Lunes, 22.10.2018 - 19:17 h
Se reúnen este miércoles en Moncloa

CEOE y sindicatos fijan un preacuerdo de subida salarial tras meses de negociación

Rosell, Garamendi, Sordo y Álvarez alcanzan un principio de pacto en el marco del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC).

Los secretarios generales de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo
UGT y CCOO han convocado protestas ante las sedes de las organizaciones empresariales de toda España para exigir subidas salariales superiores al 3% / EFE

Los presidentes de CEOE, Juan Rosell, de Cepyme, Antonio Garamendi, y los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y UGT, Pepe Álvarez, han alcanzado un principio de acuerdo en el marco de la negociación colectiva para subir los salarios de todos los españoles. Se trata de un pacto previo a la primera cita que los cuatro protagonistas tienen en La Moncloa este miércoles y que será una primera toma de contacto con Pedro Sánchez y la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. El acuerdo salarial llega, por tanto, prácticamente cerrado aunque todavía quedan algunos flecos para que se produzca esa ansiada firma entre empresarios y sindicatos.

La intención de los cuatro es llegar a Moncloa con el acuerdo bajo el brazo, de ahí que en las últimas horas el cruce de llamadas entre ellos se haya intensificado, según ha sabido La Información. Incluso, no se descarta un encuentro previo y/o posterior al acto oficial con el nuevo presidente del Gobierno para ultimar los detalles que llevarán a la más que previsible firma del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), según confirman fuentes empresariales y sindicales. Ha costado, pero el acuerdo entre los agentes sociales lleva en el aire desde el mes de diciembre ha estado a punto de irse al traste en varias ocasiones. En este momento, por tanto, la negociación ha pasado de las diferentes mesas a un nivel superior y se encuentra encauzada a falta de algún detalle concreto en el que todavía no hay sintonía.

CEOE, Cepyme y los sindicatos ya se han puesto de acuerdo en un incremento salarial con una parte fija de hasta un 2%, que será sensiblemente superior para los salarios más bajos, y una parte variable, que será definida en cada convenio y que se establecerá teniendo en cuenta la productividad y otros criterios como la formación o la reducción del absentismo. También hay un principio de acuerdo en que el pacto se extienda hasta 2020 y en elevar las nóminas más bajas a 1.000 euros en convenio.

Sin embargo, empresarios y sindicatos todavía tienen que ponerse en otros aspectos, de ahí que en público afirmen que el acuerdo "no está cerrado". Por ejemplo, uno de los asuntos que aún está en discusión es la famosa cláusula de garantía salarial que defienden los sindicalistas para que si la inflación real es superior a la prevista los salarios crezcan en la misma proporción. CEOE y Cepyme no terminan de estar de acuerdo. 

Quedan también pendientes de ultimar aspectos como el deseo de los empresarios en atajar el absentismo y poner en marcha mecanismos de seguimiento, evaluación y control para evitar que los trabajadores no acudan a su puesto. Tampoco hay total sintonía sobre la formación que deben recibir los empleados.

Asimismo, existen ligeras discrepancias en un asunto clave para ambas partes: la seguridad y la salud en el trabajo. Los empresarios quieren "fortalecer el compromiso del trabajador y de sus representantes con el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales e impulsar la atención al envejecimiento activo de la población trabajadora y sus implicaciones en el desarrollo de la actividad laboral". También demandan el desarrollo de "estrategias para la implantación de nuevas tecnologías en las empresas y de los correspondientes cambios encaminados a la adaptación de las estructuras de gestión y organización del trabajo, buscando el equilibrio entre flexibilidad para la empresa y un nuevo concepto de seguridad para el trabajador".

La de este miércoles será la primera reunión de los agentes sociales con el Gobierno. Es un ritual que los presidentes se hagan su segunda foto en el complejo (la primera es con su Consejo de Ministros) con los agentes sociales. Lo hizo Rajoy, Zapatero, Aznar... El tema principal que los empresarios quieren testar con el nuevo Ejecutivo es conocer qué pretenden hacer los socialistas con la Reforma Laboral. Los sindicatos, por su parte, también prefieren poner sobre la mesa temas como la brecha salarial o el acuerdo sobre pensiones que se está avanzando en el Pacto de Toledo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios