Jueves, 15.11.2018 - 18:42 h
El valor es de 711 millones

Repsol y Macquaire se hacen de oro con el megacontrato de combustible del Ejército

El fondo australiano es el adjudicatario de casi la mitad de uno de los mayores contratos de las Fuerzas Armadas. Le siguen Repsol y Cepsa.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. / EFE

Las Fuerzas Armadas ya tienen gasolina, gasoil y queroseno de sobra para los próximos dos años. El Ministerio de Defensa acaba de cerrar la adjudicación del 'megacontrato' de suministro de combustible y las agraciadas han sido cuatro grandes compañías: las petroleras Repsol y Cepsa; el fondo de inversión australiano Macquaire Bank Limited, que gestiona el negocio de E.ON en España, y la compañía nacional de petroleo de los Emiratos Árabes Unidos, Enoc. Se trata de uno de los mayores contratos plurianuales del departamento que ahora dirige María Dolores de Cospedal.

En este contrato se incluyen los tres tipos de combustible que utilizan los vehículos (de uso común), naves y aeronaves de las Fuerzas Armadas. Así, según la resolución de Defensa tomada el pasado viernes 20 de abril, Repsol será la encargada de suministrar el gasóleo de calefacción de las instalaciones militares, las gasolinas y gasóleos de los vehículos en Península y Baleares, así como el combustible de los mismos en Canarias.

La compañía presidida por Antonio Brufau también servirá el producto a los centros logísticos del Ejército, a los buques militares de uso marítimo que se encuentran en puertos civiles y hará llegar la gasolina de aviación a las bases aéreas y a los aeropuertos civiles donde se encuentren aeronaves militares. Por último, Repsol suministrará el queroseno para las turbinas de tipo A-1 en aeropuertos civiles. En total, son siete lotes para la multinacional española.

Cepsa, por su parte, se ha quedado con cuatro lotes: los correspondientes al combustible destinado a Ceuta, a Melilla, a las bases canarias de Gando y Lanzarote y al queroseno que utilizarán las mismas turbinas A-1 del INTA, el organismo de Defensa encargado de los satélites. El Ministerio que dirige María Dolores de Cospedal también ha entregado contratos de suministro de combustible para el Ejército a dos compañías extranjeras. En concreto, la citada Macquaire se encargará del combustible para turbinas de aviación (las aeronaves del Ejército del Aire, en general) y Enoc Services suministrará el diésel naval para los buques de la Armada.

Los australianos ganan a Repsol y Cepsa

Pero lo que verdaderamente llama la atención de la adjudicación de este gran contrato no es el número de lotes que se lleva cada compañía, sino el montante económico que Defensa pagará a cada una de las cuatro ganadoras. El Ministerio de Defensa, como es habitual en este 'macroacuerdo', no desvela la cantidad concreta que abonará por el combustible que necesita, pero sí ofrece una cifra aproximada en el presupuesto de licitación. Así, se observa cómo Repsol y Cepsa son superadas por el fondo australiano Macquaire, que es el principal adjudicatario.

En cifras concretas, Repsol gestionará en estos dos años un presupuesto (de licitación) que ronda los 200 millones de euros y Macquaire una cantidad cercana a los 300 millones de euros, que es un 50% más que lo que obtiene la firma española. Enoc, por su parte, se queda con 68 millones y Cepsa con unos 58 millones. Todo ello son partidas de base estimadas por Defensa ya que la cantidad concreta no la ha dado a conocer el ministerio. En total el valor estimado del megacontrato de suministro de combustible para las Fuerzas Armadas asciende a 711,29 millones de euros (impuestos incluidos) pero es de suponer que, como es habitual, Defensa se ahorre algunas decenas de millones de euros al haber escogido las ofertas más ventajosas.

En el anterior megacontrato de combustible para el Ejército, que data de 2015 con Pedro Morenés al frente de la cartera de Defensa (y en el que tampoco se especificaron las cantidades concretas ni desglosadas), la petrolera presidida por Brufau y Macquaire fueron las principales beneficiadas, llevándose varios lotes por valor de 668 millones en dos años: Repsol ganó cinco de los ocho lotes por dos de la firma australiana y uno de Cepsa por 102 millones de euros.

Durante el Gobierno socialista, Repsol también fue la principal adjudicataria de algunos de estos 'macrocontratos' de suministro de combustible para Defensa. Así, con Carme Chacón en el ministerio, la petrolera ganó en el último concurso hasta siete lotes por un valor de 276 millones de euros anuales.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios