Miércoles, 12.12.2018 - 06:55 h
El clan Son Banya habría pagado por conseguir información

Imputados dos policías de Palma por haber recibido sobornos del narcotráfico

Se trata de Antonio Cerdà, comisario jubilado, y el inspector Antonio Suárez, cabecilla de las unidades de lucha contra el narcotráfico en Palma. 

Un agente de la Policía Nacional en imagen de archivo
Un agente de la Policía Nacional  / Europa Press

Un juzgado de Palma ha imputado a dos altos cargos de la Policía Nacional por cohecho tras haber recibido, presuntamente, sobornos del clan de narcotraficantes de Son Banya. Se trata del ya jubilado Antonio Cerdà, antiguo comisario de la Policía Nacional artífice de la investigación del caso Nóos, y del inspector Antonio Suárez, cabecilla de las unidades de lucha contra el narcotráfico en la zona, según informa el Diario de Mallorca. La sentencia fue emitida por el juez Juan Manuel Sobrino, titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Palma

Aunque la prensa local indica que los implicados conocieron la sentencia el jueves, en declaraciones a Europa Press, Cerdà, -quien ha encerrado a numerosos políticos acusados por casos de corrupción durante sus años de carrera-, ha admitido haberse enterado del caso por la prensa. Ambos detenidos imputados están llamadas a declarar en octubre.

"No hice ninguna gestión de la que no estuviera enterada la Fiscalía o el juzgado que llevaba la instrucción", ha declarado el excomisario Cerdà en una entrevista en Espejo Público. Ha dicho desconocer las acusaciones por las que se le imputa y deja la puerta abierta a que las imágenes y pruebas con las que cuenta el juzgado tengan que ver con una operación encubierta.

La investigación: La Guapi, el Ico... y Cerdà

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de septiembre, hace casi un año, cuando la conocida traficante La Guapi fue detenida con 3,5 kilos de cocaína junto a otra mujer cerca del poblado gitano de Son Banya. Ambas fueron encarceladas y, días después, según indica la investigación recogida por el Diario de Mallorca, La Guapi contactó con su hermano, El Ico, para que guardase el dinero que tenía escondido y entregase una parte a su pareja sentimental, con residencia en la Península, y otra en calidad de soborno a un "pez gordo" con el que tendría que encontrarse, el comisario Cerdà. 

Fue a través de las declaraciones de este último, El Ico (Francisco Fernández Cortés), que incriminaban a Cerdà, con las que se comenzó la investigación. Al otorgar testimonio, mencionó también a otros clanes e involucró al actual inspector Antonio Suárez, cabecilla de las unidades de lucha contra el narcotráfico en la zona. El juzgado cuenta, además, con imágenes tomadas por otra persona que muestran que, efectivamente, El Ico se reunió con el excomisario en un aparcamiento de un hospital de Palma. 

El clan sobornó a Cerdá para que su hermana recibiera un trato de favor, según testificó el Ico al juez Sobrino. Confesó también que no era la primera vez que daba dinero al excomisario y que su clan, conocido como de La Paca, no era el único que le pagaba sobornos sino que otros traficantes también lo hacían a cambio de información. El tribunal ha entrevistado a estos supuestos narcos implicados y han reconocido la versión de El Ico, a quien algunos magistrados no otorgan tanta credibilidad como el juez que instruye el caso. 

Ahora en Portada 

Comentarios