Sábado, 30.05.2020 - 02:10 h
Primer acuerdo con la formación de Otegi

Sánchez ocultó el pacto de la Reforma Laboral con Bildu para amarrar el sí de Cs

El PSOE cerró a primera hora de la mañana la abstención de los 5 diputados y pidió que no se hiciera público el texto hasta el final de la votación.

Sánchez se compromete con Arrimadas a desligar la 'mesa catalana' del estado de alarma
Sánchez ocultó el pacto de la Reforma Laboral con Bildu para amarrar el sí de Cs / LI

El Gobierno ocultó el pacto con EH Bildu hasta el final de la votación de la quinta prórroga del estado de alarma para no perder el 'sí' de los diez diputados de Ciudadanos. Fuentes parlamentarias explican que el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, por un lado, y la formación de Arnaldo Otegi, estaba cerrado a primera hora de la mañana de este miércoles, incluso antes de arrancar el pleno en el Congreso. Sin embargo, el equipo negociador de Pedro Sánchez, con Adriana Lastra a la cabeza, pidió no hacer público el documento hasta el final de la votación.

El PSOE, junto a UP, pidió no dar a conocer el contenido del acuerdo mientras los portavoces parlamentarios estuvieran en la tribuna. No querían que se le complicara la votación con el partido de Inés Arrimadas ni tampoco dar munición a la oposición, especialmente a PP y Vox. El compromiso era ese cuando los diputados presentes fueron accediendo al hemiciclo desde las 9. Bildu la aceptó pero pidió que se pusiera negro sobre blanco en un documento, añaden las mismas fuentes.

La portavoz vasca, Mertxe Aizpurua, habló en la tribuna de la derogación de la reforma laboral y garantizó la abstención de los cinco diputados. Sánchez cogió el guante y dijo que su compromiso de acabar con la 'ley de leyes' en materia laboral del PP seguía "endeleble". Es decir, que va a cumplir el acuerdo de Gobierno con UP en que se recoge la derogación total de la normativa laboral.

Tras finalizar la votación en la que el Gobierno sacó adelante la nueva prórroga del estado de alarma, más allá de las 21 horas y tras más de nueve horas de pleno, el PSOE, junto a UP, y EH Bildu hicieron público su pacto. En él se puede leer que el Gobierno se compromete a que esa derogación sea "de manera íntegra". Y, además, que "debe ser efectiva antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas" durante esta crisis sanitaria.

Los socios de Gobierno también se han comprometido con EH Bildu a informar al grupo parlamentario del "avance en el desarrollo y grado de implementación de los acuerdos alcanzados". El documento lleva la firma de Adriana Lastra, Pablo Echenique y Aizpurua

"Nuestro compromiso permanece indeleble. En cuanto salgamos de esta emergencia retomaremos nuestras prioridades de esta legislatura", lanzó Sánchez desde la tribuna. Se trata, sin duda, de un paso más de lo ya comentado por otros líderes del PSOE o cargos del Gobierno que en alguna ocasión habían hablado de la derogación de "los aspectos más lesivos de la reforma laboral".

Los 'síes' a la alarma los han otorgado, además de PSOE y Unidas Podemos, PNV, Ciudadanos, Más País, Teruel Existe, PRC, Nueva Canarias y Coalición Canaria, que ha sido la última en sumarse a este grupo. Todas estas formaciones permiten al Ejecutivo contar con una mayoría absoluta de 177 votos, lo que es un refuerzo simbólico para una propuesta que solo necesitarías más votos positivos que negativos para salir adelante. En el 'no', respaldado por 162 apoyos, la novedad es el PP, que con sus 89 escaños se une a Vox, ERC, JxCat, la CUP, Navarra Suma, Foro Asturias y Compromís. La gran sorpresa ha sido este último, que desde bien temprano anunció a través de Joan Baldoví su 'no' por la "decepción" de que Moncloa no otorgara más fondos a la Comunidad Valenciana.

El responsable del Gobierno de coalición también ha querido quitar hierro a los avisos que han llegado de ERC y ha recordado que la legislatura "va a durar cuatro años". Una aseveración sobre la que Gabriel Rufián, que representa al partido que inclinó la balanza a favor de PSOE y Unidas Podemos, ha mostrado sus dudas, al responder a su interlocutor con un "ojalá". En esta ocasión, la negociación entre Moncloa y los republicanos sí se mantuvo hasta la última hora de martes, como desveló Sánchez en su intervención. Pero los de Rufián ya advirtieron de que no estaban conformes con las cesiones a Ciudadanos, como que se haya suspendido la mesa de negociación con el Govern catalán mientras dure la alarma. Además, le han echado en cara al presidente que optara por "quienes gobiernan con Ayuso en Madrid" que por una "alternativa de izquierdas y republicana".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING