La Policía requisa el móvil de periodistas de Diario de Mallorca y Europa Press

  • Han requerido información de las fuentes de un informe policial sobre la actividad fiscal de las sociedades del empresario del ocio nocturno Cursach.
Bartolomé Cursach, dueño de Grupo Cursach
Bartolomé Cursach, dueño de Grupo Cursach

Agentes de la Policía Nacional han requisado los teléfonos móviles de dos redactores de 'Diario de Mallorca' y 'Europa Press' en las sedes en Palma de ambas empresas, en las que también han requerido la entrega de ordenadores, en el marco de la investigación sobre una filtración periodística. Según han informado fuentes de ambos medios, la Policía ha actuado en cumplimiento de una orden del juzgado de instrucción 12 de Palma, que instruye la causa de presunta corrupción conocida como caso Cursach. Según informan fuentes fiscales, "la diligencia solicitada es favorable". 

Los agentes policiales han requerido a los periodistas información sobre las fuentes de un informe policial sobre la actividad fiscal de las sociedades del empresario del ocio nocturno Bartolomé Cursach, que se publicó a pesar de que la pieza estaba declarada secreta.

En el registro en Europa Press, tres policías y una agente judicial han pedido a una redactora que les facilitara el informe sobre las contribuciones tributarias del Grupo Cursach sobre el que publicó una noticia a principios del pasado mes de julio y que revelara cómo lo había obtenido.

La periodista, que se ha acogido al secreto profesional, les ha entregado su teléfono móvil y además los agentes se han llevado su ordenador portátil y uno de sobremesa. Según ha informado la empresa, los investigadores han impedido que la informadora se comunicara con sus servicios jurídicos para pedir asesoramiento.

A un redactor de Diario de Mallorca también le ha sido requisado su teléfono móvil. Los policías han reclamado asimismo la entrega de los equipos informáticos empleados por el periodista, pero los responsables del periódico han rehusado facilitárselos. La investigación de la filtración, solicitada al juez por la Fiscalía y los representantes legales de Cursach y su ex director general Bartolomé Sbert, se ha venido desarrollando durante los últimos meses. Los investigadores también requirieron información por orden judicial en su día a la Agencia EFE.

"El mayor atentado contra la Libertad de Prensa"

El Sindicat de Periodistes de Baleares (SPIB) y la Associació de Periodistes de Balears (APIB) han condenado el registro policial y consideran que "es el mayor atentado contra la libertad de prensa de la historia democrática de Baleares". Además, han criticado que la autoridad judicial y policial "ni siquiera" ha permitido a la periodista de Europa Press "consultar con su abogado en el registro". Asimismo, han mostrado su apoyo a los periodistas del Diario de Mallorca en su rechazo a entregar los ordenadores de manera voluntaria.

La asociación y el sindicato han recordado que el secreto profesional está amparado en el artículo 20 de la Constitución Española porque es imprescindible proteger la identidad de la fuente en el ejercicio de la profesión periodística.

La recomendación de los códigos deontológicos es sólo revelar la fuente cuando esta mienta o haya un peligro inminente para las personas. Si se vulnera el secreto profesional se elimina una de las vías más importantes de acceso a la información. Por ello, denuncian que "es el mayor atentado contra la Libertad de Prensa de la historia democrática de Baleares". Por esto, ha hecho un llamamiento "a las instituciones y a la sociedad civil balear a defender el derecho al ejercicio del periodismo, pilar básico de la democracia".

Mostrar comentarios