Reunión en Ferraz

El PSOE permite a sus barones negociar la financiación autonómica con el PP

La cúpula del partido admite discrepancias entre sus dirigentes regionales y acuerda que cada autonomía trate con quien quiera la reforma del sistema presupuestario, evitando cualquier "confrontación partidista". 

Ministra de Hacienda María Jesús Montero en el encuentro de presidentes autonómicos del PSOE
El PSOE permite a sus barones negociar la financiación autonómica con el PP.
Gustavo Valiente / Europa Press.

Dentro del PSOE existen distintas posturas sobre la reforma del sistema de financiación territorial, que cambian en función de quien sea el dirigente autonómico interpelado. La dirección del partido es conocedora de esto, y este mismo viernes ha querido acordar con todos ellos que este asunto se aborde dejando a un lado la "confrontación partidista", es decir, aceptando que se dialogue con otras CC.AA. gobernadas por otros partidos, como será el caso de la reunión que mantendrán en la comunidad de Galicia ocho regiones afectadas por la dispersión de la población, con el presidente 'popular' Alberto Núñez Feijóo, como anfitrión del evento.

Sobre dicho debate ha tenido lugar una reunión este viernes en Ferraz que ha citado a los presidentes autonómicos socialistas junto a la cúpula del PSOE para tratar de acercar posturas sobre un tema que se antoja controvertido ya que existen intereses contrapuestos entre los propios socialistas. Conscientes de ello, se ha acordado de forma integral hacer un llamamiento "a todas las fuerzas políticas, especialmente a aquellas con implantación a nivel nacional, a trabajar con honestidad en la definición de una posición común" excluyendo cualquier atisbo de enfrentamiento parcial con otras formaciones políticas. A la salida del acto, algunos de los dirigentes regionales han confirmado que por parte de la dirección no habido críticas a la cita promovida en Galicia por Feijóo, a la que están invitados los mandatarios de Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja, Asturias, Aragón y Cantabria.

En esta reunión han participado, por parte de la Ejecutiva Federal, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra; el secretario de Política Autonómica y el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara. Mientras, desde el bando autonómico se encontraban presentes los presidentes de Aragón, Javier Lambán; el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; la de Baleares, Francina Argmengol; el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig; el de Asturias, Adrián Barbón; la de La Rioja, Concha Andreu; y representantes de los gobiernos socialistas de Navarra y de Canarias, cuyos presidentes no han podido asistir.

"Se ha constatado la necesidad de que haya un dialogo fluido entre todas las Administraciones en el diseño de un nuevo modelo de financiación autonómica", asegura el comunicado emitido por el PSOE, en el que también se incluyen ya algunos de los "principios generales" que deberán inspirar la reforma. En concreto, desde el partido se plantea que esta modificación debe guiarse por la "solidaridad entre nacionalidades y territorios que componen España, con el objetivo de lograr un desarrollo económico y social equilibrado desde el punto de vista territorial". A su vez, también defienden que haya "suficiencia financiera", en el sentido de que todas las comunidades cuenten "con los recursos que les permitan desarrollar las competencias que tienen reconocidas constitucionalmente y prestar los servicios públicos que asumen"; así como "autonomía financiera y corresponsabilidad fiscal, en coordinación con la Hacienda estatal".

Por otra parte, también han cerrado filas sobre la "equidad en la prestación de servicios públicos" como garantía para "la igualdad de acceso de los ciudadanos y ciudadanas, con independencia del lugar donde residan" avisando de que "la capacidad fiscal de los territorios no debe condicionar" la igualdad en el acceso a los servicios públicos. También han querido defender la "estabilidad presupuestaria" y la "sostenibilidad financiera para garantizar el sostenimiento del Estado del Bienestar", así como "lealtad institucional entre administraciones".

Diferencias en cuanto a qué criterios deberían primar

Tras el encuentro, que ha durado más de dos horas, el presidente de Castilla-La Mancha ha asegurado que se iba con una impresión "positiva en conjunto", porque han logrado una "primera conclusión" sobre el debate en ciernes, resaltando García Page la relevancia de asumir que se trata de "un problema común en el que es importante que se impliquen la mayor parte de las fuerzas de España", y que "tiene que tener vocación de permanencia". El dirigente de CLM ha defendido que, como partido federal, en el PSOE existe "mucha permeabilidad a todas las opiniones" y ha celebrado que en su formación política "siempre han entendido que cada presidente tiene que poner delante a su tierra".

Por su parte, el presidente de Aragón, Javier Lambán, también ha rehusado reducir el debate sobre la financiación autonómica a una cuestión de "partidos políticos", y ha defendido que es de "territorios". Por ello, ha abogado por seguir debatiendo y alcanzar un acuerdo entre las autonomías en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, una vez Hacienda presente su propuesta. Asimismo, ha desvelado que los barones autonómicos del PSOE también han abordado "en un ambiente de camaradería" con la dirección del partido la manera en la que se abirtrarán fondos extraordinarios en los próximos presupuestos generales del Estado. 

Lambán ha resaltado la necesidad de reformular el modelo de financiación autonómica y ha defendido que la reforma del sistema prime la dispersión de población, como defienden los ocho presidentes, él mismo incluido, que se reunirán en Santiago de Compostela. El presidente aragonés cree justo "que se pague por el coste de servicio y no por habitante", con el objetivo de garantizar "que en todos los lugares de España exista igualdad".

Por su parte, el presidente valenciano, Ximo Puig, partidario junto a otras CC.AA. de que prime el criterio de población ajustada, ha defendido la labor de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para "buscar puntos de encuentro y soluciones coyunturales". Además, ha coincidido con sus homólogos de Castilla-La Mancha y Aragón en que esto es una cuestión que trasciende las formaciones políticas y ha apostado por una armonización para "la igualdad entre los españoles". Sobre la reunión en Santiago de Compostela promovida por Feijóo, Puig ha reivindicado que los presidentes autonómicos "tienen capacidad para hacer lo que consideren" y ha señalado que "los partidos no dirigen las instituciones" y que no ha habido indicación alguna al respecto por parte de la dirección del partido.

Finalmente, el presidente de Asturias, Adrián Barbón, ha compartido la posición sostenida por la dirección del PSOE sobre el tema, y ha pedido ver estos encuentros desde la "normalidad", permitiendo que cada presidente regional entable diálogo con quien desee y defienda los intereses particulares del territorio al que representan.

Mostrar comentarios