Miércoles, 16.10.2019 - 22:20 h

Mata a su expareja volando con bombonas de butano la casa en la que vivía

Los investigadores encontraron los cuerpos de ambos en el interior de la vivienda y las bombonas de butano "con las mangueras cortadas" y restos de gasolina. 

La expareja había amenazado anteriormente con volarle la casa. Estaban en trámites de separación. 

Vuela la casa con dos bombonas de butano con él y su expareja dentro en Redondela

Dos personas, una mujer y su expareja, han muerto en la tarde de este lunes en una explosión y el posterior incendio de una vivienda en la parroquia de Chapela, en Redondela, provincia de Pontevedra. 

El suceso se produjo sobre las 20,30 horas de la tarde cuando se registró una fuerte explosión en una vivienda de tres plantas del Camino Pousadoura, en la zona de Chapela. Posteriormente, la vivienda comenzó a arder. 

En el momento del suceso, en esa vivienda se encontraban solo los dos fallecidos, Emilio, de 47 años de edad, y su expareja María José Mateo García, conocida como Sesé y de 51 años, cuyos cuerpos carbonizados aparecieron juntos.

Violencia doméstica

A la espera de lo que determinen los resultados de las autopsias y de las pruebas recogidas por la Policía Científica, todo apunta a que la explosión fue intencionada, ya que se localizaron bombonas de butano "con las mangueras cortadas" y restos de gasolina en el domicilio. 

El hombre y su esposa estaban tramitando la separación, por eso la policía Nacional está analizando si se trata de un caso de violencia doméstica. No existían denuncias previas por malos tratos. 

Sesé trabajaba en Pescanova, y según informa el Faro de Vigo, en estos momentos tenía otra pareja con la que residía de forma habitual en la vivienda calcinada. Por eso no se descarta que pudieran ser los celos el móvil del suceso. Según la delegación del Gobierno, había comprado las bombonas y la gasolina con antelación, luego todo indica que lo tenía todo preparado y que su objetivo era volar la casa.

Según informaron fuentes de la investigación, las discusiones entre los fallecidos eran constantes e incluso llegó a haber amenazas. Según manifestó el actual novio de la fallecida-y confirmaron fuentes policiales- el varón la había amenazado días antes con "volarle la casa". Llevaban juntos unos 10 años. 

La casa donde se ha producido la explosión tiene tres plantas. La madre y la hermana de la fallecida viven en las otras viviendas del inmueble y tuvieron que ser atendidos por los servicios sanitarios de emergencia debido a su estado de ansiedad. Además, los bomberos tuvieron que apuntalar parte de la vivienda porque uno de los muros de carga sufrió daños severos y había riesgos de derrumbe.

La pareja tenía un hijo de 8 años y, en un primer momento, se especuló con la posibilidad de pudiera estar en la casa cuando se produjo la explosión, de hecho llegó a darse por desaparecido. Sin embargo, después se confirmó que se encontraba con sus abuelos paternos. Sesé tenía también otros dos hijos de un matrimonio anterior. "Una mujer trabajadora y que vivía su vida"

Los vecinos de la mujer estaban aún conmocionados por la noticia. María José había vivido siempre en esta parroquia de Redondela. De hecho, sus abuelos ya vivieron allí, al igual que los padres de la mujer. Era una persona muy querida por los vecinos que la describen como una mujer "guapa, trabajadora, familiar y hogareña". "Su mayor preocupación eran sus tres hijos", señalan en la panadería cercana al domicilio y donde conocen a toda la familia. 

Sesé había recibido ayer una gran noticia. Después de varios meses de angustia y preocupación el lunes le dieron los resultados de una biopsia. Los bultos que tenía en el pecho no eran cancerígenos. María José ya había superado un cáncer de mama hacía unos dos años, según comentan los vecinos. 

