Lunes, 30.03.2020 - 22:48 h
Nueva etapa del Gobierno de coalición

Sánchez elige tres mujeres para impulsar la economía: Calviño, Montero y Valerio

Fuentes del entorno del presidente destacan que al área económica del futuro Gobierno será una de las más importantes. Estará en manos del PSOE.

Sánchez elige tres mujeres para impulsar la economía: Calviño, Montero y Valerio
Sánchez elige tres mujeres para impulsar la economía: Calviño, Montero y Valerio. / LI

"La gestión económica será prioritaria para el nuevo Gobierno". Así se expresaban ayer por la tarde fuentes del entorno del presidente, Pedro Sánchez, mientras iban confirmando con una estrategia de goteo, los nombres de los cuatro vicepresidentes y de algunos ministros. Para dirigir este área el líder del PSOE ha elegido a un grupo de mujeres que capitaneadas por Nadia Calviño en la Vicepresidencia de Asuntos Económicos. Estas féminas han estado en el todavía Gobierno en funciones pero ahora adquieren mayores galones.

La economía "se situará en primera línea", indicaban las mismas fuentes. Para impulsarla Sánchez ha decidido, además, que la nueva portavoz sea una de las integrantes de este equipo. El dedo se ha posado encima de María Jesús Montero, que continuará al frente de Hacienda y que suma a sus responsabilidades la de portavocía. Ella será la encargada de comparecer cada viernes en La Moncloa. También capitaneará la redacción, negociación y presentación de los Presupuestos y la reforma de la financiación autonómica.

La vicepresidenta económica Calviño, por su parte, tendrá mando en plaza. De ella dependerá la negociación con Bruselas, así como los contactos con empresarios e inversores. Sánchez anunció durante el debate electoral su decisión de ascenderla y ha cumplido. Además suma una función: la digitalización de la Administración Pública. Es un compromiso que adquirió el líder del PSOE con los representantes de la sociedad civil en los encuentros del pasado verano.

Al equipo económico se suma también Magdalena Valerio, que se perfila como ministra de Seguridad Social, tal y como se ha adelantado en estas páginas. Será la encargada de las pensiones, un aspecto muy sensible para todos los gobiernos. Entre sus misiones estará encontrar una solución al sistema. Pierde Trabajo, pero el reto que le espera no es menor.

Teresa Ribera también tendrá responsabilidades en el terreno económico como nueva vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Seguirá liderando la relación con las empresas energéticas. Con esta decisión Sánchez cumple el compromiso de dar rango ministerial a esta materia, como acordó con Teruel Existe a cambio de su sí en la investidura, "sino avanzado más al situarla en una vicepresidencia". Según fuentes gubernamentales otra "prioridad del nuevo Gobierno serán las políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada". 

El equipo económico designado por Sánchez se completará con el ministro de Industria y el de Fomento. En el PSOE no esperan novedades y cuentan con que tanto Reyes Maroto como José Luis Ábalos repitan al frente de estas carteras. No está definido de momento si el Departamento de Asuntos Económicos adquiere relevancia y se convierte en Oficina Económica

Unidas Podemos, por su parte, también tendrá ministros del área económica, pero de rango menor. Yolanda Díaz asumirá Trabajo, una cartera que quedará descafeinada. Y Alberto Garzón se hará con Asuntos Sociales, con competencias en materia de juego. 

Dos formas diferentes de entender la economía

Con esta configuración no se anticipa una convivencia del todo pacífica entre ambos equipos. Son dos formas de entender la política económica y, en definitiva, de encarar la solución al enfriamiento y la desaceleración en la creación de empleo. Calviño representa un ala más liberal. Sánchez la reclutó desde Bruselas y ahora la asciende, algo que ha levantado ampollas incluso en las propias filas socialistas. Por contra, el perfil de los nuevos miembros del Gobierno de Podemos es muy diferente.

Díaz y Garzón provienen del Partido Comunista y son dirigentes de Izquierda Unida, la primera como coordinadora de la marca del partido en Galicia y el segundo como coordinador federal. El futuro ministro de Consumo es además un activo militante de la Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana (ATTAC). Álvarez, por su parte, ha sido el responsable de los programas económicos morados, que contenían un impuesto a los ricos o un impuesto a los bancos para pagar el rescate, entre otras medidas.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING