Viernes, 14.12.2018 - 07:21 h
Polémica

Qué es el tipo de interés IRPH y por qué hay una demanda colectiva en su contra

El Supremo ha dictaminado que la mera referencia de una hipoteca a un índice oficial como es el IRPH no implica falta de transparencia ni es un abuso.

Hipotecas a tipo fijo: qué exige la oferta con las mejores condiciones
 

Estos días hemos escuchado mucho las siglas IRPH. Más de un millón de hipotecados en España no se han beneficiado de un euríbor en mínimos históricos por ellas. Se trata del Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios y sobre él hoy se ha iniciado un juicio en el Supremo donde los beneficiados han resultado los bancos.


El IRPH es un tipo de interés ligado a las operaciones en el ámbito hipotecario como lo es el Euríbor o en su día el Mibor. Hasta el año 2000 era el más utilizado, sobre todo por las Cajas de Ahorros, hasta que llegó el Euríbor. Debido a la situación de crisis que se ha atravesado, éste último ha ido bajando su valor, mientras que el otro se ha mantenido más estable. Juega en su contra que la fórmula en la que se calcula su tipo de interés es más alto que la del Euríbor.

A día de hoy el IRPH ya no existe. En 2013 entró en vigor una normativa y en 2015 desapareció. Ante esto la ley dijo que las hipotecas referenciadas al IRPH y que no tuvieran un tipo de interés sustitutivo planteado en el inicio de la firma de la operación, quedaban vinculadas a un índice de referencia de préstamos hipotecarios de la entidad, pero en venta libre.
El ministerio puso en funcionamiento un sucedáneo del IRPH. “La consecuencia real es que ese tipo de interés nuevo es prácticamente igual al anterior y se calcula con unos criterios supuestamente más objetivos, pero eso está por demostrarse”, asegura Gerardo Ruiz, abogado experto en Consumo de Legálitas.

“Este sucedáneo al final ha resultado que en términos porcentuales es muy similar a lo que teníamos antes. En este caso es variable y se actualiza mensualmente, pero ese carácter estático del IRPH sigue teniéndolo, no sufre las fluctuaciones reales del mercado”, puntualiza. Hoy el Euríbor está en el -0,8 frente a un ‘sucedáneo’ que asciende al 2,5 o 2,75.

Los ciudadanos que firmaron su hipoteca ligando el interés al IRPH y que quieren cambiarla por el Euríbor a día de hoy necesitan el beneplácito de la entidad bancaria “el que se concede en muy pocos casos y cuando se concede normalmente suele ser a cambio de unas contraprestaciones como un diferencial más elevado que el que se tenía antes o una vinculación con otro tipo de productos como seguros y planes de pensiones”.

¿Qué sucede entonces? Explica Ruiz que existe ya una sólida jurisprudencia que determina que las hipotecas referenciadas al IRPH se podrían declarar abusivas porque la interpretación y la resolución judicial lo que dice es que al cliente no se le ha dado la opción de elegir el tipo de interés que quería. 

El IRPH no se pide que se declare nulo entonces por ser un interés malo o ilegal “sino que se considera abusivo porque no se le ha dado información al consumidor de otros tipos de interés que le podían resultar más interesantes”. En definitiva, la falta de transparencia ante el cliente.

Actualmente hay una demanda colectiva donde se pretendía que se declarara nulo su utilización con el argumento de falta de transparencia. Se pedía que se aplicara el Euríbor desde el origen del contrato. Alguno sentencia incluso lo que ha declarado es que el préstamo quede sin interés monetario y simplemente el cliente debería devolver el tipo de interés del dinero vigente en cada momento”.

El Supremo acaba de dictaminar, tal y como sostenían los bancos, que la mera referencia de una hipoteca a un índice oficial como es el IRPH  no implica falta de transparencia ni es un abuso, por lo que no cabe anular esos contratos por esa mera razón.

En concreto, la sentencia emitida hoy por la sección primera de la Audiencia de Álava ordenaba la devolución de las cantidades cobradas en concepto de interés remuneratorio calculado sobre la base del IRPH Entidades o Cajas a un particular que en 2014 suscribió con la entidad una hipoteca por importe de 250.000 euros con un plazo de 35 años.


En la actualidad hay una tendencia a conceder un tipo fijo a la hora de firmar una hipoteca. Los bancos “intentan que estimemos un tipo fijo mejor que el variable con unos tipos de interés atractivos que sobrepasan al 3% y en una hipoteca a largo plazo nos da una seguridad que el Euríbor no tiene”.

Ahora en Portada 

Comentarios