Miércoles, 27.05.2020 - 12:00 h

Vendettas, egos, poder... Alta tensión entre un sector del PP y La Sexta por el 'caso Barberá'

Un sector del Partido Popular ha culpado a los programas de La Sexta, especialmente, y a Cuatro del continuo "linchamiento" a Rita Barberá

Directivos de la cadena se defienden asegurando que no fue La Sexta quien apartó a Rita Barberá del PP.

Rita Barbera tuvo que sufrir grandes contrariedades al final de su vida.

Un sector del Partido Popular lleva más de 24 horas arremetiendo contra algunos medios de comunicación por el "linchamiento" al que fue sometida Rita Barberá en vida. Varios dirigentes y cuadros medios del partido han criticado abiertamente el papel que han jugado una televisión, especialmente, en el "acoso" que recibió la exalcaldesa de Valencia. En boca de estos estaba un nombre: "La Sexta". Citan también a Cuatro, pero las tintas las cargan sobre la cadena verde.

Este jueves, el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, ha sido el más contundente en público: "Las hienas siguieron mordiéndola", ha afirmado sobre el papel que ha jugado la cadena del Grupo Atresmedia, especialmente. Ha añadido en RNE que Barberá fue "un pimpampum al que golpear permanente", porque "daba audiencia". .@Rafa_Hernando: "En el PP no hay mala conciencia por la muerte de Rita Barberá" https://t.co/at2AVrnxeT @LasMananas_rne pic.twitter.com/SpTKTg8Ywg— Radio Nacional (@rne) November 24, 2016

Un exdirigente del PP, que también ocupó un importante ministerio, afirmó este miércoles a Lainformacion.com: "Algunos de vuestros compañeros deberían hacer una reflexión. Especialmente los de La Sexta. Se han metido mañana, tarde y noche con ella", en referencia a Rita Barberá. Citaba los nombres de Antonio García Ferreras, director de 'Al Rojo Vivo', y de Iñaki López, de 'La Sexta Noche'. Vendettas, rivalidad y egos

Detrás de estas críticas hacia La Sexta se encuentran destacados dirigentes del PP. Alguno de ellos son cercanos al llamado G-8, un grupo de ministros que ocupó grandes responsabilidades en la pasada legislatura y que ahora han sido defenestrados en parte. Forman parte de ese clan José Manuel García-Margallo o Jorge Fernández Díaz, entre otros.

Este grupo se encuentra abiertamente enfrentado con los llamados sorayos, un grupo cercano a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Critican de ella, especialmente su relación con los grandes medios de comunicación, especialmente con las televisiones, y no haber sabido frenar las críticas hacia el PP y el Gobierno.

El caso de Rita Barberá, según ellos, es uno más. No entienden que Moncloa no haya controlado a esta televisión, especialmente. Un punto de vista, por cierto, que va en contra de la prensa libre y de la libertad de información. 

Detrás de esta acusación hacia La Sexta, por tanto, se esconde una cuestión de rivalidad entre cuadros del PP enfrentados. Una lucha de poder soterrada que se remonta a 2011 cuando Rajoy configuró su primer Gobierno y que ahora ha vivido un capítulo más.

Carlos Herrera, por cierto, también ha citado a La Sexta este jueves en su editorial: "Rita Barberá ha muerto víctima de escraches diarios, por periodistas que luego le dedicaban horas diarias en La Sexta".La Sexta se defiende

En las últimas horas, directivos de Atresmedia han comentado lo que estaba sucediendo. Algunos han hablado de ello, de manera informal, en el consejo de administración de la compañía que se celebró este miércoles (desde la compañía niegan que fuera uno de los temas que se abordó en la cita) en San Sebastián de los Reyes.

Desde la cúpula de la compañía se defienden asegurando que no fue La Sexta quien apartó a Rita Barberá del PP. Tampoco, según sus argumentos, fue la cadena quien decidió realizar declaraciones en contra de la exalcaldesa de Valencia cuando le abrieron la causa.

Citan en Atresmedia los casos de Javier Maroto, Pablo Casado y Andrea Levy, que arremetieron en febrero contra Barberá. "Y nosotros nos dedicamos a informar", afirman.

"Nosotros no hemos dicho lo que dijo Maroto", añaden en La Sexta. "Es muy fuerte que nos acusen cuando el linchamiento ha venido desde el propio PP", añaden.

En Atresmedia recuerdan también la tensión que hubo entre Barberá y los nuevos vicesecretarios del PP, con quienes tuvo serios encontronazos por teléfono. Ellos habían forzado que se le apartara del PP y que tuviera que adscribirse al Grupo Mixto.Una anécdota muestra a la perfección cómo Rita Barberá era tratada por algunos de sus antiguos compañeros de filas. Hace unas semanas, la valenciana accedió al comedor del Senado y se sentó en una mesa con antiguos compañeros de grupo parlamentario. En ese momento, dos senadores de Castellón se levantaron de la mesa y, ante la sorpresa de los presentes, se marcharon para no coincidir con Barberá.Hay que destacar también que el cuñado de Rita Barberá ha afirmado que "ha muerto de pena, con aportación fundamental de los suyos".

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING