Prisión para uno de los etarras detenidos en Bélgica por quemar un autobús

  • El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado el ingreso en prisión del supuesto etarra Xabier Agirre, extraditado esta semana por Bélgica, donde fue detenido el pasado 28 de octubre junto a otro miembro de ETA, por su presunta participación en la quema de un autobús en el año 2000 en Vitoria.

Madrid, 30 dic.- El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado el ingreso en prisión del supuesto etarra Xabier Agirre, extraditado esta semana por Bélgica, donde fue detenido el pasado 28 de octubre junto a otro miembro de ETA, por su presunta participación en la quema de un autobús en el año 2000 en Vitoria.

Fuentes jurídicas han informado de que el magistrado, que ha adoptado esta decisión a instancias de la Fiscalía y después de que Agirre haya negado su participación en los hechos, le imputa los delitos de coacciones, daños y tenencia de sustancias inflamables e incendiarias.

Desde que fue detenido en Bruselas, el presunto terrorista ha permanecido encarcelado en el centro penitenciario de Forest en la capital belga, donde el pasado 10 de diciembre agredió con un arma blanca a un guardia de la cárcel.

Tras atacar al funcionario de prisiones y causarle heridas leves en el cuello, el juez de vigilancia penitenciaria belga ordenó que el presunto miembro de ETA permaneciera aislado, así como que no recibiera visitas.

Xabier Agirre, que junto al etarra Ventura Tomé Quiroga fueron los dos primeros miembros de la banda terrorista arrestados después de que ETA anunciase el cese definitivo de la violencia el pasado 20 de octubre, tiene además de la causa por la quema del autobús otro procedimiento pendiente en la Audiencia Nacional.

Ese proceso está en el Juzgado Central de Instrucción número 4, cuyo titular es el magistrado Fernando Andreu, y se investigan delitos de daños terroristas y tenencia de sustancias explosivas por participar presuntamente en el ataque a un cajero automático en Vitoria en 2006.

En Bélgica también tiene pendientes otras dos causas por documentación falsa y por dar cobijo a Tomé Quiroga, al que las autoridades belgas extraditaron a España el pasado 13 de diciembre.

Tomé Quiroga está acusado de colaborar con el comando "Saioa" de ETA antes de huir a Francia en 1990 y se le relaciona con la colocación de varios artefactos explosivos en la década de los 80.

El presunto etarra fue condenado por la colocación en abril de 1985 de dos bombas "trampa" en Unzue (Navarra), en una acción terrorista en la que resultó herido un miembro de la Guardia Civil.

Mostrar comentarios