Lunes, 20.11.2017 - 13:21 h
Sepultado entre los escombros

Recuperan el cadáver de Jorge Gómez Varo, segundo español fallecido en el terremoto de México

El joven aparejador malagueño se encontraba en la oficina de su empresa en el momento del trágico seísmo.

El terremoto de México devastó edificios enteros.
El terremoto de México devastó edificios enteros. / EFE.

Los servicios de rescate de México y la UME han recuperado el cadáver del español Jorge Gómez Varo, atrapado en los escombros del edificio en el que trabajaba en México capital y donde le sorprendió el terremoto del pasado 19 de septiembre.

Según informa la Unidad Militar de Emergencias, el cuerpo de Gómez Varo se encontraba sepultado en la segunda planta del edificio derrumbado, una zona a la que ha sido muy difícil acceder pues se ha tenido que ir liberando el camino de planchas de hormigón de gran tonelaje con el apoyo de maquinaria pesada cedidas por empresas españolas con sede en la capital.

Con la muerte de Jorge Gómez Varo, son dos los españoles fallecidos en el seísmo del pasado día 19, de magnitud 7,1 en la escala de Richter, durante el que falleció también el médico madrileño Leopoldo Nieto Cisneros.

Un joven aparejador malagueño

Díez días después del terremoto, el único español que faltaba por localizar era Gómez Varo, un joven aparejador malagueño que, en el momento del seísmo, se encontraba en su puesto de trabajo en las oficinas de la empresa gallega Valora Consultores junto a una compañera que pudo alertar por teléfono de que ambos estaban vivos.

La UME explica que, para acceder a la zona donde se encontraba el cadáver de Gómez Varo, se ha tenido que trocear las planchas de hormigón con herramientas de corte y fuerza, retirar escombros y apuntalar los espacios para poder progresar hasta los cuerpos de las personas que permanecían sepultadas sin poner en riesgo la vida de los rescatadores.

Junto al cuerpo del segundo español fallecido en el terremoto, la UME ha colaborado con los bomberos de Jalisco en la recuperación de otras 30 personas.

Ahora en portada

Comentarios