Jueves, 19.09.2019 - 17:53 h
Arranca la Feria

La polémica vuelve a Arco: un ninot del Rey de 200.000€ que quieren quemar

El cuadro más caro de la edición de la Feria de este año es un Miró cuyo precio asciende a los cuatro millones de euros. 

Ninot del Rey en Arco
Ninot del Rey Felipe VI en la Feria ARCO 2019 / EFE

 Horas antes de que la 38 edición de ARCO abra sus puertas en Ifema, la Feria de Arte Contemporáneo, la última que dirige Carlos Urroz, y a la que ha calificado de "alta calidad", la polémica vuelve a estar servida con un ninot del rey Felipe VI, de Santiago Sierra y Eugenio Merino, que tendrá que ser quemado por el comprador. Sierra ya fue el protagonista de la anterior edición por su obra Presos políticos, que fue retirada.

La Prometeo Gallery de la italiana Ida Pisani, en el pabellón 9 de Ifema, alberga esta escultura del rey, de cuatro metros y medio, con una estructura interna y realizada con poliuretano, cartón piedra y tela en los talleres valencianos de Manolo Martín, de la empresa de fallas MDoble, tiene un precio de 200.000 euros.

El contrato con el comprador conlleva que la escultura se queme "en un lugar privado y legal", aún por determinar, y a lo largo del año en curso, según explica a Efe uno de los asistentes de Santiago Sierra. La instalación ha pillado por sorpresa tanto a Urroz como a la codirectora de esta edición y próxima directora de ARCO, Maribel López, que la estaban viendo por primera vez junto a los periodistas presentes. "Bueno, estos dos artistas siempre llevan su trabajo al límite y ahora parece que lo han hecho con el coleccionista", ha señalado López.

Además de esta instalación, y sin que todavía estuviera la Feria cien por cien montada, lo que destacaba horas antes de la inauguración es la presencia notable de piezas de escultura y pintura, además de un regreso del vídeo, como ya anticipó Urroz.

Sin ninguna pieza estridente y con obra de muy alta calidad, ARCO, que tiene este año como país invitado a Perú, ha ganado mucho por su nueva arquitectura de los espacios y por la posición de la luz sobre las obras, como destaca a Efe el director de la galería Leandro Navarro, quien muestra algunas de las piezas más cotizadas de esta Feria. Como un Kandinsky, "Au milieu" (1942), por 1,8 millones de euros, o un móvil de Calder por 1.300.000 euros.

"Ha mejorado mucho la estructura del espacio. Se ha notado una mejora bestial. Urroz lo ha hecho muy bien y además en tiempos de crisis y a la nueva directora solo le pido continuidad porque ARCO se ha consolidado como el puente de Latinoamérica hacia Europa y viceversa", ha subrayado el galerista.

La galería Lelong de París tiene el cuadro más caro, un Miró "Personnage et oiseau", de 1963, por 4 millones. Un dato que el representante de la galería se arrepiente de haber dado porque ahora va a "tener mucha gente que no valore la obra y la pintura, que es lo más importante, y solo se quede con el dinero".

Lelong también alberga, en el pabellón 9, una de las cabezas de Jaume Plensa; un grabado de cuatro metros también del artista catalán y una de las grandes piezas incluidas en Proyectos Especiales de ARCO. La galería Malbourgh muestra también mucha escultura, entre ellas, una obra en mármol, de Antonio López, llamada "Josefina", y otra pieza de Martín Chirino, de 2016, con el título "Aeróvoro".

La galería Helga de Alvear, nada más entrar al pabellón 7 y donde el año pasado la dirección de Ifema retiró la instalación "Presos políticos de la España contemporánea", de Santiago Sierra, ha dedicado su estand al proyecto del artista Julian Rosefeldt, autor de la película "Manifiesto" con Cate Blanchett, quien protagoniza diferentes retratos con distintas caracterizaciones.

Como prueba de que los proyectos que se presentan en "Opening" caminan hacia delante, en el pabellón 9 la galería Espai Tactel muestra la obra de Christto&Andrew basada en Michel Foucault y su concepto de heterotopías sobre la época de lo simultáneo.

También en esta misma galería, Antonio Fernández Alvira (Huesca, 1977), muestra piezas escultóricas con dibujos bordados que denuncian la estructura "patriarcal y heteronormativa".

Este año también destaca el estand dedicado al programa oficial de Perú, con la participación de 24 artistas de 15 galerías seleccionadas por Sharon Lerner y reunidos en un espacio expositivo que no tiene muros entre las diferentes galerías, creando una interrelación entre las mismas.

Ahora en Portada 

Comentarios