Lunes, 17.06.2019 - 01:17 h
Era un destacado 'sorayista'

La última "traición "de Garrido a Casado: colocó a los suyos en las listas del PP

El expresidente madrileño exigió ir en los cinco primeros de la candidatura europea. El mismo martes estuvo en Génova y no dijo nada de su 'portazo'.

La última traición de Garrido a Casado: colocó a los suyos en las listas del PP
La última "traición "de Garrido a Casado. / EFE

Cuando Pablo Casado ha tenido que configurar las listas del PP para las generales, europeas, autonómicas y municipales su equipo tuvo que hilar fino. El secretario general sabía que pisaba callos en algunos territorios, como Madrid. Se encontró con un presidente regional, Ángel Garrido, que había apoyado a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias, lo cual fue decisivo para que no repitiera en la candidatura. Aún así quiso encajarle en la lista de las Europeas. Y ahora se ha encontrado con un 'portazo' sin precedentes y, además, en el tiempo de descuento. El malestar en Génova es evidente.

"Impresentable", "pero qué se ha creído", "con lo bien que se portó Pablo con él", "se cree Adenauer"... Son los comentarios más suaves que se escuchaban este miércoles en Génova. El 'casadismo' había salido satisfecho tras el segundo debate en Atresmedia, pero la bomba saltó al mediodía: Garrido, el presidente de la principal autonómica que controla el PP se marchaba hacia el principal enemigo por el voto de centro-derecha, Ciudadanos.

La primera reacción fue de sorpresa. Nadie se lo podría creer. Y es que Garrido había estado unas horas antes en Génova. En concreto, en la primera planta. Acudió a una reunión del PP de Madrid y "no dijo nada a nadie". Se marchó para no volver a pisar la sede nunca más. Ahora es 'persona non grata' por las formas que ha empleado.

Fuentes del PP explican a La Información que la "traición" no acaba ahí. Afirman que Garrido estaba fichado por Cs desde el 1 de abril, antes de que se viera obligado a dimitir como presidente de la Comunidad de Madrid. No creen que la incorporación se haya cerrado en las últimas horas. ¿Que ocurrió, por tanto, a lo largo del mes de abril? "Se ha dedicado a colocar a los suyos en las listas del partido". Y la dirección del PP de Madrid ha aceptado a todos.

Son nombres que también se 'mojaron' por Sáenz de Santamaría en las primarias y que ahora el 'casadismo' ha incluido en la candidatura por esa presión de Garrido. El presidente en funciones, Pedro Rollán, es el caso más claro, pero las fuentes consultadas también citan al portavoz parlamentario, Enrique Ossorio, a la presidenta de la Asamblea, Paloma Adrados, o al consejero de Cultura, Jaime de los Santos. Todos ellos, por cierto, dirigentes afines a Cristina Cifuentes. Por eso en el nuevo PP ha dolido especialmente todo lo sucedido.

En el PP madrileño de Isabel Díaz Ayuso recuerdan también cómo llegó a presidente madrileño el ahora candidato de Cs. "Pasó de concejal de Carabanchel a vicepresidente de la Comunidad gracias a Cifuentes", rememoran. Y tampoco olvidan cuando Garrido pasó de ser fiel a Alberto Ruiz-Gallardón a apoyar a Esperanza Aguirre. Era el momento en el que la 'lideresa' ganó su primer congreso regional. Año 2009. Manuel Cobo, mano derecha del alcalde, concedió una entrevista a El País en la que afirmó que "los cercanos a Aguirre han puesto a Rato en un escaparate de cloacas y ambiciones". En ese momento, confirman, Garrido se hizo 'esperancista'.

Firmó una declaración jurada ocho días antes

En el PP no entienden por qué Garrido mantuvo un silencio sepulcral en los últimos días. De hecho, Génova se enteró de su adiós minutos antes de la rueda de prensa que ofreció en la sede de Cs junto al que hasta entonces rival, Ignacio Aguado. "Nadie en el partido sabía de los planes de Ángel Garrido. Ni siquiera su círculo más cercano. Pidió ir en las listas del Parlamento Europeo (de hecho firmó la aceptación el pasado lunes 16 como número cuatro por el PP al Parlamento Europeo) y, como él ha declarado varías veces, estaba muy agradecido con el presidente Casado", explican desde el equipo de Casado.

Efectivamente, cuando el secretario general, Teodoro García Egea, comunicó a Garrido que no iba a ir en las listas municipales y autonómicas, él solicitó concurrir en los cinco primeros puestos de las listas europeas. Y Génova aceptó colocándole en cuarto lugar, en puesto asegurado de salida, por detrás de Dolors Monserrat, Esteban González Pons y Antonio López-Isturiz.

Garrido, en definitiva, se ha marchado del PP a Cs sin hablar con Pablo Casado, sin pedir su baja como militante... y sin entregar su acta como diputado en la Asamblea regional, critican en el 'casadismo'. A partir de este miércoles no quieren ni oír hablar de él.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios