Ya está imputado por el espionaje a Luis Bárcenas

Policía patriótica en el caso BBVA: piden que declare el exnúmero dos de Interior

Luis Pineda solicita al magistrado del caso Villarejo que cite como testigo al exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez por la presunta trama policial que propició su detención. 

Francisco Martínez
Policía patriótica en el caso BBVA: piden que declare el exnúmero dos de Interior.
EP

El avance de la investigación al BBVA dentro del caso Villarejo ha llevado a Luis Pineda a pedir la declaración del exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez. El presidente de Ausbanc, que está personado en esta pieza como perjudicado de los encargos de espionaje del banco, ha remitido un escrito al magistrado Manuel García Castellón en el que solicita que cite como testigo al que fuera número dos de Jorge Fernández Díaz en Interior con el objetivo de esclarecer la presunta trama orquestada entre el expresidente del banco Francisco González y exmiembros de la cúpula de la Policía Nacional para propiciar el operativo de su detención en abril de 2016. 

En su escrito, al que ha tenido acceso La Información, el presidente de Ausbanc solicita al magistrado del caso Tándem que recabe permiso del Consejo de Ministros para que el exsecretario de Estado bajo el Gobierno de Mariano Rajoy pueda hablar en sede judicial de materias que están protegidas por la Ley 9/1968, de 5 de abril sobre Secretos Oficiales. Se da la circunstancia de que el propio Martínez remitió un escrito al instructor a principio de mes en el que pedía que se iniciara el trámite para declarar por otro asunto que también se investiga en el procedimiento contra Villarejo y es el relativo al espionaje a Luis Bárcenas. En este caso, el instructor imputó en enero a Martínez por este operativo bautizado como 'Kitchen' contra el exresponsable de finanzas del PP que se habría costeado con fondos reservados del Estado. 

Su citación en esta otra pieza de Tándem tendría por objetivo precisar si, tal y como denuncia Pineda, existió una trama policial en connivencia con el expresidente del BBVA que derivó en la 'Operación Nelson' contra Ausbanc y Manos Limpias. Por ese motivo solicita además que se recabe del Consejo de Ministros si existen actividades reservadas o materias clasificadas sobre Ausbanc. Pineda recuerda una serie de encuentros entre mandos policiales y exaltos cargos de la entidad entre los que destaca el que tuvo lugar en la Dirección General de la Policía (complejo de Canillas) el 7 de enero de 2015. En esta reunión participaron el entonces director general Ignacio Cosidó además de otros altos mandos mientras que por parte del BBVA asistieron Francisco González, Eduardo Ortega (director de Servicios Jurídicos) y el que fuera jefe de seguridad, Julio Corrochano. 

'Investigación parapolicial'

El abogado, al que el banco acusó de extorsionar desde la asociación que preside, puntualiza en su escrito que los hechos se remontan a dos años antes de ese 2015 después de que la Unidad de Asuntos Internos de la Policía acreditara conversaciones de empleados de la entidad en las que se denota que iban tras su pista. Se refiere en concreto a una conversación que tuvo lugar en diciembre de 2013 entre el abogado Rafael Redondo y el exdirectivo de Riesgos Antonio Béjar en la que el socio de Villarejo le dijo que habían cogido "muchas cosas pequeñitas y gilipolleces" a Pineda "pero grandes cosas la verdad es que no".   

La defensa de Pineda asegura, en relación con la comida en la que participaron Cosidó y el entonces presidente del banco, que la presencia de ambos "y lo que representaban institucionalmente en aquel momento" es "más que indiciario del conocimiento de la propia cúpula ejecutiva policial", en la que estaría incardinado Francisco Martínez. Este encuentro dio pie a que altos cargos de la entidad intercambiaran opiniones en relación a la presunta operación policial contra Pineda. De hecho, éste siempre ha defendido que la denuncia presuntamente anónima que presentó la UDEF contra él por extorsión, fue auspiciada por Francisco González, el cual en su declaración como investigado expuso que fueron sometidos a un "acoso brutal" por parte de Ausbanc. 

El escrito también se hace eco de las "dádivas y favores" de la entidad a determinados funcionarios de carrera. Se refiere a los correos internos del banco en los que se acordaban los obsequios que entregaron a "colaboradores externos" de la Policía, de acuerdo con el sumario que obra en esta pieza novena de la macrocausa. En el marco de la misma, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 investiga si la entidad cometió delitos de cohecho, revelación de secretos y corrupción entre particulares por los encargos de espionaje que gestionó José Manuel Villarejo desde su entramado empresarial entre los años 2004 y 2017 y que costaron al banco un total de 10,28 millones de euros. 

Proyecto Pin

De hecho, uno de los últimos movimientos acordados por el magistrado a petición de la Fiscalía Anticorrupción ha sido precisamente ordenar a una decena de bancos que identifiquen las cuentas de las que son titulares todas las firmas de Villarejo. En concreto, sigue el rastro de los pagos de BBVA que se distribuyeron entre todas las sociedades que forman parte de su entramado, máxime después de no haber podido esclarecer cómo se costeó el 'Proyecto Pin' relativo al espionaje a Pineda. El levantamiento del secreto de sumario de esta pata concreta del caso Tándem permitió descubrir que existió un encargo concreto de espionaje bautizado con el nombre de Pin, tal y como acreditó Asuntos Internos en un informe de enero de 2019. 

Los agentes apuntaron entonces que se buscó "destruir la reputación" de Pineda y de su asociación y posteriormente "servirse de la UDEF para presentar una denuncia anónima que diera lugar a su detención". Además, encontraron entre el material incautado a Villarejo documentos tales como correos electrónicos cruzados entre Corrochano y Redondo en los que se daba cuenta de los vehículos que utilizaba Pineda para sus desplazamientos o el tráfico de llamadas de teléfonos vinculados a Ausbanc. Estas pesquisas, que encargó el primer magistrado instructor del caso Tándem, Diego de Egea, dieron pie a que Pineda pasara a figurar en esta pieza como perjudicado de los negocios del comisario jubilado. 

Mostrar comentarios