Jueves, 19.09.2019 - 18:07 h
Proyecto heredado de Rajoy

Sánchez gasta medio millón en el 'gran hermano' para la seguridad de Moncloa

El nuevo Centro de Mando (CEMAS) controla en todo momento los movimientos del presidente, su familia y los antiguos inquilinos del complejo. 

La última obra en Moncloa con Sánchez: medio millón en el 'súper gran hermano'
La última obra en Moncloa con Sánchez: el 'súper gran hermano' / Moncloa

Moncloa ya tiene su 'gran hermano' a pleno rendimiento. El primer acto de Sánchez como presidente tras anunciar el pasado viernes la convocatoria de las elecciones generales para el próximo 28 de abril ha sido la inauguración del Centro de Mando de Seguridad (CEMAS) del complejo donde vive el jefe del Ejecutivo junto a su familia. En total el Gobierno ha destinado casi 500.000 euros a renovar unas instalaciones cruciales para la seguridad del Estado y que serán la última gran obra de su mandato antes de entrar en funciones y encarar la decisiva cita con las urnas.

El CEMAS se encuentra ubicado en el edificio de Seguridad de La Moncloa y, según explican fuentes del Gobierno, es el lugar más 'futurista' del complejo. Desde sus pantallas y ordenadores se controla el 'ojo que todo lo ve' de Presidencia. Se ha empleado la última tecnología. De hecho, no solo se pueden visualizar todos y cada uno de los recovecos del complejo, sino que desde su centro de control también se puede establecer comunicación en tiempo real con sus principales objetivos de protección: el presidente, su familia, la vicepresidenta y los expresidentes. Es decir, si Zapatero viaja a Venezuela el CEMAS lo sabrá. O si Aznar se encuentra en Estados Unidos el CEMAS lo localizará.

Moncloa ha querido preparar un acto interno con galones. Así, Sánchez rompió ayer lunes la cinta roja, acompañado de María Marcos -la comisaria de Policía que dirige ahora la seguridad de Presidencia-, en un evento que supone la inauguración de las instalaciones. Pero el recinto recibió también la visita de otros ilustres del complejo. Estuvieron los últimos exsubdirectores de seguridad del jefe del Ejecutivo: Salvador Florido, que estuvo con Felipe González; Francisco Javier Ara Callizo, con Aznar; Segundo Martínez, con Zapatero; y Alejandro Hernández Mosquera, más conocido como 'Jandri', con Rajoy.

"Aquí está el corazón de La Moncloa, el cerebro desde el que se controlan todos los movimientos", explican los operarios. De hecho, internamente hablan del CEMAS como "la sala de la NASA". Funciona 24 horas al día y siete a la semana gracias a un equipo de en torno a medio centenar de funcionarios, especializados en seguridad, que sirven de complemento a los agentes que custodian al presidente del Gobierno y a los guardias civiles y policías que patrullan o controlan los accesos al complejo presidencial. La comisaria Marcos ha supervisado personalmente los últimos retoques a unas instalaciones cuya remodelación se puso en marcha durante el Gobierno de Rajoy y que se han inaugurado ahora.

El nuevo centro de seguridad de La Moncloa ha supuesto una inversión de potente y ha sido una unión temporal de empresas formada por los servicios informáticos de El Corte Inglés y Siadde quien ha acometido las obras. Estas compañías ya se encargan de ofrecer el servicio de vigilancia del aeropuerto de Madrid-Barajas o trabajan para el CNI, de forma que son firmas especializadas en estos sistemas que hacen las veces de 'gran hermano' de la seguridad.

700 policías y guardias civiles

Unos 700 funcionarios custodian el complejo de La Moncloa. Todos ellos son los responsables de garantizar durante las 24 horas del día la integridad del presidente del Gobierno y su familia. Nada puede fallar. De esta forma, el nuevo centro de seguridad se antoja clave para su trabajo. Son policías nacionales, guardias civiles e incluso militares, considerados la 'élite' de la seguridad nacional, junto a los compañeros que trabajan en Zarzuela. 

María Marcos es la jefa de todos ellos. Antes de desembarcar en Presidencia, la comisaria fue jefa de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV). Durante su carrera policial también pasó por las brigadas de Información en Pamplona y en Barcelona, y fue la primera directora del CICO (Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado). Su último destino fue en la comisaría de León.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios