Miércoles, 08.04.2020 - 00:43 h
Presidencia controlará toda la publicidad institucional

Sánchez y Redondo crean una maquinaria de comunicación nunca vista en Moncloa

El equipo del presidente monta una reunión paralela al Consejo de Ministros para supervisar todos los movimientos de los diferentes ministerios.

Sánchez y Redondo crean una maquinaria de comunicación nunca vista en Moncloa

Moncloa está conformando una maquinaria de comunicación inédita en un Gobierno. Ningún presidente había tenido a su disposición tantos profesionales en la materia como con los que cuenta el equipo de Pedro Sánchez. Iván Redondo está al mando y ya ejerce de 'súperdirector' de comunicación del Ejecutivo de coalición, demostrando un poder superior al que han tenido sus predecesores en el cargo e incluso mayor al que tuvo tras la moción de censura. Son tiempos de cambios, de aplicar decisiones diferentes y de renovar estrategias. Todo ello se está desplegando durante este primer mes de Gobierno de coalición. La principal novedad de esta nueva etapa es la creación de un 'comité' paralelo que se reúne de forma paralela al cónclave que Sánchez celebra con sus ministros. 

La mesa ovalada del Consejo de Ministros se replica cada martes por la mañana en una sala cercana, en el edificio de portavoz de Moncloa. Allí se dan cita más de una treintena de personas capitaneadas por Miguel Ángel Oliver, confirmado en esta etapa como secretario de Estado de Comunicación. Diferentes participantes en esa reunión detallan a La Información cómo son estas citas a puerta cerrada en las que se organiza y decide la política comunicativa del Gobierno de coalición. De momento han celebrado casi media docena de encuentros.

En el 'consejo de comunicación' de Moncloa se sientan los directores de comunicación de los 22 ministerios, incluidas los de las cuatro vicepresidencias. También acuden cargos intermedios de comunicación de Presidencia -como la responsable de redes sociales del presidente- y está previsto que se incorporen los nuevos directores generales de comunicación que dependen de Oliver. Cohabitan, por tanto, cargos del PSOE y de Unidas Podemos que mantienen estrategias de comunicación diferentes y que en ese momento intentan unificar criterios. Comparten información, repasan temas en agenda, iniciativas futuras, cuestiones problemáticas e intentan llegar a un consenso. El objetivo es establecer un calendario y que no se produzcan problemas de comunicación entre departamentos, algo habitual en todos los gobiernos. De forma paralela Redondo se reúne con los jefes de gabinete de las vicepresidencias y ministerios.

"Es algo caótico; cada uno cuenta sus cosas y se convierte en una reunión poco productiva", comenta uno de los asistentes. "Intentamos organizar la semana y tener una agenda coordinada a medio plazo", añade otro. Es una reunión que ya intentó montar algún secretario de Estado de Comunicación en el pasado pero que no fue nada efectiva y acabó cancelándose. De momento, pese a que existe alguna crítica, todas las fuentes consultadas indican que agradecen unificar criterios de comunicación y disponer de una estrategia conjunta en un Gobierno que, como ya ha demostrado en alguna ocasión en apenas treinta días, tiene diferentes criterios. Eso sí, ningún director de comunicación de los ministerios puede tomar una decisión importante sin consensuarla antes con Moncloa. Estas citas se celebraban ya en la anterior etapa, aunque no con tantos participantes.

El batallón de cargos de comunicación

La comunicación del Gobierno ha pasado a depender de facto de Iván Redondo. Ya ocurría antes de la investidura, pero Sánchez ha dado un paso más al ubicar orgánicamente la Secretaría de Estado de Comunicación (SEC) en la órbita del jefe de gabinete del presidente. El primer cambio visible es la presencia del propio Redondo en todas las ruedas de prensa de los Consejos de Ministros. Se sienta en primera fila, algo que en la anterior legislatura solo hacía cuando comparecía el jefe del Ejecutivo, y es partícipe en primer persona de los mensajes que transmiten tanto María Jesús Montero, como portavoz, como los ministros que comparecen ese día.

Iván Redondo crea su aparato económico en Moncloa alejado de la órbita Calviño
Iván Redondo y Miguel Ángel Oliver en una rueda de prensa en Moncloa / EFE

Por debajo de Redondo se ubica la citada SEC de Oliver. Este último dirige un equipo compuesto por trece altos cargos entre directores generales y subdirectores. Es un incremento notable respecto a la anterior etapa de Sánchez y la de Mariano Rajoy. En ambos casos la SEC contaba con nueve altos cargos. De Oliver dependen cinco directores generales, organizados por áreas temáticas: Miguel Ángel Marfull como director de información nacional; Carmen Pérez, internacional; Daniel Fuentes, económica; Jesús Perea, autonómica; y un cargo aún pendiente de nombramiento: director de información digital.

Con esta decisión se busca cubrir todo tipo de medios de comunicación y temáticas. De hecho, el primer mensaje que ha transmitido Moncloa a los periodistas es que va a intentar tener respuesta a todas las preguntas y que, además, van a poder ser aún más concretas y precisas que hasta ahora.

Al nuevo organigrama de la SEC hay que añadir ocho subdirecciones: un gabinete de apoyo al secretario de Estado, la unidad de logística, la subdirección general de análisis y documentación y otros cinco departamentos a modo de unidad de cada área temática. La SEC, además, tendrá responsabilidades sobre todas las oficinas de comunicación de las misiones diplomáticas en el extranjero y de los responsables del área en las empresas públicas.

El equipo no acaba ahí. Se completa con una unidad de desarrollo e, importante, con una unidad de publicidad institucional. Este último equipo es el encargado de repartir toda la publicidad institucional, en forma de campañas, del Gobierno entre los diferentes medios de comunicación. De hecho, está pendiente prevista la elaboración del Plan de Comunicación de este año. Será, por tanto, el gabinete del presidente, a través de la Comisión de publicidad y comunicación institucional, quien supervise esta planificación económica y publicitaria.

Esta es, en definitiva, la maquinaria de comunicación del Gobierno. Digitales, periódicos de papel, radios o televisiones, cualquier medio es importante para el Comité de Dirección de la Presidencia, un órgano también de nueva creación. En él están presentes los cuatro 'mosqueteros' de Sánchez, sus hombres de máxima confianza en Moncloa: Redondo, Oliver, Félix Bolaños y Francisco Salazar. Los cuatro estuvieron con Sánchez viendo a Torra y le acompañarán en los eventos más importantes durante la legislatura. Son sus pretorianos

el dato

Moncloa conoce toda la información

En el "protocolo de funcionamiento, coordinación, desarrollo y seguimiento del acuerdo de Gobierno progresista de coalición PSOE y Unidas Podemos" hay un punto clave y que deja claro que por Redondo pasa toda la comunicación. Acuerdo número 15: "Los ministerios deberán comunicar con antelación suficiente a la Secretaría de Estado de Comunicación, como órgano encargado legalmente de la coordinación de la política informativa del Gobierno y el impulso y la coordinación de la política de comunicación institucional del Estado, los principales anuncios y compromisos que se vayan a realizar". No habrá, por tanto, decisiones que no sepa o controle Moncloa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING