Ron Paul, un ultraliberal antibelicista que inspiró al Tea Party

  • El congresista Ron Paul, aspirante a la candidatura presidencial republicana en EEUU y al que muchos consideran el "padre espiritual" del movimiento derechista Tea Party, es ante todo un ultraliberal convencido y un antibelicista.

Miriam Burgués

Washington, 29 dic.- El congresista Ron Paul, aspirante a la candidatura presidencial republicana en EEUU y al que muchos consideran el "padre espiritual" del movimiento derechista Tea Party, es ante todo un ultraliberal convencido y un antibelicista.

Paul, de 76 años y médico de formación, es un purista constitucional, partidario de reducir al mínimo el tamaño del Gobierno y de una política exterior no expansionista, así como de volver al patrón oro, de abolir los impuestos sobre la renta y de la libertad de mercado.

En 1988 aspiró a la Presidencia por el Partido Libertario y en 2008 intentó infructuosamente lograr la candidatura republicana. Inamovible en sus ideas, incluso en tiempos de cambio, predicó casi en el desierto hasta que algunos de sus planteamientos comenzaron a ser adoptados por el Tea Party.

Por ello, muchos ven en él al padre espiritual del movimiento, que de hecho lo eligió a finales de febrero, en una convención celebrada en Phoenix (Arizona), como favorito para la carrera por la Casa Blanca.

El Tea Party aboga por la mínima intervención estatal y por la austeridad fiscal, en sintonía con los ultraliberales que defienden a ultranza las libertades individuales y un Estado con pocas competencias que no se entrometa en la vida de los ciudadanos.

Paul es también un declarado antibelicista que votó en el Congreso en contra de la guerra de Irak, y advierte ahora de que una eventual intervención militar en Irán para frenar su programa nuclear sería todo menos beneficiosa para EEUU, en parte por el abultado déficit que arrastra el país.

Es conocida, además, su propuesta de suprimir la Reserva Federal (el banco central de Estados Unidos), a la que tacha de "deshonesta, inmoral e inconstitucional".

En política migratoria rechaza una amnistía, defiende aumentar el control de las fronteras y aboga por eliminar el derecho a la ciudadanía por nacimiento.

Ronald (Ron) Ernest Paul nació el 20 de agosto de 1935 en Pittsburgh, en el estado de Pensilvania.

Es licenciado en Medicina por la Universidad de Duke y se casó en 1957 con Carol Wells, con quien tiene cinco hijos y 18 nietos.

Uno de sus hijos, Rand, pertenece al Tea Party y es senador por Kentucky desde 2010.

En los 60 fue cirujano de vuelo en la Fuerza Aérea y a finales de esa década se mudó a Texas, donde hizo sus prácticas como especialista en obstetricia y ginecología, siempre bajo el manto de su oposición al aborto.

Aún hoy vive en Texas y es en ese estado donde ha desarrollado su carrera política que comenzó en 1976 cuando fue elegido por primera vez para ocupar un escaño en la Cámara de Representantes.

En 1977 perdió el escaño, pero un año después lo volvió a ganar y lo mantuvo hasta 1984 cuando, tras fracasar en un intento de entrar en el Senado, decidió retomar la medicina.

En 1996 fue elegido nuevamente congresista por Texas en la Cámara de Representantes, donde sigue actualmente.

Este "campeón de la Constitución", como lo define la página web de su campaña, nunca vota a favor de un proyecto de ley en la Cámara Baja a menos que esté "expresamente autorizado" por la Carta Magna.

Autor de varios libros, entre ellos "A Foreign Policy of Freedom: Peace, Commerce and Honest Friendship" (Una Política Exterior de Libertad: Paz, Comercio y Amistad Verdadera, 2007), "The Revolution: A Manifesto" (La Revolución: Un Manifiesto, 2008) y "End the Fed" (Acabar con la Fed -Reserva Federal-, 2009), Paul ha ido ganando fuerza en los sondeos de las últimas semanas.

En los "caucus" de Iowa, que abren el 3 de enero un largo proceso de primarias republicanas, Paul peleará por la victoria con el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y el exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, según las encuestas más recientes.

No obstante, le puede pasar factura la polémica de los últimos días por unos viejos boletines informativos cargados de prejuicios contra negros, judíos y homosexuales, y escritos supuestamente por él en los años 80 y 90.

Aunque Paul niega haber escrito algunos de los comentarios y dice que otros han sido sacados de contexto, sus adversarios, especialmente Gingrich, han pedido que se explique y aclare sus posturas.

También juega en su contra el que, como apuntan algunos analistas, Estados Unidos no está preparado para un presidente con ideas tan radicales como las suyas.

Mostrar comentarios