Lunes, 24.09.2018 - 16:04 h
En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros

Sánchez hace suyos los datos de Rajoy y presume de "crecimiento económico"

El presidente ha sacado pecho de la buena salud económica de España, pese a ser la economía uno de los temas de preocupación de los españoles.

Pedro Sánchez durante la última rueda de prensa.
Pedro Sánchez durante la última rueda de prensa. / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hizo balance de su hasta ahora breve mandato al frente del Gobierno de España en la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros antes de las vacaciones de verano. Una costumbre vigente desde la presidencia de Rodríguez Zapatero. En su intervención, ha sacado pecho de la situación económica que vive España, augurando un buen final de año.

Ese "crecimiento económico vigoroso" que ha descrito el presidente, se basa, ha dicho, "en el planteamiento básico de consolidar el crecimiento y la creación de empleo". Y remachó: "Las previsiones indican que creceremos un 2,7%, con una creación cercana a 455.000 puestos de trabajo a final de año. Nuestras exportaciones crecieron en el último año más del 3%, y en el turismo se ha incrementado con un nuevo récord. Además, la prima de riesgo se ha situado en torno a los 100 puntos". Toda una muestra de la buena salud económica que goza España. Algo que los ciudadanos no ven del todo claro, ya que en el último CIS la situación económica se presentaba como uno de los grandes temas de inquietud.

El presidente del Gobierno ha defendido también la senda de estabilidad presupuestaria del Gobierno, más flexible que la actual, porque es "justa", y ha asegurado que se sigue trabajando en ella de cara a su vuelta al Congreso de los Diputados, donde fue rechazada la pasada semana. Durante una comparecencia para hacer balance de los dos meses del Gobierno antes del verano, Sánchez también ha confiado en que la senda de estabilidad sea "extensiva" a los Presupuestos Generales del Estado que presentarán a las Cortes y que espera que sean "efectivos" en 2019.

Sánchez ha apelado a la "responsabilidad" de todos los grupos y espera contar con el respaldo mayoritario del Congreso y, particularmente, de los grupos parlamentarios que tienen gobiernos municipales y autonómicos, aunque ha reconocido que algunos "no lo van a apoyar" porque están "en la oposición partidista". El "ánimo" del Gobierno es "aprobar la senda de estabilidad y los Presupuestos Generales del Estado", ha insistido, porque "es una causa justa" que si la economía española va bien "la tarea del Gobierno es que le vaya bien también a los españoles".

Con respecto al rechazo del PP a esta nueva senda, Sánchez lo ha achacado a "una cuestión ideológica de fondo" porque su presidente, Pablo Casado, ha dado a entender que quiere "un Estado del bienestar más pequeño, más raquítico". En cambio, la idea del Ejecutivo es que esta nueva senda ofrezca una "doble estabilidad, económica y social" porque "un crecimiento que no llegue a las capas medias no es útil", por lo que ha abogado por "blindar" el Estado del bienestar.

El presidente ha reivindicado también la moción de censura contra Mariano Rajoy que le aupó al Palacio de la Moncloa hace ahora dos meses y que ha permitido un "cambio de época" en la política y que "hoy los españoles se reconozcan en su Gobierno". En la rueda de prensa en la que ha hecho balance de sus primeros dos meses al frente del Ejecutivo, ha considerado así que los ciudadanos se reconocen en este nuevo Gobierno que entre otras cosas representa a esa "España honrada que demanda un Ejecutivo ejemplar" como también a la España "progresista" y "feminista".

Y un gobierno que representa igualmente, ha asegurado, a la España "abierta" que quiere consensos y la España "plural", de ahí que el Ejecutivo haya "retomado la interlocución" con los gobiernos autonómicos. Sánchez ha recalcado que la moción de censura y el nuevo gobierno que salió de ella supuso un cambio de época en la política española. Eso pasó en primer lugar, ha dicho, porque "la democracia española se reivindicó a sí misma" cuando después de que el poder judicial definiese responsabilidades penales contra el partido del Gobierno -el PP por el caso Gürtel- y de que el Ejecutivo no asumiese dichas responsabilidades, el poder legislativo "asumió las suyas e hizo prosperar" la moción de censura.

La segunda razón de este cambio de etapa para Sánchez ha sido que hoy los ciudadanos se reconocen en el nuevo Ejecutivo. "Tanto el Gobierno como la sociedad van al mismo ritmo y en la misma dirección" y comparten los "mismos objetivos" que Sánchez ha resumido en dos: "El progreso de todos y la cohesión social". En este sentido, ha dicho que esa España a la que representa su Ejecutivo "aspira a gobernar con el parlamento y no contra el parlamento" y por eso ha levantado los vetos que el anterior Gobierno del PP había impuesto sobre numerosas iniciativas de otros partidos solo "por cuestiones ideológicas".

Sánchez, ha insistido en que no habrá elecciones hasta que acabe la legislatura porque tiene una "hoja de ruta" que piensa seguir hasta entonces. Además, ha asegurado que el Ejecutivo intentará sacar adelante sus proyectos pero también ha advertido al resto de partidos de que "ésta es una acción política corresponsable, del Gobierno y del Parlamento". Y ha recalcado que si las demás formaciones no le apoyan para sacar adelante medidas como la nueva senda de estabilidad presupuestaria previamente acordada con las comunidades, tendrán que explicárselo a sus vecinos en sus respectivos territorios.

Ahora en Portada 

Comentarios