Viernes, 03.04.2020 - 07:32 h
Tras tres horas de reunión

Sánchez y Torra pactan reunirse cada mes por el "conflicto político" catalán

El president ha insistido en la autodeterminación y la amnistía, pero en el comunicado pactado no se hace referencia a estas cuestiones

Pedro Sánchez y Quim Torra
Sánchez y Torra pactan reunirse cada mes para abordar el "conflicto político" / EFE

Una reunión al mes y equipos de trabajo para coordinar las relaciones entre Gobierno central y Govern de la Generalitat ante el "conflicto político" de Cataluña. Esta es la principal conclusión de la primera mesa de negociación entre los Ejecutivos central y catalán que se ha celebrado este miércoles, y que ha durado más de tres horas. Un encuentro que quedó desdibujado por la decisión del president, Quim Torra, de incluir en su delegación a personas que no formaban parte de su gobierno. Y en el que los suyos han vuelto a insistir en cuestiones como la autodeterminación o la amnistía a los presos del procés. Peticiones que no se han recogido en el comunicado que han pactado ambas partes tras finalizar este encuentro. Y en el que se deja claro que todas las decisiones se adecuaran al "marco  de la seguridad jurídica". Aunque el Ejecutivo no se ha mostrado muy optimista, al señalar que tendrán que buscar "soluciones imaginativas" para que pueda haber acuerdo.

El primero en intervenir tras la reunión ha sido Torra, que ha anunciado que otro de los acuerdos ha sido el de poner en marcha la comisión bilateral entre el Estado y Cataluña que está recogida en el Estatut catalán. Una cita que será independiente de esta mesa de negociación, que continuará para "impulsar el diálogo, la negociación y el acuerdo". De hecho, y como ha anunciado Torra, este foro estará "aislado" de otras cuestiones, como son las elecciones catalanas o las negociaciones por los Presupuestos Generales del Estado. Y que desde ahora se celebrará alternativamente en Madrid y Barcelona en sedes gubernamentales que acuerden ambas delegaciones. 

La otra gran novedad es que los presidentes y vicepresidentes de Gobierno y Govern ya no formarán parte de las reuniones habituales. Desde ahora, el protagonismo lo tendrán los equipos de trabajo que designen tanto Pedro Sánchez como Torra. Pero los máximos dirigentes sí acudirán cuando sean imprescindibles para la ratificación de "acuerdos políticos, salvo que alguna de las partes decida otra composición", y también lo harán cada seis meses. Por el momento, su presencia ha servido para "constatar la naturaleza política del conflicto y que este requiere de una solución política". 

Esta cuestión ha sido explicada por la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que antes ha defendido la decisión de moverse para solucionar los problemas entre el Estado y Cataluña. "La opción de no hacer nada ya se probó", ha recordado la también ministra de Hacienda, que ha anunciado este reencuentro con los presidentes y vicepresidentes en la mesa que tendrá carácter semestral. "Nos encontramos en las antípodas en cada una de las materias. Pero solo desde el diálogo y el diagnóstico común es donde podemos asentar el futuro para España y Cataluña que nos permita la convivencia entre ambas partes", ha añadido Montero, que incluso ha hablado de buscar "soluciones imaginativas" para alcanzar algún pacto.

En su comparecencia, Torra se ha quejado de que no ha "tenido una respuesta clara" del Ejecutivo sobre la autodeterminación y la amnistía para los encarcelados y fugados de la justicia por el referéndum del 1 de octubre. Según ha manifestado, quienes tendrían que haber estado sentados frente a la delegación que lideraba Sánchez deberían haber sido Carles Puigdemon, Oriol Junqueras o Jordi Sànchez. "Vamos con retraso del conflicto político, que se debe resolver desde el punto de vista democrático", ha añadido el president, que ha asegurado que no abandonará la negociación. 

A la reunión solo faltó el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que no ha acudido por sufrir una amigdalitis que le ha forzado a suspender toda su agenda. La curiosidad del comunicado que han pactado Moncloa y la Generalitat es que Iglesias aparece como presente en la mesa a pesar de no haber estado, pero no se ha incluido en el listado de asistentes a la ministra de Política Territorial, Carolina Darias, que sí ha formado parte de la misma. El resto de asistentes han sido, por la parte de Moncloa, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y los ministros José Luis Ábalos, María Jesús Montero, Salvador Illa y Manuel Castells; por la del Govern, el vicepresident económico, Pere Aragonès, los consellers Alfred Bosch y Jordi Puigneró, los diputados Elsa Artadi, Marta  Vilalta y Josep Maria Jové y el alto cargo de la Generalitat Josep Rius.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING