Sábado, 16.02.2019 - 09:21 h
El bipartidismo vuelve a dar un golpe de mano

¿Regreso al pasado? El Gobierno Sánchez da alas al bipartidismo y golpea al resto

Les daban por muertos, pero los viejos partidos renacen con el PSOE en el poder y un PP obligado a regenerarse y con tiempo. C's y Podemos, tocados.

Perdo Sánchez y Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, felicita al recién investido presidente el socialista Pedro Sánchez. EFE

Los efectos colaterales del 'Gobierno Sánchez' se suceden. No solo ha impulsado hasta los mandos del poder el efecto 8M, con un gobierno feminista que una parte de la sociedad reclamaba como imprescindible, sino que ha dado oxígeno a un bipartidismo que, una vez más, se resiste a morir. Los expertos consultados por la información.com coinciden al señalar que aún es pronto para sacar conclusiones, pero destacan que el PSOE, fuera de foco en los últimos tiempos, ha recuperado el impulso gracias a su moción de censura triunfante. No solo eso. El hecho de que su Gobierno sea netamente socialistas sin un guiño a Podemos supone un claro mensaje a una parte de sus antiguos votantes. El giro al centro es rotundo, en un nuevo volantazo de su líder, que no ha dudado en copar las banderas de los partidos de la nueva política: el feminismo y el europeísmo.

Paradójicamente, Sánchez ha provocado, inconsciente o conscientemente un nuevo impulso en el PP con la obligada regeneración y el cambio de líder, una tarea que se consideraba imposible desde el gobierno y muy reclamada hasta por los votantes de centro derecha. No solo eso, la forma de salir del Gobierno de Rajoy ha provocado que muchos de los que le habían abandonado vuelvan a simpatizar con sus siglas. El Gobierno socialista da tiempo a que los cambios en el PP se puedan visibilizar en la sociedad. Son, pues, Cs y Podemos los que parecen ahora fuera de foco, descolocados. 

Sánchez ha sido capaz de ver la necesidad de un control constitucional a un gobierno muy castigado por la corrupción y aprovechar el momento para arrastrar al resto. No solo eso, "su capacidad de formar un gobierno sin ninguna referencia a Podemos es bien visto por esa clase media que puede volver los ojos hacia los socialistas al ver un ejecutivo competente y con experiencia", destaca Ignacio Sánchez Cuesta, sociólogo, filósofo y profesor de ciencia política, entre otras, en la universidad de Yale.

José Fernández Albertos, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard (2007), también considera que hay que ser prudentes aunque estima que en "el corto plazo el PSOE sale muy fortalecido y frenará la dinámica de crecimiento de C's y de Podemos. Otra cosa es el PP, porque la incertidumbre en el centro derecha continuará. Cierto que fuera del Gobierno ahora el PP puede articular un discurso y cambiar caras, pero tendrá que evitar enfrentamientos internos. Y cuando se pierden cargos no es fácil. Eso sí, Rajoy logró salvar momentos tensos con una unidad sin fisuras. Ahora, el PP intentará hacer lo mismo, buscar un líder de consenso porque los votantes penalizan las luchas de poder interno", señala el experto.

De la misma opinión es Jordi Virgili, profesor de Sistemas Políticos Contemporáneos y Comunicación Política de la Universidad de Navarra que ve "al PP fortalecido si se regenera, que no es lo mismo que cambiar el liderazgo. No hay que olvidar que quedan más casos y también que ahora llega el caso ERE. Toda crisis es una oportunidad". Coincide en ese diagnóstico, Marta Rebolledo, profesora de Comunicación Política de la UNAV y subdirectora de su máster en esta materia. "Este tiempo servirá al PP para rearmarse en la sombra, que es donde se puede hacer, y regenerarse. Dos años más en el poder habría sido un desgaste que le iba a pasar factura electoral".

Ismael Crespo, consultor político e investigador en campañas electorales considera que tanto "PSOE y PP salen revitalizados, porque el partido de Rajoy ha sufrido 48 horas, pero ahora volverá a competir con el PSOE y éste se ha rearmado como partidos socialdemócrata".

Parece evidente entonces que el PSOE ha logrado acabar con el desánimo entre los suyos mientras que el PP tiene una oportunidad. "El bipartidismo tiene votantes férreos, eso es claro, pero la demanda de cambio y de nuevos partidos es amplia y es difícil que el juego político entre cuatro partidos y su competencia desaparezcan porque C's y Podemos también cuentan con una base", destaca Albertos.

Los nuevos partidos, descolocados

Respecto a la nueva política, Ismael Crespo cree que es la nueva política es la gran damnificada de la realidad de hoy. Una de las razones es que "cuentan con líderes que trabajan muy en laboratorio, de forma muy estratégica y táctica, y ahora se han convertido en secundarios porque la moción ha roto los planes".

Coincide Virgili en que los nuevos partidos han sido los más golpeados. "La experiencia es un grado. Rivera se aceleró al decir que la legislatura estaba acabada y el PSOE demostró ser un killer. Los nuevos partidos estarán limpios, pero les ha faltado esa veteranía política. En cuanto a Podemos, puede hacer oposición por la izquierda porque Sánchez deberá tomar decisiones y lo va a tener muy complicado".

No todo está perdido, no obstante, para las nuevas formaciones porque "a medio plazo las perspectivas de Ciudadanos siguen siendo buenas, pese a que con las nuevas circunstancias el PP pueda subir tras los cambios. Lo tiene más complicado Podemos, que se puede convertir, como IU en su día, en el 'pepito grillo' de la izquierda o en la muleta socialista. Deberá combatir ambas posibilidades", destaca Sánchez Cuesta.

Lo que es incontestable en las últimas semanas es que la agenda mediática, vital para C's y Podemos ahora la tienen el PSOE y el PP y además la corrupción, uno de sus grandes diques, ha desaparecido del primer plano y si vuelve será de partido, no de Gobierno, señalan los expertos. 

Las claves del Gobierno Sánchez... y la oposición útil

La realidad es que "el Gobierno de Sánchez ha estado por encima de las expectativas, sin concesiones, y cumpliendo normas del PSOE de siempre. Reparto de poder territorial y en Fomento, el secretario de Organización. Además, en materia de comunicación el goteo les ha hecho acaparar el foco constantemente", señala Virgili, que apunta un nuevo dato, que no hay que olvidar: "El bipartidismo en España no es perfecto como en EEUU y Gran Bretaña. De hecho ahí siempre han estado los nacionalistas e IU. Es cierto que nunca había habido cuatro partidos por encima del 15% en voto, pero con el sistema electoral actual el bipartidismo no morirá". 

Cuestión distinta es que el PSOE pretenda legislar, "si lo intenta su gobierno será corto, pero si usa los presupuestos sin pasar por el Parlamento, puede durar", destaca Crespo. Rebolledo apunta que "tras un golpe maestro cuando estaba peor que nunca y sin escaño, el obetivo de Sánchez será mantenerse en el poder lo más que pueda.

Ahora el reto es cómo van a afrontar el resto de partidos la oposición. "Si son duros en exceso pueden pagarlo, deben demostrar que son útiles", destaca Rebolledo. La realidad es que vivimos un regreso al pasado. El bipartidismo no ha muerto, aunque haya sido varias veces enterrado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios