Miércoles, 22.11.2017 - 14:23 h

Provacuno exige contundencia ante los fraudes en el etiquetado de los productos cárnicos de vacuno

La Organización Interprofesional Agroalimentaria de la Carne de Vacuno (Provacuno) ha exigido contundencia ante los fraudes en el etiquetado de los productos cárnicos de vacuno, después de conocerse la operación 'catering', en la que la Guardia Civil descubrió ayer en Burgos un fraude alimentario de alcance nacional, según ha informado la organización en un comunicado.

En concreto, la interprofesional ha destacado que no es un problema de salud pública, aunque hechos de esta naturaleza suponen un fraude contra los derechos de los consumidores, ya que considera que es un "engaño que enturbia el buen trabajo desarrollado" durante años por un sector profesional como es el de la carne de vacuno español.

De esta forma, Provacuno muestra su total repulsa ante aquellos fabricantes que, aprovechando la excelente calidad de este alimento, incluyen en su composición productos que no son carne de vacuno, haciendo un incalculable daño en la imagen, no solo del propio producto, sino de todo un sector comprometido con la seguridad alimentaria y la transparencia.

La interprofesional ha señalado que seguirá apoyando la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado denunciando estos comportamientos, a la vez que promueve una cadena agroalimentaria sostenible y un etiquetado claro, con el objetivo de que los consumidores dispongan de absolutamente toda la información que tienen derecho a recibir y que es necesaria de cara a una alimentación sana y equilibrada.

La Guardia Civil detuvo en el día de ayer a 14 personas y descubrió un fraude de alcance nacional cometido por una empresa cárnica de Burgos que comercializaba productos de baja calidad en lugar de la carne de vacuno que decían contener según el etiquetado.

La operación 'Catering' se inició en diciembre de 2015 cuando se tuvo conocimiento de la existencia de una empresa cárnica de Burgos que estaba cometiendo un posible fraude consistente en la venta de elaborados cárnicos con una composición diferente a la reflejada en el etiquetado.

Iniciada la investigación se comprobó que en esta planta de transformación cárnica se elaboraban hamburguesas y otros productos en los que, a pesar de reflejar en su etiqueta una determinada proporción de vacuno, los análisis reflejaban que, en un porcentaje elevado, realmente contenía porcino e, incluso, otros componentes alimenticios como complementos panarios, grasas o soja.

Ahora en portada

Comentarios