Menos conocida era su pareja, o simplemente no querían hablar de él después de la tragedia que ha causado. Aunque llevaban entre 10 y 12 años juntos, en la localidad aseguran que él se crió en Peinador, en Vigo. Consternación

Según informa La Voz de Galicia, 20 minutos antes de la explosión la mujer se encontraba en una tienda comprando algo de comida cuando recibió una llamada de su expareja y de manera seca contestó "Vale, ya voy". Se apresuró con la compra y con gesto serio salió del establecimiento.

El gobierno municipal de Redondela (Pontevedra) ha expresado este lunes su "consternación" por el fallecimiento de esta mujer. Se ha convocado una concentración de repulsa en la puerta del Consistorio y se han decretado dos días de luto oficial. Además, se celebrará un Pleno extraordinario para convocar una manifestación de repulsa por este nuevo caso de violencia de género. 

El teniente de alcalde de Redondela, Miguel Ángel Álvarez, ha expresado la "consternación" del gobierno local ante el "trágico suceso", y ha subrayado que todos los vecinos están "asombrados" porque el lugar de los hechos, en el Camiño Pousadoura, "es un barrio tranquilo".

Álvarez, quien ha subrayado que el gobierno local está "a disposición" de la familia afectada, ha confirmado que los dos fallecidos se encontraban en proceso de separación y que el hombre, Emilio F.C., "estaba con frecuencia por el barrio", y era habitual verlo llegando o saliendo con su hijo de 8 años de edad.La explosión como arma 

Esta no es la primera vez que un hombre recurre a hacer volar su casa para matar a su pareja. Existe un precedente para este tipo de método de asinato machista. Ocurrió en Premiá de Mar, en la comarca del Maresme (Barcelona).

La policía descubrió días después que el tubo del gas del piso donde se produjo la explosión que provocó la muerte de una mujer y su pareja había sido desconectado de manera intencionada de la caldera. El autor de esta manipulación fue la pareja de la mujer, que no murió en el acto, sino que falleció en el hospital poco después debido a la gravedad de las lesiones. La deflagración causó heridas a otras 16 personas del vecindario.Cientos de personas se concentran para protestar por el asesinato

Cientos de personas se han concentrado por segunda vez este martes en Redondela (Pontevedra), en este caso en la parroquia de Chapela, con motivo de la muerte de una vecina en una explosión y posterior incendio supuestamente provocados por su expareja, que también falleció.

Esta convocatoria, difundida de forma "espontánea" a través de las redes sociales, ha dado comienzo sobre las 19,30 horas de este martes en la Alameda de Chapela, donde se han congregado familiares de la fallecida, vecinos y algunos concejales para expresar la repulsa de todo el pueblo a lo ocurrido y a este tipo de sucesos, pues se cree que puede estar vinculado a un nuevo caso de violencia de género.La asesinada acababa de superar un cáncer

Allegados de la mujer, María José M.G., de 50 años de edad, han leído unas palabras durante el acto y han pedido "que se haga Justicia"; tras lo que una amiga cercana ha trasladado a Europa Press que la mujer, a la que ha definido como una "muy buena persona", había superado un cáncer y era "feliz" con su nueva pareja. "Todos quedamos huérfanos", ha lamentado.

En la mañana de este martes, corporativos y funcionarios del Ayuntamiento de Redondela, así como vecinos de la localidad, se concentraron ante el consistorio para mostrar su rechazo a la violencia machista, y para trasladar su apoyo "a todas las víctimas de violencia de género".

Además, se han celebrado concentraciones en Vigo y ante la Diputación de Pontevedra, también ha habido una concentración silenciosa en la Praza do Obradoiro en Santiago de Compostela, y se ha guardado un minuto de silencio en el Parlamento de Galicia.

Asimismo, este miércoles el Gobierno de A Coruña ha convocado una concentración ante el Palacio de María Pita, y la Marcha Mundial das Mulleres ha organizado movilizaciones.

Ahora en Portada 

Comentarios