Martes, 23.10.2018 - 10:23 h
El programa 'Expediente Marlasca' tiene algunas respuestas

Las preguntas que quedan en el aire sobre la muerte del pequeño Gabriel Cruz

Su cuerpo apareció ayer en el maletero de la pareja del padre. El entorno de la familia ya sabía que Ana era el centro de las investigaciones.

Ana
Ana  junto a Ángel el día de los desaparecidos. / EFE

La muerte de Gabriel Cruz, el niño de 8 años cuyo cadáver fue encontrado ayer por la Guardia Civil en el maletero del coche de la pareja de su padre, ha conmovido a la sociedad. La investigación fue una de las más herméticas por parte de los cuerpos de seguridad y muchas son las preguntas que aún quedan sin respuesta. 

[Última hora de la muerte de Gabriel Cruz]

¿Hay cómplice?

Una de las primeras dudas, aunque fuentes oficiales en principio no siguen esa línea de investigación, es si Ana Julia Quezada, presunta asesina del pequeño, actuó sola. Son muchas las incógnitas que envuelven sus dos declaraciones ante la Guardia Civil. Es la última persona, junto a la abuela, que ve con vida al pequeño Gabriel. Estaba en la casa cuando el niño pide irse a la casa de los primos -a una distancia de 100 metros- y que según vecinos de la zona el pequeño solía hacer corriendo.

En un principio la abuela habría declarado que Ana se ausenta de la casa durante diez minutos. Ella declaró que cuando el niño se va ella está hablando por teléfono con un abogado, "pero también luego dice que estaba escuchando un vídeo y hablando con su hermana", relatan anoche en el programa de La Sexta 'Expediente Marlasca'. Una de las teorías sobre las que debaten es si Ana hubiera tenido tiempo a coger al pequeño en ese pequeño trayecto en tan poco tiempo y sin ayuda de nadie. 

La principal hipótesis con la que trabajan los investigadores es que la principal sospechosa actuó sola. La declaración de la mujer será clave para reconstruir la secuencia de los hechos, que comenzaron el 27 de febrero.

¿Por qué encuentra ella la camiseta?

Otra de las preguntas
que está en el aire es por qué encuentra ella la camiseta blanca del pequeño en una zona por la que antes habían pasado miles de voluntarios buscando a Gabriel, así como perros especializados. "Es extraño pero nos da igual. Lo importante es que aparezca Gabriel. Lo hayamos encontrado nosotros, cualquiera, eso nos da igual. Eso nos da una esperanza. Eso nos da una esperanza de encontrar a Gabriel con vida, que esté bien”, decía Ana.

Son varios los expertos que coinciden en que ese fue el punto y aparte en la investigación y lo que hace que todas las miradas se centren en la pareja del marido. El padre de Mari Luz, en declaraciones a 'Viva la vida' de Telecinco es muy claro: "Cuando apareció la camiseta yo le dije a Ángel que ya tenían el 50% del caso resuelto y Ana empezó a ponerse muy nerviosa diciendo que en esa camiseta seguro que había ADN suyo porque fue la que le vistió ese día".

Ahora se ha conocido que pese a que el día que se encontró la prenda,  el padre dijo que iba con ella, hay un matiz: es Ana la que se lanza a por la camiseta -seca en una zona donde no había parado de llover- y ese momento no lo puede ver el padre porque hay un barranco entre los dos.

¿Por qué no entrega el móvil?

No es la única contradicción sobre la mesa. Ana es llamada dos veces a declarar y en la primera ocasión no entrega su móvil porque lo ha perdido. Luego lo encontraría y después de nuevo lo volvería a perder. El móvil puede situar a cualquier persona en un punto concreto. 

¿Qué relación tenía Gabriel con ella?

Desde ayer por la tarde los testimonios de los vecinos hacen pensar que la relación de Ana con el pequeño no era del todo muy buena. El periodista Manel Vilaseró, de 'El Periódico de Cataluña', relata que en uno de sus viajes a República Dominicana, de donde era ella, el pequeño habría llegado a decir que "ojalá no volviera". Vilaseró también relata que cuando le preguntan sobre alguien que quisiera hacer daño al pequeño y que estuviera en su entorno da el nombre de su anterior expareja, Sergio, "con quien tuvo un divorcio un tanto complicado". 

¿Algún coche se llevó a Gabriel? 

La periodista Cruz Morcillo pone el foco de atención en el coche en cuyo maletero la Guardia Civil encontró el cuerpo de Gabriel. "Afirmativo. Queda detenida", son las palabras que hicieron romper a llorar de rabia a los agentes que el domingo detuvieron a Ana mientras ella aseguraba que no había sido ella. Morcillo aseguró que lo más probable es que ese coche en cuyo maletero, entre mantas, estaba Gabriel, no fuera el que utilizó para transportar al pequeño el día de su desaparición porque todos los vehículos de la familia habían sido inspeccionados previamente. 

¿Por qué Ana decide ir a por el cuerpo de Gabriel?

Por vanidad, porque creía que sabía más que nadie, porque se vio acorralada... aun falta por saber lo que pensó Ana el pasado domingo cuando, tras dejar a Ángel en una reunión se desplazó hasta una finca relacionada con la familia de su pareja a sacar el cuerpo del pequeño de un pozo, envolverlo en una manta y meterlo en el maletero. Desde ahí recorrió los setenta kilómetros que la separaban del domicilio donde vivía con el padre del pequeño. Justo antes de entrar en el garaje fue detenida. 

Horas antes de esto, y una vez la investigación toma otro rumbo, la Guardia Civil decide "mover a Ana durante todo el día de escenario en escenario", explica Marlasca. Es una forma de hacerla creer que siguen la búsqueda, de que el cerco se estrecha. También le pusieron un gancho al contarle que tenían las imágenes de un coche captadas por una cámara del hotel que apuntaba a la zona donde apareció la camiseta. 

¿Hay un móvil económico?

Durante la búsqueda saltó la noticia de que un grupo anónimo de personas ofrecían 10.000 euros  para los que puedan ofrecer alguna pista sobre el paradero del pequeño de ocho años. La familia quiso desmentir la noticia pero según los periodistas del programa sería Ana la que proponía que quizá habría que ofrecer algo más. 

¿Por qué no se detiene antes a Ana?

Todos los expertos coinciden también en que la Guardia Civil lo que quiere es localizar a Gabriel. Es por ello que tanto el padre como la madre saben que Ana es la principal sospechosa, pero los agentes habrían pedido a ambos que siguieran con su vida. El pasado viernes, cuando se manifiestan el Día de los Desaparecidos, el padre ya sabría que los agentes están vigilando a su pareja actual. "Le pidieron que le diera cuerda", dice Marlasca. Cada vez que ambos salen en público pidiendo que a su hijo le dejen en libertad en algún parque donde haya gente, la persona que tienen en mente es Ana, a la que Patricia Ramírez cree que podría ablandar para que le devolviera a su pequeño. 

Ahora en Portada 

Comentarios