de las regiones. El partido será decisivo en la formación de Gobiernos en Comunidades como Extremadura, Asturias, Aragón o Castilla-La Mancha, pero no ha conseguido ganar en ninguna de las que se había fijado como objetivos estratégicos: Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón y Asturias.

Los datos se meditan con cierta preocupación en el partido. El propio Iglesias ya reconocía ayer, en su comparecencia para valorar los resultados, que pese a tratarse de resultados "históricos" le hubiese gustado que el desgaste de los partidos viejos fuera "más rápido". "La situación nos obliga a trabajar mucho, a seguir esforzándonos", afirmaba el líder de Podemos.

Así, pues, la victoria de las candidaturas municipalistas abre un debate siempre soslayado en el partido, el que abre la puerta a procesos de confluencia para las próximas generales. Los principios organizativos aprobados en la Asamblea fundacional de Vistalegre no lo contemplan, pero ciertos sectores de las bases coinciden ya en esa lectura.

Así lo recoge, de hecho, uno de los 'hilos' de debate abiertos en las últimas horas en Plaza Podemos, la plataforma de debate virtual con que cuenta el partido. En él encabezado se deja ya clara la propuesta: los 285.000 votos logrados por Podemos en la Comunidad de Madrid (tercera fuerza), frente a los 519.000 de la candidatura de 'Ahora Madrid' liderada por la exjueza Manuela Carmena.Partido "bisagra"

La posibilidad de que el partido esté perdiendo fuelle, como así han venido constatando ya algunas encuestas, y no sea capaz de mantener músculo de cara a las generales, preocupa entre las bases. Alarma que, tras la euforia inicial, el partido quede relegado a una función de "bisagra" para permitir gobiernos socialistas. Incluso, desplazado a una plaza testimonial, en sustitución de Izquierda Unida.

El toque de atención a la dirección es claro: "Quién piense que Podemos, en solitario, puede culminar el camino de la victoria en noviembre, se equivoca de parte a parte: no habrá mayorías absolutas, sino complejas mayorías sociales con traducciones políticas muy diversas, heterogéneas y diversificadas", se opina en este foro, en línea con lo defendido ya por varios dirigentes, como Miguel Urbán y Jaime Pastor, Alberto Garzón (IU) o Enrique Santiago (PCE). La decisión, defienden, habría de ser adoptada en consulta vinculante a las bases.Ensayo catalán

La estrategia podría plantearse en las próximas semanas, una vez el partido inicie el diseño de su "hoja de ruta" de cara a las generales. Por el momento, se tantea ya en Cataluña. Un escenario complejo, en el que, según los sondeos, el partido de Iglesias partiría en una situación de desventaja, y para el que se prepara una estrategia alternativa: una plataforma de confluencia, al estilo de las municipalistas, que podría estar liderada por Albano Dante, conocido activista y miembro de la Plataforma Procés Constituent.

Dante cuenta con el aval de la dirección y de la ejecutiva catalana para ser el candidato del partido en los próximos comicios de septiembre y es un firme defensor de la unidad de la izquierda, como ha defendido en varios artículos de la revista que dirige, Cafèambllet, y desde donde también se ha mostrado afín a las CUP, la candidatura de unidad popular y corte independentista que lidera David Fernández.

Su objetivo, dijo hace unos días, en su presentación como candidato, es "abrir un proceso constituyente desde abajo". Una idea que recoge la esencia defendida por el dimitido Juan Carlos Monedero, quien en su marcha arremetió precisamente contra el desapego que advertía entre la dirección del partido y las bases y el vicioso círculo del sistema político en el que en su opinión estaba participando también Podemos. "Podemos cae en este tipo de problemas porque deja de tener tiempo para reunirse con un pequeño círculo, porque es más importante un minuto de televisión o es más importante aquello que te suma a la estrategia colectiva...". IU oferta a 'Podemos' una candidatura de convergencia en las generales

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha anunciado este lunes que su organización quiere articular una candidatura de convergencia para las próximas elecciones generales con todas las fuerzas políticas y sociales de la izquierda, entre las que se encuentra Podemos.

En rueda de prensa, Cayo Lara ha explicado que una de las conclusiones que se extraen de las elecciones autonómicas y municipales celebradas este domingo es que los ciudadanos han premiado aquellas listas electorales que se presentaban con un amplio acuerdo de todas las organizaciones.

Por ello, ha anunciado que IU lanza una oferta de convergencia "para intentar sumar" al máximo número de organizaciones posible para las elecciones generales de final de año, que se base en "un proyecto serio, solvente y sólido" que plante cara al PP.

Entre los partidos a los que se dirigirá la organización liderada por Cayo Lara se encuentra 'Podemos'. "Sí, a todos los actores de la izquierda social y política", ha resumido antes de recordar que esta unidad no ha sido posible en las elecciones de este domingo porque 'Podemos' decidió no presentarse con su marca a los comicios municipales y hacerlo en solitario a los autonómicos.

Mostrar comentarios