Martes, 20.11.2018 - 23:48 h
El primer fiasco en la política económica del Gobierno

Sánchez ya contempla presentar sus PGE de 2019 con el techo de gasto de Rajoy

Hacienda inicia una segunda ronda de negociaciones para aprobar su propio límite de gasto. Si fracasa, el impacto en la AGE sería sólo de una décima.

Fotografía María Jesús Montero ministra de Hacienda
María Jesús Montero, ministra de Hacienda / EFE

El Gobierno de Pedro Sánchez ya tiene su crisis económica de agosto. El rechazo al techo de gasto y los objetivos de déficit que ha llevado María Jesús Montero al Congreso ha provocado que el Ministerio de Hacienda tenga que emplearse a fondo durante el mes vacacional para poder aprobar un límite presupuestario situado en 125.064 millones de euros para 2019, un 4,4% más que el presentado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy para 2018. Será un agosto de intensas negociaciones y de trabajo con el objetivo de alcanzar un acuerdo que, de no salir adelante, pondría en riesgo el programa económico que quiere aplicar el Gobierno socialista.

Hacienda tiene desde el pasado viernes el plazo de un mes para llevar de nuevo al Congreso el límite de gasto no financiero para 2019 y el Acuerdo de Objetivos de Déficit y Deuda Pública de 2019 a 2021. El objetivo del ministerio es dar la vuelta a su primera gran derrota parlamentaria (el resultado fue de 173 votos en contra, 86 abstenciones y 88 votos a favor) y conseguir un acuerdo con la oposición que ya se ha empezado a trabajar. Fuentes gubernamentales admiten que ya se están produciendo conversaciones con los diferentes grupos parlamentarios para poder aprobar un punto clave del proyecto con el que Sánchez pretende mantenerse en Moncloa hasta 2020.

Techo de gasto

El Ministerio de María Jesús Montero presentará un límite de gasto idéntico al que le acaban de tumbar. Es decir: elevarlo en más de 5.000 millones hasta los 125.064 millones. Así lo reconocen las mismas fuentes de un Ejecutivo optimista con una "renegociación" con los grupos que lo han frenado en la primera votación. Para conseguirlo es necesario convencer a los partidos que apoyaron la moción de censura y conseguir que giren de la abstención al 'sí': Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, Compromís y Nueva Canarias. El PNV ya votó de forma favorable.

En el Gobierno reconocen que no va a ser fácil encauzar una renegociación con unos grupos que piden diferentes contrapartidas. No obstante, la actitud de Hacienda va a consistir en "apelar a la responsabilidad" de la oposición para aprobar un acuerdo por mayoría. Cuentan con el 'no' del nuevo PP de Pablo Casado y de Ciudadanos, por lo que los socialistas deben conseguir el voto favorable de los mismos socios que llevaron a Sánchez a La Moncloa. No puede fallarles ninguno. "Les advertiremos de las repercusiones económicas" que tendrían no aprobar estas medidas, aseguran desde el Ejecutivo.

No obstante, fuentes gubernamentales apuntan que en sus planes también se encuentra volver a fracasar en la segunda votación y tener que gobernar con las actuales cifras aprobadas por el Ejecutivo de Rajoy, que situó el techo de gasto en 119.834 millones. Con esa cifra el Gobierno debería configurar sus Presupuestos Generales de 2019, algo con lo que el gobierno ya cuenta y que tendría -según dicen- un "efecto mínimo" en la Administración General del Estado, apenas una décima menos. Las administraciones autonómicas (como Cataluña, de ahí que se presione a ERC y PDeCAT) tendrían dos décimas menos de margen, al igual que la Seguridad Social.

Este martes por la mañana, Hacienda ha convocado un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), el segundo con Montero al frente del Ministerio. En el orden del día de la reunión figura un punto relativo al informe "si procede" sobre la propuesta de objetivos de estabilidad presupuestaria y de deuda pública para cada una de las comunidades en el periodo 2019-2021, según informa Efe. El Gobierno, por tanto, tendrá una primera oportunidad para ir avanzando en un posible acuerdo a finales del próximo mes en una cita que se mantiene a pesar del rechazo del Congreso del pasado viernes.

Mientras se avanza en la negociación sobre el techo de gasto y los objetivos de déficit, Hacienda continúa trabajando en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 que podrían confeccionarse con los límites que consiguió aprobar el PP en 2017. El equipo de Montoro también se encuentra inmerso en las nuevas cargas impositivas que ya ha anunciado: tasa a las tecnológicas, elevar la fiscalidad del diésel, impuesto a la banca y elevar Sociedades.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios