Martes, 19.02.2019 - 20:00 h
Entrarán de dos en dos

El rescate de Julen sigue: meten el tubo y los mineros podrían bajar el jueves

Un helicóptero de la Guardia Civil se traslada a la finca de Totalán por si fuera necesaria su intervención durante la noche.

Rescate Julen, totalán
El tubo para encamisar el túnel donde entrarán los mineros / EFE

El rescate de Julen sigue adelante. Los miembros del equipo no decaen pese a la cantidad de inconvenientes que se están encontrado cada día. El último, un saliente que impedía que el tubo que se necesita para encamisar el túnel por el que bajarán los mineros para cavar una galería horizontal hasta llegar a Julen entrara hasta el final. Ahora las noticias que llegan son alentadoras porque el tubo ya está en su sitio tras varias pruebas.

A continuación, se debe preparar el terreno, lo que requeriría unas dos o tres horas y, a partir de ese momento, se activaría la fase en la que la brigada minera accedería al túnel, operación para la que contarán con el apoyo de los bomberos del Consorcio provincial de Málaga.

Dos mineros descenderán por el túnel -a través de una cesta o cápsula diseñada específicamente para el rescate- con intención de practicar con medios manuales una galería de cuatro metros de longitud que conecte con el pozo donde se cree que está el pequeño.

Transcurridos unos 30 o 35 minutos serían relevados por otros dos mineros que seguirán picando y así sucesivamente hasta conseguir el objetivo. En caso de que se topen con piedra de especial dureza podrían intervenir los especialistas en microvoladuras para agrietar la roca.

Los bomberos les prestarán apoyo logístico relacionado con la ventilación y la seguridad de la operación. Previamente a todo se ha reperfilado dos veces la perforación y se han efectuado revisiones con cámaras y comprobaciones.

En la zona de trabajo además de los mineros y los bomberos, estarán efectivos de la Guardia Civil -entre ellos del equipo de montaña-, de la Empresa de Emergencias Sanitarias 061 y de la Coordinación de Emergencias "112 Andalucía".

La aparición de un nuevo saliente en el túnel vertical de 60 metros practicado para rescatar al niño de 2 años que cayó el pasado 13 de enero a un pozo en Totalán (Málaga), volvía a retrasar la entrada en acción de la brigada de salvamento minero desplazada desde Asturias.

Este nuevo obstáculo estaba en los últimos metros del túnel, y para acelerar el proceso los técnicos trabajan directamente sobre el entubado para reducir su diámetro en el tramo final, que tiene que apoyarse en el fondo del túnel vertical, ha informado la Subdelegación del Gobierno en Málaga.

Fuentes del operativo desplegado en la zona precisaron que una grúa mantenía suspendido el tubo en el lugar de los trabajos hasta que al llegar las 21:00 horas lo han conseguido poner, según Efe. 

La dificultad surgida se produce después de que en las últimas horas se ensanchara el túnel para eliminar las discontinuidades de sus paredes que impidieron ayer el entubamiento al no poderse sobrepasar la cota de 40 metros de profundidad, lo que obligó a sacar los tubos para evitar un atasco.

El entubado es previo al acceso de la brigada de salvamento minero llegada de Asturias para excavar una galería horizontal de cuatro metros de longitud que conecte con el pozo donde se cree que está el pequeño, tarea en la que podrían emplear unas 24 horas.

Los ocho mineros han subido esta mañana en tres vehículos de la Guardia Civil al lugar donde se ubica el pozo para organizar su actuación y prever las complicaciones que puedan encontrarse.

El presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Francisco Delgado, ha explicado que los mineros han solicitado para garantizar la seguridad una plataforma de trabajo situada doce metros por encima del pozo, desde la que se anclará todo el operativo de la jaula de 1,05 metros de diámetro y 2,50 metros de altura en la que bajarán al fondo del túnel vertical.

Fotografías facilitadas por el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga de un útil (izq), una especie de cesta de 1,2 metros de diámetro, en la que podrán introducirse dos mineros para intentar el rescate de Julen
Jaula donde bajarán los bomberos / EFE

El operativo cuenta también con la unidad experta en explosivos de la Guardia Civil TEDAX, que está preparada para, si fuera necesario por la dureza del terreno, realizar microvoladuras o pequeñas explosiones controladas que agrieten el material y faciliten su perforación.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha evitado dar plazos sobre el rescate del niño, puesto que los rescatadores "ya trabajan con suficiente presión como para añadir más" y tienen "el anhelo de llegar a Julen lo antes posible", teniendo en cuenta que se trata de "una situación extrema inédita".

Responsables de la Junta de Andalucía, de la Guardia Civil y del servicio de Emergencias 112 han destacado la energía y el empeño de todos los efectivos que están participando en el rescate del niño Julen, que el 13 de enero cayó en un pozo en Totalán (Málaga).

La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, ha dicho a los periodistas que el equipo de rescate cuenta con una energía “fuera de lo humano" y que tienen "la misma ilusión" que cuando empezaron los trabajos.

“Cada vez que se encuentran un tropiezo, evidentemente, se resienten un poco, pero están fuertes y yo estoy segura de que aquí no nos vamos sin Julen”, ha indicado la subdelegada.

El coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Málaga Jesús Esteban ha resaltado que “debajo del uniforme, hay carne y hueso, hay sentimientos”, y ha añadido que este cuerpo lo está dando todo “como siempre” y está “donde tiene que estar”.

Unas trescientas personas forman parte del dispositivo que trabaja las 24 horas del día en el rescate del pequeño, y que ha cumplido este miércoles su décima jornada de trabajo.

Ahora en Portada 

Comentarios