Repulsa unánime por el asesinato en Mungia de Andina Reges Pereira

  • El asesinato de Andina Reges Pereira de Brito, de 35 años, ha motivado la repulsa unánime del pueblo de la localidad vizcaína de Mungia, donde residía desde hace tres años y fue encontrada muerta, y del resto de instituciones y partidos.

Bilbao, 18 mar.- El asesinato de Andina Reges Pereira de Brito, de 35 años, ha motivado la repulsa unánime del pueblo de la localidad vizcaína de Mungia, donde residía desde hace tres años y fue encontrada muerta, y del resto de instituciones y partidos.

Pereira de Brito, de nacionalidad brasileña, murió ayer, lunes, presuntamente estrangulada en su domicilio y su excompañero sentimental fue detenido unas horas después del fallecimiento.

El presunto autor del crimen, un vizcaíno de 35 años, se ha negado a declarar ante el juez de Gernika, que ha ordenado su ingreso en prisión provisional en la cárcel de Basauri (Bizkaia), y el traslado del caso al juzgado de violencia de género, según fuentes judiciales.

Tenía antecedentes por malos tratos y denuncias por violencia machista interpuestas por otra expareja, aunque Andina Reges Pereira no había presentado nunca denuncias contra él.

Según relataron las amigas brasileñas de la fallecida, "tenía miedo" de su exnovio, que le prohibía hablar con cualquiera y la vigilaba, por lo que algunas de ellas dijo que "se veía venir" un desenlace fatal.

La muerte de Andina ha dejado huérfanos y solos a sus dos hijos, una niña de 10 años, que fue quien encontró a su madre inconsciente y avisó a emergencias, y un chico de 14, de los que se han hecho cargo los servicios sociales de atención a la infancia de la Diputación de Bizkaia, a la espera de que sus familiares viajen desde Brasil para responsabilizarse de ellos.

Precisamente los compañeros de colegio de la niña han sido los primeros en movilizarse hoy en repulsa de este asesinato, con una concentración silenciosa de cinco minutos en el patio del centro.

También el Ayuntamiento de Mungia ha celebrado por la mañana un pleno extraordinario, en el que se ha aprobado por unanimidad una declaración de condena, y ha cubierto con una tela lila y un crespón una escultura con la letra "M" de Mungia, de grandes dimensiones, ubicada en las cercanías del consistorio.

El consistorio ha tomado la decisión de personarse como acusación particular con "la intención de preservar los derechos de la familia de Andina y pedir justicia en su nombre en representación del pueblo de Mungia".

En la declaración aprobada por todos los grupos, la alcaldesa de Mungia, Izaskun Uriagereka (PNV), ha pedido a la población de esta localidad que responda con "serenidad y rotundidad" al asesinato de su convecina.

Ya por la tarde, a las 19.00 horas, se celebra en Mungia la concentración de condena convocada por el ayuntamiento, a la que han anunciado su asistencia el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, y representantes de los todos los partidos vascos.

Las condenas de este crimen se han sucedido durante el día desde todas las instituciones, comenzando por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, quien ha hecho un llamamiento a toda la sociedad para denunciar los malos tratos y ha insistido en la importancia de actuar ante cualquier signo de sospecha.

La propia víctima, pero también sus familiares y toda la sociedad, "son claves" para evitar que la violencia quede impune, ha añadido Mato.

Josu Erkoreka ha manifestado la "condena unánime de la sociedad vasca", al tiempo que ha mostrado la solidaridad del Ejecutivo autonómico con los familiares de la última víctima mortal de la violencia machista en Euskadi, la primera de este año.

La Asociación de Municipios Vascos (Eudel) ha expresado su "más enérgica repulsa" por este crimen y ha reclamado trabajar más en favor de la igualdad para que no se repitan nuevos casos de violencia machista.

Mostrar comentarios