Jueves, 27.02.2020 - 12:56 h
Tras levantarse el sumario del caso Villarejo

La 'Ruleta de la Fortuna' le toca a Pineda: de la crisis de Ausbanc a objetivo de BBVA

Su declaración en la vista en la que afronta 119 años de cárcel por extorsión ha coincidido con la filtración de los encargos del banco para espiarle.

Luis Pineda juicio Ausbanc
Luis Pineda, en la bancada de las defensas por su condición de abogado . / EP .

La investigación penal al BBVA por sus lazos con José Manuel Villarejo ha puesto en la palestra muchos protagonistas de esta historia tanto directa como indirectamente y, uno de ellos ha sido Luis Pineda. El presidente de Ausbanc copa muchísimas páginas de un denso sumario que incluye la denuncia que redactó desde prisión contra la entidad y que se encuentra en el origen de esta investigación penal. De este modo, su interrogatorio en el juicio por el caso Ausbanc se ha visto completamente salpicado por las pesquisas realizadas en el caso Villarejo que recogen muchos datos relativos al presunto seguimiento que se llevó a cabo desde el banco para controlar los movimientos del empresario.

El descubrimiento de la existencia del 'Proyecto Pin', relativo a un encargo de espionaje que gestionó Villarejo directamente desde el banco, llevó a la defensa de Pineda a pedir la suspensión del juicio cuando faltaban 48 horas para que arrancara su interrogatorio por extorsión. Pese a tratase de dos procedimientos penales distintos, sus letrados insistieron en que las pesquisas al BBVA afectan al juicio de Ausbanc puesto que, de demostrarse que fue víctima de un plan urdido para neutralizarle, el juicio podría quedar reducido a agua de borrajas. Y no es cuestión baladí teniendo en cuenta que afronta una petición de 119 años de cárcel por delitos tales como organización criminal. 

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga su caso, no obstante, deliberó durante varias horas sobre la posibilidad de suspender el juicio a expensas de estudiar el contenido del sumario del BBVA pero, finalmente, decidió seguir adelante con el procedimiento. Es por ello que dio luz verde a un interrogatorio que suma ya dos sesiones de juicio y continuará en las próximas jornadas con las preguntas de sus letrados. Con todo, y a falta de conocer el devenir de esta vista oral que sienta en el banquillo de los acusados a 11 personas, las pesquisas sobre los trabajos de Villarejo han puesto de manifiesto no solo que existió un encargo concreto para relativizar a Ausbanc sino también cómo se fraguó la operativa contra la asociación y Manos Limpias.  

'Proyecto Pin'

Al respecto, la defensa de Pineda siempre ha manifestado que el origen de la operación 'Nelson' -en la que se detuvo al presidente de Ausbanc y al líder de Manos Limpias, Miguel Bernad- no partió de una denuncia anónima de la UDEF. Sostiene esta parte que dicha denuncia estuvo cocinada por el entonces presidente del BBVA, Francisco González, y por Villarejo. El contenido del sumario cuyo secreto se ha levantado esta semana pasada concluye que el asunto 'Ausbanc' no nace en el momento de la presentación de la denuncia en 2015 sino tres años antes. 

El banco encargó a Villarejo poner el foco en Pineda ya en el año 2012. De acuerdo con las conclusiones plasmadas en el 'Proyecto Pin', el entramado empresarial del agente encubierto amasó cantidad de información sobre tráfico de llamadas de teléfonos vinculados a Ausbanc así como de seguimientos al vehículo de Pineda. El magistrado que comenzó investigando el caso Tándem, Diego De Egea, encargó a la Policía Judicial que aportara todos los documentos que tuviera en su poder acerca de este asunto después de recibir una denuncia de Pineda en la que informaba de este encargo y apuntaba que se habría pactado el pago de 500.000 euros anuales durante varios semestres en compensación por el encargo.

Redacción de la denuncia

Un mes después del requerimiento del instructor, ya en enero de 2019, la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Nacional entregó al Juzgado Central de Instrucción número 6 un total de 3 CDs con toda la documentación incautada en los domicilios de Villarejo y su socio Rafael Redondo en las localidades madrileñas de Boadilla del Monte y Galapagar. Aunque no consta acreditado un pago concreto por este asunto y el banco tampoco ha acreditado facturas de este encargo, lo cierto es que entre el material aportado se encuentran numerosos correos cruzados entre Redondo y Julio Corrochano, entonces jefe de seguridad del BBVA, despachando sobre el encargo. 

Sobre todo este asunto fue preguntado Francisco González en su declaración como investigado el pasado mes de noviembre en la Audiencia Nacional. El banquero expuso entonces a preguntas de la Fiscalía Anticorrupción que a finales de la década de los noventa fue consciente de que la asociación de consumidores de Pineda "exigía publicidad" a las entidades y se remitió al conocimiento que pudiera tener del asunto el director de comunicación del BBVA, Javier Ayuso. "Él lo sabe mejor que yo", alegó y añadió que a partir de entonces consideraron que estaban sometidos a un "chantaje" y a un "acoso brutal" y que, para que se investigaran estos hechos, se les dijo que era necesario presentar una denuncia.

Al respecto, el sumario se hace eco de un documento denominado 'Relatorio'. En el mismo Eduardo Ortega, director de los servicios jurídicos, explica que participó junto al presidente Francisco González en un almuerzo en el complejo policial de Canillas el día 7 de enero de 2015 junto con la cúpula del Cuerpo Nacional de Policía, tras la cual se decidió la redacción de una denuncia que se interpondría de forma anónima contra Ausbanc ante la UDEF. El escrito fue redactado por el propio Ortega y lo entregó a Julio Corrochano, el cual se lo trasladó a José Manuel Villarejo para que lo presentara en la UDEF, de acuerdo con las conclusiones de los investigadores que obran en el sumario de la causa. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING