Jueves, 19.09.2019 - 17:58 h
Los nacionalistas se abstuvieron en la investidura

Sánchez buscará el apoyo del PNV con el final de la 'Y vasca' aún sobre la mesa

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes la adjudicaciòn de proyectos por 200 millones para la red de alta velocidad del País Vasco.

El lehendakari visita un tramo de las obras de la Y vasca
Sánchez buscará el apoyo del PNV con el final de la 'Y vasca' aún sobre la mesa. / EP.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, estará en Bilbao en la semana del 19 de agosto para reunirse con los dirigentes del PNV e intentar garantizarse su apoyo a la investidura de septiembre, con los proyectos pendientes para cerrar la 'Y vasca' a tiempo sobre la mesa, además del traspaso de las competencias pendientes. La cita se celebra después de que el último Consejo de Ministros (en funciones) haya desbloqueado algunas de las inversiones básicas para relanzar la parte estatal de la construcción del proyecto ferroviario, por valor de unos 200 millones de euros.

Aunque desde el Ejecutivo vasco no se haya querido dar importancia a estas adjudicaciones, -“porque son unos tramos que ya deberían estar hechos”-, fuentes socialistas advierten que con ello se demuestra la predisposición el Gobierno en funciones para cumplir con los compromisos inversores adquiridos, un argumento más para tratar de que la última abstención del Grupo Vasco en la votación de investidura se torne en un sí.

Desde Ferraz no se vincula la entrevista con las inversiones aprobadas -"que tienen su propio calendario"- pero aseguran que el encuentro de Bilbao servirá para explorar las posibilidades de apoyo de los nacionalistas en una nueva votación de investidura, tras la abstención en el intento de julio. De facto, esa cita entre Sánchez y el presidente del PNV, Andoni Ortúzar, se va a producir después de que esta misma semana se haya concluido la construcción del tramo tramo guipuzcoano de la ‘Y vasca’, encomendada por el Ministerio de Fomento al Ejecutivo autónomo. 

El propio lehendakari, Íñigo Urkullu, ha visitado este lunes esa infraestructura, de 57 kilómetros de longitud repartidos en 16 tramos entre Bergara y Hernani. La inversión total realizada por el Gobierno Vasco en el trayecto completo ha sido de 1.723 millones de euros, y se cierra con los proyectos que el pasado viernes adjudicó Fomento para el nudo de Bergara y las salidas de emergencias de varios túneles en todo el recorrido. Urkullu ha advertido que si el Ministerio de Fomento quisiera, “se podría comenzar instalar vía y catenaria en el tramo guipuzcoano de la Y vasca, para evitar nuevas demoras en una infraestructura vital para la competitividad de nuestra economía”.

Fuentes del ejecutivo vasco aseguran que de lo que se trata ahora es de dar un impulso más definitivo a las ejecuciones pendientes, sobre todo en lo que se refiere a las obras necesarias para el soterramiento de las estaciones de Bilbao y Vitoria, que son la parte final y más compleja de todo el proyecto, junto con todo el equipamiento ferroviario que se necesita, de forma que la infraestructura pueda estar en marcha en 2024.

Miedo a un gobierno de derechas

Este pasado fin de semana, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha lanzado un aviso al Gobierno central en una entrevista en la que aseguraba que el Ejecutivo autónomo quiere "huir" de un escenario de nuevas elecciones generales porque el riesgo de que pueda ganar "la unión de las tres derechas" podría ser fatal para su autogobierno, sobre todo por el daño que se podría generar en lo que al traspaso de transferencias pendientes se refiere.

En ese sentido, Erkoreka también se refirió al desarrollo de las obras del Tren de Alta Velocidad, para advertir que se trata de un proyecto que ya está está elaborado y presupuestado, y no debería experimentar retrasos. En cualquier caso, reconoció que una parálisis política como la actual ralentiza siempre todo tipo de actuaciones y de inversiones.

Durante el debate de investidura en el que el PNV se abstuvo, su portavoz, Aitor Esteban, ya advirtió a Sánchez que llegar a unas nuevas elecciones sería un fracaso total de su política, hasta el punto de que desde la formación vasca se considera que tanto PSOE como Podemos quedarían deslegitimados para formar gobierno tras conocerse los resultados de unos segundos comicios.

Ahora en Portada 

Comentarios