Martes, 26.03.2019 - 10:03 h
El Gobierno maneja cualquier escenario

Moncloa pierde su confianza en ERC: "No son de fiar, puede pasar cualquier cosa"

Se queja ahora de que los independentistas son "poco serios". Se enteraron por la prensa de la enmienda a la totalidad que amenaza la legislatura.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida este sábado en el Palacio de la Moncloa
Moncloa pierde su confianza en ERC: "No son de fiar, puede pasar cualquier cosa". / LI

Semana de infarto en La Moncloa. El Gobierno vive sus horas más bajas, tras un "lunes negro" por las cifras de empleo y unos Presupuestos al borde de ser tumbados en el Congreso. La enmienda a la totalidad de ERC y las condiciones impuestas para levantarla han caído como una losa en el seno del equipo de Sánchez, según reconocen fuentes gubernamentales a las que ha tenido acceso La Información. "No son de fiar, a partir de ahora puede pasar cualquier cosa", lamentan desde un Ejecutivo que ya reconoce abiertamente que la legislatura está en 'peligro de muerte'.

El gabinete del presidente no descarta ninguna opción en este momento. Queda una semana para que en el Congreso se voten las enmiendas a la totalidad y los dos escenarios que se abren son los siguientes: que prospere la negociación abierta con la figura de un 'observador' o que los independentistas no cedan ni un milímetro y tumben las cuentas públicas. En ese caso la opción de disolver las cámaras es plausible en Moncloa, según admiten las mismas fuentes. "Solo el presidente puede hacerlo. Veremos, pero no está descartado", afirman.

En Moncloa existe una sensación muy agridulce con ERC en este momento. "Entre expectantes y sorprendidos" son los adjetivos que emplean en un Ejecutivo que podría estar escribiendo su epílogo. "Nos sorprendió mucho la forma en la que anunciaron la enmienda a la totalidad, no nos lo esperábamos". ¿Por qué? "Nos enteramos por la prensa y no nos informaron de nada", se quejan, denunciando una traición de los independentistas. Algo similar, en definitiva, a lo que ocurrió con Soraya Sáenz de Santamatía y Oriol Junqueras: un doble discurso que evolucionó desde la 'operación diálogo' hasta el 1-O.

Efectivamente, Gobierno y Generalitat llevaban semanas negociando desbloquear unos PGE que garantizarían a Sánchez culminar la legislatura. En el Gobierno se esperaba la enmienda a la totalidad de ERC, pero no que la hicieran pública sin avisar. Contaban con una especie de 'teatrillo' para que los republicanos pudieran evidenciar ante sus bases cierta discrepancia. Pero, ni mucho menos, en el Ejecutivo central veían venir una situación de tal tensión como la que finalmente se ha producido. La consecuencia: Moncloa ha quedado en los titulares como que cede al chantaje de los secesionistas y se sienta a negociar.

"Son poco serios y nos han demostrado que son gente de la que no hay que fiarse". Es la amarga queja del Ejecutivo socialista que se mueve a día de hoy en un limbo y que no sabe qué será de ellos mañana. "Son muy difíciles de tratar, como ha quedado demostrado", lamentan desde la cúpula del Gobierno sanchista. 

Así es el insólito veto de ERC a los PGE: relato independentista sin una sola cifra
Así es el insólito veto de ERC a los PGE: relato independentista sin una sola cifra. / EFE

Sánchez y los suyos tienen siete días de margen y ya han comenzado a desplegar todas sus artes para intentar hacer girar a los independentistas. La estrategia la capitanea la vicepresidenta Carmen Calvo, aunque también intervienen la ministra de Política Territorial Meritxell Batet y el líder del PSC, Miquel Iceta. Moncloa, además, cuenta con la presión que están ejerciendo destacados empresarios catalanes interesados en que los PGE no se estanquen y que la legislatura no finalice.

Fuentes socialistas insistían esta misma semana que, en caso de que se rechacen los PGE de 2019, el presidente no tiene obligación de convocar elecciones de forma inmediata. "Habría posibilidad de prorrogar los del año pasado e ir aprobando reales decretos", avisaban. Pero la ministra de Hacienda ya dijo la semana pasada que "si no se aprueban habrá elecciones en 2019". En Moncloa son claros al respecto: "El decreto de disolución de las cámaras se podría preparar en diez minutos". 

Ahora en Portada 

Comentarios