Jueves, 20.06.2019 - 13:48 h
Prevé repescar solo a la mitad

El PP 'despide' a casi cien asesores en el Congreso y arranca su ajuste de plantilla

Entre los afectados se encuentran asistentes de antiguos cargos del partido y el jefe de gabinete de una exministra. Todos eran personal eventual.

Pablo Casado durante su comparecencia en el Congreso.
El PP cesa a un centenar de asesores del Congreso y prevé repescar solo a la mitad. / EFE

El Partido Popular camina irremediablemente hacia una potente reestructuración de su plantilla de trabajadores. Se avecinan despidos en Génova tras el resultado electoral del 28 de abril y también en los grupos parlamentarios de Congreso y Senado, que van a ser mucho menos numerosos que en la pasada legislatura. Las primeras salidas han comenzado en la cámara baja, donde esta misma semana han sido cesados casi un centenar de trabajadores eventuales. Es un procedimiento habitual al final de cada periodo de sesiones pero, en el caso de los populares, se trata de una decisión traumática debido a que esperan que solo la mitad de estos empleados puedan reengancharse.

El PP no solo se ha dejado 71 diputados en las pasadas generales. También va a perder a un 'ejército' de colaboradores que ayudaban a los parlamentarios en sus tareas directas, como ya ocurrió tras salir del Gobierno. Son, en efecto, 92 secretarios, directores de gabinete, directores de comunicación, asesores y asistentes que han sido cesados de sus responsabilidades con efectos de 20 de mayo de 2019. Un ajuste de similares características se prepara también en el Senado.

Entre los afectados se encuentran algunos de los estrechos colaboradores de antiguos ministros de Rajoy, como el antiguo jefe de gabinete de María Dolores de Cospedal en el Ministerio de Defensa. También hay algún miembro del gabinete del expresidente o exasesores de Esperanza Aguirre en sus diferentes etapas políticas. Son solo algunos nombres de los trabajadores del PP que lograron un destino profesional en el Congreso mientras Dolors Montserrat ha ejercido de portavoz y que ahora han abandonado el equipo, algunos para no poder volver.

También se han producido ceses en la Presidencia del Congreso, una vez que Ana Pastor ha abandonado el cargo para incorporarse a la vicepresidencia tercera. Así, el PP ha tenido que prescindir de tres secretarios de presidencia, una directora de gabinete, un director de comunicación y tres asesores. En total, ocho empleados que estaban a las órdenes de la tercera autoridad del Estado. También han salido dos asesores que trabajaban para Rosa Romero y otro para Alicia Sánchez-Camacho en la Mesa de la cámara. Todas las identidades de los trabajadores cesados han sido desveladas en el Boletín Oficial de las Cortes Generales de este mismo jueves.

Fuentes del PP explican que serán unos 40 ó 50 asesores los que se podrán incorporar al nuevo Congreso teniendo en cuenta los 66 diputados con los que va a contar el grupo parlamentario presidido por Pablo Casado durante esta legislatura. A ellos habría que sumar los asistentes con los que pueden contar los presidentes de comisiones. Habrá que esperar, por tanto, a conocer qué cargos ocupan diputados populares en esta legislatura para poder repescar a algunos de los cesados. A algunos de ellos, los que continuarán sí o sí, se les ha hecho un contrato-puente hasta final de este mes.

Existe cierta incertidumbre por conocer cuántos de estos empleados podrán repetir con el nuevo portavoz del PP, cuyo nombre lo decidirá Génova a partir del próximo lunes, una vez conocidos los resultados electorales de las municipales, autonómicas y europeas de este domingo.  Hay que recordar que Casado ya 'limpió' de fontaneros 'sorayistas' el grupo parlamentario tras la victoria en las primarias del pasado verano, configurando su propio equipo de asesores de confianza. Exactamente lo mismo hizo Pedro Sánchez cuando ganó sus primarias.

En Génova, mientras tanto, aguardan con expectación las decisiones que pueda tomar la dirección del partido con respecto a su personal. Será a partir del lunes, cuando se pueda tener un horizonte más claro respecto a los recursos económicos (principalmente en forma de subvenciones) con los que puede contar el partido si se conservan algunos gobiernos autonómicos, especialmente el de la Comunidad de Madrid. 

En cuanto a los ceses de trabajadores de otros grupos parlamentarios, 57 trabajadores han salido del PSOE. Sin embargo, los socialistas encaran una legislatura mucho más plácida y podrán contratar a un mayor número de personal para dar asistencia a sus 123 diputados. Unidas Podemos ha cesado a 50, Ciudadanos a 20, ERC a 5, PNV a 3 y el Grupo Mixto a 13. En los próximos días se conocerán los nuevos nombramientos.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios