Jueves, 21.11.2019 - 06:26 h
Presenta su programa de Gobierno

Sánchez avanza un proyecto progresista y deja fuera medidas radicales de Podemos

El candidato socialista propone un Gobierno de izquierdas, ecologista y feminista a la espera de cerrar en las próximas 72 horas el futuro Ejecutivo. 

Pedro Sánchez investidura
Sánchez avanza un proyecto progresista y deja fuera medidas radicales de Podemos / Europa Press

Pedro Sánchez presentó este lunes un plan de Gobierno eminentemente progresista y más centrado desde el punto de vista ideológico a lo que se esperaba en la cámara. El candidato a la investidura ha desgranado en la primera sesión del debate ante el pleno un proyecto que ha definido "de izquierdas, ecologista y progresista" y ha excluido algunas de las medidas más radicales de Unidas Podemos, esas que habían sembrado la alarma en los sectores económicos y, especialmente, en el Ibex 35 durante las últimas horas. Los socialistas encaran a partir de ahora 72 horas clave para intentar cerrar el primer Gobierno de coalición de la democracia con sus socios morados. Las negociaciones siguen en el aire y no se espera que se concreten hasta el próximo jueves.

Si Sánchez es investido no va a derogar la reforma laboral. Es una de las principales conclusiones de un discurso de investidura en el que el líder del PSOE ha presentando un programa de Gobierno muy en consonancia con los planes que venía aplicando en el último año, desde la moción de censura. El candidato únicamente ha hablado de acabar con "los aspectos más lesivos" de la medida estrella del Gobierno de Mariano Rajoy en materia de empleo, lo que, sin duda, supone un alivio para los poderes económicos. La derogación de la reforma laboral, por cierto, era una de las líneas rojas que había fijado UP antes de la negociación que arrancó el fin de semana.

Sánchez tampoco ha incluido en su proyecto de Gobierno propuestas consideradas imprescindibles para Podemos y que estaban incluidas en su programa electoral. A saber: subir el Impuesto de Sociedades, una tasa específica a los bancos, elevar los impuestos a las rentas altas... Ni rastro de estas medidas en el discurso de un Sánchez que ha ido repasando y añadiendo novedades al proyecto con el que se presentó a las elecciones del 28 de abril. En materia fiscal el candidato solo ha hecho una velada mención a la 'tasa Google' al criticar que Netflix haya pagado 3.146 euros de Impuesto de Sociedades y al referirse a que España debe liderar "la transformación digital y proteger a los ciudadanos de estos nuevos monopolios".

Seis objetivos y varios pactos de Estado

Las negociaciones siguen en el aire y aún quedan tres días para que se concreten. Mientras, Sánchez ha lanzado desde la tribuna de oradores del Congreso seis objetivos a aplicar en su futuro Gobierno y varios pactos de Estado. El primero, y el que más importa en este momento a los españoles, pasa por aprobar una reforma consensuada para evitar nuevos bloqueos a la hora de conformar el Ejecutivo. Los ciudadanos están cansados de que los políticos no hagan su trabajo y el líder de los socialistas ha cogido el guante.

La economía ha sido la temática principal del discurso de Sánchez, tal y como se avanzó en estas páginas. El candidato ha lanzado la voz de alerta afirmando que nuestro país "crece de forma robusta, pero ese crecimiento tiende a aminarse". Efectivamente, las finanzas se están frenando y para eso España necesita abordar reformas sin más demora. "Debemos huir de la complacencia", ha advertido, añadiendo una frase que podría haber sido pronunciada perfectamente por un empresario o por el líder de la patronal: "No basta con crecer y con crear empleo, debemos hacerlo de forma firme".

En materia económica, Sánchez tiene en la cabeza varias medidas que pretende poner en marcha durante esta legislatura. Un nuevo Estatuto de los Trabajadores para, según ha dicho, que la contratación indefinida sea la fórmula habitual empleada en el mercado de trabajo (no va a ser fácil acabar con la temporalidad), impulsar la incorporación de los jóvenes al empleo, que los autónomos -por fin- coticen de acuerdo a sus ingresos reales, un pacto de racionalización de horarios y un pacto de rentas que incluya la subida del Salario Mínimo Interprofesional al 60% del sueldo medio, tal y como se expone en la Carta Social Europea. En este último punto Sánchez tiene disparidad de criterio con UP, ya que plantean elevarlo a 1.200 euros.

Sánchez quiere que España no se quede atrás en la revolución tecnológica y laboral que ya está en marcha y por eso ha lanzado la propuesta de garantizar el derecho a la educación a lo largo de toda la vida. ¿Qué quiere decir esta medida? Que los españoles puedan formarse a lo largo de toda su etapa vital para adaptarse a la realidad laboral y no quedar excluidos de un sistema en constante evolución. Asimismo ha planteado un pacto de Estado para que la inversión en Educación ascienda al 5% del PIB independientemente de coyunturas económicas o gobierno de turno.

Existen también diferencias importantes entre el proyecto de renta básica que proponen PSOE y Podemos. Los morados apostaron en su programa por una renta mínima garantizada para todos los españoles, mientras que Sánchez se ha referido en su discurso de investidura al proyecto que llevaban los socialistas en su programa electoral. Es decir, un ingreso mínimo vital con el objetivo de acabar con la pobreza infantil. No hay consonancia en un aspecto destacado de sus proyectos económicos.

En materia de pensiones, Sánchez ha planteado medidas que concuerdan con las que proponen sus socios de Podemos: que se actualicen con el IPC real, acabar con el índice de revalorización, con la brecha de género y con el factor de sostenibilidad. Asímismo se ha comprometido a eliminar en los próximos cinco años el déficit del sistema, algo que solo se podrá hacer incorporando nuevas medidas de ingresos y eliminando bonificaciones. Ni rastro, por cierto, de la mochila austriaca, un modelo con el que no está para nada de acuerdo la formación morada.

La ecología también ha impregnado una buena parte del discurso de investidura de Sánchez. Y aquí también se ha visto a evidenciar algunas diferencias con UP. Los morados proponen que en el año 2040 todos los vehículos sean eléctricos o reducir el 90% de las emisiones de CO2 en el mismo 2040, pero el líder de los socialistas no ha llegado tan lejos. La única novedad de su intervención ha sido la de extender Madrid Central a otras ciudades para implanzar zonas de bajas emisiones.

Sánchez, en definitiva, ha centrado su discurso en 130 propuestas. En ellas había 12 pactos de Estado, tres reformas constitucionales, 25 cambios de leyes y 90 medidas de otra naturaleza, según indican fuentes socialistas. Ni una mención, por cierto, a Cataluña y solo una referencia a Unidas Podemos al final de su discurso invitándoles a avanzar y conformar un Gobierno progresista. Los morados, por cierto, solo han aplaudido una parte del discurso de Sánchez: cuando ha llamado a acabar con la violencia contra las mujeres. Durante el resto del pleno los 42 diputados de UP han permanecido impasibles.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING