Sábado, 18.01.2020 - 01:41 h
48 horas para un acuerdo

Citas secretas, contactos entre Redondo y Montero... así hubo gobierno de coalición

Sánchez e Iglesias se tomaron un café juntos el lunes por la tarde, después de una llamada de Iván Redondo a Irene Montero para concertar la cita.

Adriana Lastra y Irene Montero conversan en el Congreso de los Diputados
Adriana Lastra e Irene Montero conversan en el Congreso de los Diputados. / EFE

El acuerdo para un Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos comenzó con una llamada de Iván Redondo. El jefe de gabinete del presidente contactó con dirigentes de Podemos como Irene Montero para iniciar las negociaciones, a través de una llamada en la que propuso que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se reunieran. Una cita que tuvo lugar en la tarde del lunes, en la que compartieron un café, como ha podido saber La Información. Desde ahí, se iniciaron los contactos que han fraguado en el pacto conocido este martes poco antes de las 14.30h.

La sucesión de los acontecimientos hasta alcanzar este pacto tan inmediato también fue vertiginosa. El primer paso lo dio Redondo a primera hora del lunes, que hizo una llamada a dirigentes del partido morado para concretar esa 'cita secreta' entre Sánchez e Iglesias. No hubo problemas para que ambos líderes se vieran en persona y dejaran atrás las conversaciones por teléfono de los meses anteriores, y se encontraron la misma tarde del lunes. Tras su conversación, delegaron en su entorno cercano para continuar la negociación. Por parte de los socialistas, los mediadores designados son Redondo y Adriana Lastra. Por Podemos, la elegida es Irene Montero.

Desde ese momento de la tarde del lunes, Redondo, Lastra y Montero no se han despegado de sus teléfonos. Los tres han sido los responsables de ir cerrando los detalles del acuerdo, con envíos de documentación constantes de los negociadores socialistas a su homóloga de la formación morada. Estos intercambios de mensajes y llamadas han dado como resultado el acuerdo de 10 puntos, que contempla cuestiones como Cataluña, el cambio climático y políticas feministas. Además, se comprometen a aprobar una nueva ley de eutanasia y a consolidar el crecimiento económico

La discreción entre ambas partes ha continuado hasta poco antes de las 13h, cuando eldiario.es ha adelantado ese principio de acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos. En esos momentos, los negociadores se han dirigido al Congreso de los Diputados para cerrar los flecos del documento que conducirá al primer gobierno de coalición de la democracia. En este encuentro en el Parlamento han estado, por el lado del presidente, los mencionados Redondo y Lastra, a los que hay que sumar al secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, y el diputado Rafael Simancas; al otro lado de la mesa, y por UP, han asistido el líder de IU, Alberto Garzón, los diputados Enrique Santiago y Yolanda Díaz, además de Irene Montero.

Acuerdo conocido por pocos

En la preparación de esta cita clave también han estado implicados otros actores políticos de ambos partidos. Por ejemplo, Iglesias también ha estado acompañado del dirigente morado Pablo Echenique y de Juan Carlos Monedero, que sigue muy vinculado al líder de UP. También se vio por la zona de la reunión al secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández. Además, había otros cargos de Moncloa pululando entre las decenas de periodistas que se agolpaban ante la puerta de la Sala Comedor de Gala de la Cámara Baja.

Estos representantes de ambas formaciones son parte del núcleo reducido que sabía que algo se estaba moviendo. Algo que ha sorprendido incluso a miembros de Podemos, que se han enterado poco antes que la prensa de lo que estaba ocurriendo. Un pacto que se ha podido llevar con secretismo por haberse producido en apenas 24 horas, desde que Redondo hizo esa llamada al entorno más cercado del jefe de filas morado. Y que ha terminado con 'final feliz' para los intereses de ambos, con ese pacto para el primer gobierno de coalición de la historia.

Mientras Sánchez e Iglesias hablaban o se hacían fotos, la felicidad se notaba en la cara de quienes les acompañaban. Por ejemplo, Irene Montero estaba visiblemente emocionada, mientras que Alberto Garzón y Yolanda Díaz mantenían una sonrisa. Lo mismo hacía Adriana Lastra, e incluso en algunos momentos Iván Redondo, que no perdía detalle de la escena. Tras todo esto, ha llegado el momento de la firma pública del documento de Sánchez e Iglesias. Y que se ha cerrado con ese abrazo entre ambos, que ha provocado la sorpresa entre todos los que estaban delante.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING