Sábado, 15.12.2018 - 10:56 h
En el accidente de la semana pasada

Prisión provisional y sin fianza para el dueño de la pirotecnia que explotó en Tui

La jueza decretó prisión provisional y sin fianza para el dueño de la pirotecnia clausurada La Gallega que causó la muerte de un matrimonio.

Detenido el dueño de la pirotecnia de Tui por tenencia ilícita de material explosivo
Detenido el dueño de la pirotecnia de Tui por tenencia ilícita de material explosivo / EFE

La jueza titular del Juzgado número 1 de Tui (Pontevedra) ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el dueño de la pirotecnia clausurada La Gallega y de tres almacenes clandestinos de material pirotécnico y explosivo, por los presuntos delitos de riesgo catastrófico, homicidio imprudente, daños imprudentes, lesiones imprudentes y tenencia ilícita de explosivos.

El hombre, F.G.L., fue detenido ayer de nuevo después de el pasado fin de semana la Guardia Civil localizara dos almacenes clandestinos similares al que el pasado miércoles hizo explosión en la parroquia de Paramos, en Tui, y que costó la vida a un matrimonio y arrasó decenas de casas.

La jueza entiende, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia, que tras la aparición de dos nuevos depósitos, cuya existencia no mencionó en la declaración judicial de la pasada semana, las circunstancias han variado y por eso ha decretado su ingreso en prisión.

Además, considera que al existir la posibilidad de que la pena impuesta sea mayor, a pesar del arraigo, ha aumentado el riesgo de fuga del pirotécnico. Su abogado, Ricardo Valencia, detalló que su cliente ha declarado hoy ante la jueza y aseguró que no tenía ocultos más almacenes clandestinos de productos pirotécnicos.

En los dos descubiertos el pasado fin de semana, la Guardia Civil intervino 474 kilos de pólvora y 172 kilos de otros productos para la fabricación de explosivos, así como 1.150 kilos de materia prima para producir artefactos pirotécnicos. En su segunda comparecencia en los juzgados en apenas cinco días, Francisco G.L. ha estado aproximadamente tres horas, y ha entrado y salido esposado y escoltado por agentes de la Guardia Civil.

A su entrada, uno de los afectados por la explosión en Paramos, que perdió su casa, intentó agredirlo, lo que han evitado los agentes, mientras que otra vecina le gritaron "sinvergüenza" y le preguntó "por qué no lo guardaste en tu casa", en alusión al material pirotécnico que explotó. Este vecino, Jaime Bugallo, explicó que iba a Hacienda a buscar unos papeles y que pasó por delante de los juzgados justo cuando llegaba allí el detenido, y que entonces se le "cruzaron los cables" e intentó golpearle con los puños.

Ha dicho confiar "entre comillas" en la Justicia y ha hecho votos por que haya "comprensión con los que nos quedamos sin nada". No en vano, la suya es una de las viviendas que quedaron arrasadas tras la explosión del almacén ilegal de Paramos. "Siento impotencia", proclamó Bugallo, que se ha ratificado en que tenía "sospechas" de que Francisco G.L. almacenara material de la pirotecnia junto a su casa, pero no que fuera material explosivo.

Otro vecino del detenido, que es quien lleva pleiteando con él desde hace años por la situación de la pirotecnia La Gallega, en la parroquia de Baldráns, también se acercó hasta el juzgado después de prestar declaración en el cuartel de la Guardia Civil de Tui.

Francisco G.R. se ha ratificado en que el interventor de explosivos de la Benemérita no le hizo caso respecto a que la pirotecnia seguía funcionando pese a estar clausurada y que por eso no registró formalmente una denuncia sobre los almacenes clandestinos descubiertos el fin de semana. Ha añadido que en la parroquia son más los vecinos que conocen la actividad de la pirotecnia, precintada por irregularidades urbanísticas, pero le tienen "miedo" al empresario detenido y ha insistido en que él es "el único que da la cara".

Ahora en Portada 

Comentarios