Lunes, 25.03.2019 - 11:34 h
La campaña sube de tono

Soraya pone en duda las dotes de Casado en un debate y él la tilda de soberbia

Santamaría dejó claro que no era partidaria de un cara a cara y que este seguramente le haría más daño a Casado que a ella misma.

Fotografía facilitada por el Partido Popular de sus candidatos a la presidencia del partido, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado (d). EFE/David Mudarra
Fotografía facilitada por el Partido Popular de sus candidatos a la presidencia del partido, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado (d). EFE/David Mudarra

La campaña del PP para elegir a su nuevo líder está tocando a su fin... afortunadamente para el partido, según muchos de sus dirigentes. Tras el 'affaire' del vídeo de Cuéntame, las veladas críticas entre los candidatos empiezan a subir de tono. Habrá cicatrices aunque Soraya siga pidiendo una lista única.

Lo que no tendrá lugar será un debate. Más difícil en él resulta contener las emociones y no plasmar la rivalidad que cada hora demuestran los contendientes. Ha quedado claro que MargalloCospedal y Casado están juntos en su idea de renovación, y que Soraya va más por libre, aunque con una parte del Consejo de Ministros se mantenga a su lado, en un perfil bajo. Dos maneras de entender el futuro del PP. 

Santamaría dejó claro desde el primer momento que no era partidaria de un debate. No por miedo sino porque este seguramente le haría más daño a Casado que a ella misma, unas palabras que han sentado mal a su rival que recordó, sin citar a nadie, que "esa soberbia es la que les ha hecho perder el poder". Precisamente recuperarlo es el eslogan preferido de Soraya, que se sigue viendo como la candidata ideal de una lista de unidad en un partido que siempre ha defendido que gobierne la lista más votada. No quiere Soraya un debate de ideas (ellas tiene las de Rajoy) sino sacar cuanto antes a Sánchez de la Moncloa.

"En el PP, la unidad es un valor muy importante", no se cansa de repetir la exvicepresidenta, que cree que "los debates tienen sentido entre candidatos de partidos distintos ese debate es ideológico y tiene sentido", pero en este caso están por delante los intereses del PP y de España".

No opina lo mismo Casado que considera que "el PP necesita un debate ideológico y plantear un proyecto político para España", no sin antes dejar claro que si ganara su candidatura "nadie pierde", ya que él es capaz de integrar a todos en el partido, como ha asegurado que logró "en una hora" con cinco de las listas que se presentaban. La puntilla no se ha hecho esperar. "Otras candidaturas en el Consejo de Ministros no fueron capaces de integrar".

Sobre el polémico vídeo en el que aparece Sáenz de Santamaría en una parodia de Cuéntame, en clara metáfora de que representa el pasado, como algunos ministros que la apoyan, Casado se ha vuelto a defender señalando que es a él a quien "más perjudica". En este sentido ha abogado por "superar ese debate" ya que él mismo ha "sufrido muchos vídeos difamatorios esta campaña" en las redes sociales que, "afortunadamente", no han trascendido. En todo caso, ha insistido en que las personas que aparecen en el citado vídeo son sus "amigos" y cuentan con su "apoyo".

No parece que Soraya esté dispuesto a pasar página de una forma tan clara. De hecho, la exvicepresidenta  ha pedido una investigación sobre el citado vídeo a la Comisión Organizadora del Congreso del PP. "No sería bueno que hubiera segundas, terceras o cuartas partes de ese vídeo, el cual ha sido muy desagradable; una muestra de lo que no se debe hacer en política y, desde luego, de lo que no es el PP". Lo dicho, el duelo está en todo lo alto, y los ánimos más caldeados cada hora que pasa.

rivera sigue sería el líder deseado por los votantes del PP

Empate técnico entre los candidatos

Soraya Sáenz de Santamaría ganaría las elecciones a la presidencia el PP con el 42,8 % de los votos, a escasa distancia de su rival, Pablo Casado, que obtendría el 42,5 % de los apoyos, según una encuesta de NC Report que publica hoy domingo el diario La Razón.

Son los votantes del PP más jóvenes -los que tienen entre 18 y 34 años- los que más se decantan por la exvicepresidenta del Gobierno, en tanto que Pablo Casado tiene entre los simpatizantes más mayores -los de 55 y más años- a sus más fieles aliados, según este sondeo.

El trabajo se ha realizado esta semana sobre una muestra de 600 entrevistas a votantes y simpatizantes del PP, que en un 40,2 % se definen "de derechas", un 25,2 % de centro-derecha, un 14,2 % de centro y un 6,4 %, de centro-izquierda. Un 69,1 % afirmó que llevan votando al PP "toda la vida", el 72,3 % dijo que le votarán de nuevo en unas próximas elecciones y nueve de cada diez -el 92,3 %- opinaron que la defensa de la unidad de España es el valor por excelencia que debe defender el partido.

En una escala del 1 al 10, sitúan al PP en un 6,8 en el eje centro/derecha, siendo el 1 el centro y la derecha el 10 y una amplía mayoría (el 83,7 %) considera que el partido no ha perdido sus valores. Preguntados sobre si el ex presidente del Gobierno José María Aznar "sigue siendo un referente en el PP", el 48,7 % respondió que no y cuando la cuestión fue valorar la gestión realizada por Mariano Rajoy, su labor al frente del partido y del Ejecutivo central recibió una puntuación de 6,4 sobre 8.

Cuando se trata de valorar la gestión de Albert Rivera, los entrevistados le dan casi un sobresaliente, pues otorgan al líder de Ciudadanos un 5,2, pero en este caso en una escala del 0 al 6.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios