Sábado, 17.11.2018 - 02:22 h
Las candidaturas se conocerán entre lunes y miércoles

Alarma en el PP por el silencio de Feijóo y temor a una batalla Soraya - Cospedal

Rajoy se marcha y deja un partido en el que todas las miradas apuntan al presidente de la Xunta. Si no da el paso se avecina una 'guerra civil'.

Rajoy, durante el último comité del PP./ EFE
Rajoy, durante el último comité directivo del PP / EFE

El Partido Popular vive un momento histórico y el nerviosismo se palpa en el ambiente tanto en Génova como en los grupos parlamentarios y en las diferentes autonomías. Todo el mundo está pendiente de Alberto Nuñez Feijóo, el posible candidato que tiene en vilo a una formación acostumbrada a dejar pocas cosas al azar. Todavía no se ha pronunciado sobre qué va a hacer y eso genera inquietud. La conclusión generalizada es que o el gallego da el paso y anuncia su candidatura o el partido vivirá una 'guerra civil' entre las diferentes facciones enfrentadas. Rajoy, mientras, ha decidido poner tierra de por medio y se marchará de la política sin decidir ni incidir en la sucesión.

En las próximas horas se pondrán las cartas sobre la mesa. Feijóo anunciará entre este lunes 18 y miércoles 20 de junio qué va a hacer. Si anuncia su candidatura, en el PP son conscientes de que ningún otro candidato tiene posibilidades reales de competir con él. Si, por el contrario, su futuro pasa por quedarse en Galicia se avecina un problema de consecuencias inciertas para la formación. Este mismo viernes afirmó que aún no lo había decidido: "No he tomado la decisión. Cuando la tome, la anunciaré, lógicamente", dejando caer que durante el fin de semana reflexionará junto a su familia.

"O se presenta Feijóo o nos matamos entre nosotros", indica un diputado del PP. La alarma es evidente ante una decisión que podría perjudicar a un partido que ha sido una balsa de aceite en los últimos años. Solo el barón gallego puede garantizar la unidad que ningún otro candidatable está en condiciones de ofrecer. Algún cargo nacional ya se ha puesto en contacto con Feijóo en estos días de incertidumbre para pedirle, vía mensaje de móvil, que dé el paso. Le transmiten que es su momento y que solo él puede contribuir a pacificar un partido que amenaza con una escisión si no se lanza.

Uno de los problemas que persiguen a Feijóo son las famosas fotos con el narcotraficante Marcial Dorado que se publicaron en el diario El País. Él ha dicho ya en varias ocasiones que no sabía a qué se dedicaba aquel acompañante, pero el daño está hecho. Incluso, circula la teoría en el PP de que habría más imágenes, listas para ser utilizadas en el momento oportuno. "El partido es una máquina de triturar personas y no me extrañaría que hubiera más", afirma un cargo veterano que ha visto pasar por delante a diferentes 'cadáveres' políticos por las guerras internas. En el entorno del gallego hay quien apunta al equipo de Sáinz de Santamaría como los responsables de la filtración de las imágenes.

Mientras Feijóo guarda un silencio sepulcral, los movimientos de otros posibles candidatos ya han comenzado. Soraya Sáenz de Santamaría es una de las personas que podría dar también el paso, pero está esperando su momento. Uno de sus apoyos en las baronías, Alfonso Alonso, ya se ha manifestado a su favor, unas palabras que han sido interpretadas como que la exvicepresidenta se va a postular. Pero hay una facción del partido que amenaza con amargar a la vallisoletana su proyección en el PP. 

Tanto el entorno de María Dolores de Cospedal como algunos veteranos capitaneados por José Manuel García-Margallo se oponen a que Sáenz de Santamaría sea el futuro del PP. La todavía secretaria general mantiene apoyos en algunas autonomías, como Andalucía o su Castilla-La Mancha, y las 'viejas glorias' del PP llegaron a montar un grupo de presión, el llamado G-5 que luego pasó a ser el G-8, que plantó cara a la exnúmero dos de Rajoy en Moncloa. 

Respecto a otras supuestas candidaturas, como la del propio Margallo, la anunciada este sábado de José Ramón García-HernándezÍñigo de la Serna, Ana Pastor, Pablo Casado, otra con José Ramón Bauzá y Esperanza Aguirre, o la del expresidente de Nuevas Generaciones en Valencia, José Luis Bayo, en el PP aseguran que las posibilidades de lograr triunfar en el congreso extraordinario de julio son escasas o, más bien, nulas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios