PSOE y PSC intentan sortear su nuevo choque y se aferran a la reforma federal

  • PSOE y PSC se han esforzado hoy en volver a la normalidad en sus relaciones tras la nueva división de anoche en el grupo socialista a la hora de votar sobre el derecho a decidir, y las direcciones de ambos partidos han reiterado su deseo de seguir juntos y han defendido su propuesta de reforma federal.

Madrid, 30 oct.- PSOE y PSC se han esforzado hoy en volver a la normalidad en sus relaciones tras la nueva división de anoche en el grupo socialista a la hora de votar sobre el derecho a decidir, y las direcciones de ambos partidos han reiterado su deseo de seguir juntos y han defendido su propuesta de reforma federal.

El nuevo enfrentamiento -puesto de relieve en el momento de votar una moción de UPyD que proclamaba que el derecho a decidir es de todo el pueblo español- ha hecho resurgir las voces de aquellos que llevan tiempo pidiendo que el PSOE se separe del PSC y se presente con su propia marca en Cataluña.

Tal y como ocurrió tras la anterior "rebelión" de los diputados del PSC, a finales del pasado mes de febrero y que, al igual que ahora, fue a cuenta del derecho a decidir, el exvicepresidente Alfonso Guerra ha liderado las arengas en este sentido.

Sin embargo, las direcciones del PSOE y del PSC han descartado la posibilidad de una ruptura y se han reafirmado en su voluntad de continuar con una alianza que ya se extiende desde hace casi 35 años.

Más aún en un momento como el actual, donde la unión entre el PSOE y el PSC es, según sostienen ambos partidos, casi el último puente que queda para mantener la unidad entre Cataluña y el resto del país después del órdago soberanista.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha negado que hubiera presiones de la "vieja guardia" para forzar el voto a favor de la moción de UPyD, pese a que se había barajado la posibilidad inicial de una abstención, que fue la opción que mantuvieron los 13 diputados del PSC presentes en el hemiciclo anoche.

Algunas fuentes socialistas se han quejado de que el giro a favor del "sí" se debió a las presiones en el último momento de algunos veteranos socialistas e incluso de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y del presidente asturiano, Javier Fernández.

Un extremo negado por Rodríguez, quien ha asegurado a los medios que fue una "decisión de la dirección".

Los socialistas habían negociado una enmienda con el PSC y eran conscientes de que la situación podría complicarse si UPyD la rechazaba, tal y como finalmente ocurrió.

No obstante, Rodríguez ha dejado claro que el PSOE y el PSC siguen compartiendo un proyecto común de "socialismo y unidad de España" y ha llamado a la responsabilidad del Gobierno del PP y de la Generalitat, porque la "gravísima" y "delicadísima" situación que se vive en Cataluña sigue hoy "igual que ayer".

Del mismo modo ha abogado por "acabar con las propuestas de regate corto, que no aportan nada y que duran lo que dura el titular periodístico", en alusión a la moción de UPyD.

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, de visita hoy en Madrid, ha asegurado que los dos partidos no van a romper por "discrepancias puntuales" sobre el derecho a decidir que, ha recordado, "ya eran conocidas" y que no suponen "ninguna novedad".

Después de juzgar que el PSOE "hizo lo que tenía que hacer probablemente y el PSC hizo lo que tenía que hacer", ha subrayado que no se trata de un problema entre estos dos partidos, sino de una cuestión "entre Cataluña y el resto de España".

También Navarro ha criticado la "irresponsabilidad" de UPyD por plantear una moción que utiliza la Constitución como una "muralla" y no como un "puente" lanzándola "unos contra otros".

"No podemos apoyar ninguna propuesta que venga a amplificar la división y que no venga del acuerdo", ha dicho Navarro para justificar la abstención del PSC, y ha reafirmado además que su partido tiene un "proyecto común con el resto de socialistas españoles" basado en una reforma de la Constitución y en un Estado federal.

Mientras tanto, en los pasillos del Congreso, el diputado del PSC Alex Sáez ha recordado que Alfonso Guerra ya no tiene responsabilidades en la dirección del partido y que probablemente está defendiendo una posición que corresponde a otra generación política.

"Creo que la gente tiene que dejar paso a otras generaciones", ha remachado.

El propio Guerra ha repetido hoy su demanda para que el PSOE cree en Cataluña un partido alternativo al PSC, una fuerza que, a su juicio, hace mucho tiempo que "dejó de ser" socialista para acercarse a las "posiciones nacionalistas".

En declaraciones en los pasillos del Congreso, Guerra ha destacado que el PSOE tiene una posición "muy clara" respecto a lo que establece la Constitución sobre el derecho a decidir y ha alertado de que cualquier otra postura sería "equivocada".

Desde Barcelona, el secretario general de las Juventudes Socialistas de España (JSE), Nino Torre, ha afirmado que "no está de acuerdo" con el derecho a decidir y ha asegurado que "no hay discusión posible".

En medio de esta polémica, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha anunciado que el Gobierno no va a convocar por el momento la comisión bilateral Estado-Generalitat porque no se dan las condiciones políticas para hacerlo y que esperará a reunirla cuando este foro ayude al entendimiento y no sea "motivo de agravios" ni "añadidos a la situación actual".

Mostrar comentarios