Domingo, 05.04.2020 - 13:09 h
Primeros contactos con Génova

La gran banca echa el lazo al PP en busca de la abstención patriótica en septiembre

La paralización de inversiones por el bloqueo político moviliza a una parte del Ibex para que Casado solucione la investidura de Sánchez.

El Ibex se mueve para una abstención del PP en la segunda investidura de Sánchez
La gran banca echa el lazo al PP en busca de la abstención patriótica en septiembre. / PP

El cortejo de una parte del Ibex 35 al Partido Popular ya ha comenzado. La formación que preside Pablo Casado es para la cúpula empresarial del país la única vía para solucionar el bloqueo político vigente en nuestro país y, a la vez, evitar una investidura de Pedro Sánchez que dependa de formaciones independentistas. Por eso desde algunos sectores -como el de la gran banca, el sector más activo en estos momentos- ya se está protagonizando un acercamiento al entorno del líder popular. El objetivo es conseguir lo que se ha llamado una abstención patriótica en vista de una preocupante paralización de las inversiones que ya está llegando.

Los principales empresarios del país no pierden ojo de las negociaciones políticas. Desde las grandes multinacionales hasta la CEOE, todos quieren un Gobierno estable alejado de radicalismos. Por eso las miradas se dirigen ahora hacia la séptima planta de la calle Génova. Fuentes implicadas en esta operación explican que ya se está haciendo saber al entorno de Casado la oportunidad que se le abriría a su partido si protagoniza esa abstención que daría al país esa añorada estabilidad.

En el Ibex no quieren una segundas elecciones. Discrepan, por tanto, de la opinión del líder de la patronal, Antonio Garamedi, que ha abogado por repetir los comicios en noviembre. Pero, ¿cómo hacer que el PP pase de bloquear la investidura la próxima semana a girar a una abstención? "Aún es pronto, la situación tiene que madurar aún más", apuntan.

El plan diseñado por estos empresarios pasa por una abstención del PP en línea a la que protagonizó el PSOE en 2016. Entonces un grupo de barones liderado por Susana Díaz provocó la rebelión. En esta ocasión cuentan con que Casado y su equipo puedan aceptar jugar un papel clave a cambio de determinadas medidas: que el próximo Gobierno no apruebe subidas masivas de impuestos, una postura dura en relación a Cataluña, algún pacto de Estado que ya ha promovido el PP... De todo esto se está hablando de una forma aún incipiente.

Con esta abstención patriótica que se está promoviendo desde las altas esferas empresariales el PP podría posicionarse y fortalecerse como partido de Estado. Así lo creen en la gran empresa. Sería una decisión que, además, consolidaría el bipartidismo y dejaría a Ciudadanos y Podemos como dos formaciones 'outsiders'. Esta es la idea de estos financieros que ven con cierta preocupación todo lo que está ocurriendo a nivel político y que les recuerda a lo vivido en 2016 cuando el Gobierno permaneció todo un año en funciones con el país paralizado.

El PP: la dificultad de explicarlo a los votantes

En el PP, sin embargo, tienen otra opinión. Fuentes cercanas a Casado indican que la abstención a día de hoy no está contemplada. Argumentan que sería "muy difícil" tomar un decisión así y explicársela al electorado del partido. Comprenden las presiones del Ibex pero se desmarcan de esa investidura patriótica. Algún cargo de Génova sí apunta a la posibilidad de permitir gobernar a Sánchez si Ciudadanos accede a tomar la misma decisión, algo que en este momento también está descartado.

La ruptura de las negociaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ha provocado sensaciones encontradas en el Ibex. No quieren un Gobierno que les suba los impuestos y que dependa de formaciones como ERC, pero tampoco son partidarios de un bloqueo que paralice la economía. No hay Presupuestos ni proyectos, por lo que quieren acabar con esta interinidad cuanto antes. Cuentan con un agosto de 'impasse' y un septiembre decisivo. Todo se tendría que desbloquear, eso sí, antes del día 23.

El dato

Los números de la abstención patriótica

Una abstención patriótica por parte del PP sería una posible solución al bloqueo político. Los números darían, pero haría falta la colaboración de otros grupos parlamentarios. Los de Pablo Casado, que según las encuestas se verían favorecidos por una repetición electoral, cuentan con 66 diputados. Así, el bloque del 'no', con Ciudadanos (57), Unidas Podemos (42) y Vox (24) sumaría 123 votos, los mismos que tiene el PSOE. Haría falta, en primer lugar, que el PNV votara 'sí' a la investidura y que ERC (14 porque Junqueras está en prisión) hiciera lo propio.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING