Martes, 11.12.2018 - 22:06 h
En la sesión de control al Gobierno

Sánchez no descarta avanzar en la banca pública pero solo dedicada a la inversión

Podemos presiona para nacionalizar a Bankia, pero el Gobierno contesta que continúa con sus planes de recuperar el rescate. 

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Congreso. / EFE

La banca se ha metido de lleno en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. A rebufo de las noticias relacionadas con el Tribunal Supremo y sus decisiones respecto al conocido como impuesto de las hipotecas y las reformas de la normativa al respecto, que precisamente se debate estos días en la Cámara Baja, el cara a cara entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, han debatido sobre el modelo financiero español y han coincidido en que debería avanzarse hacia un modelo de banca pública. Aunque discrepan en cómo articularlo. Los segundos quieren un modelo íntegro y desde Moncloa se contesta que una banca pública comercial no tendría mucho sentido, pero sí una dedicada a la inversión, en un sistema mejorado del actual del ICO.

Iglesias ha reclamado directamente que aproveche la participación del Estado en Bankia para nacionalizarla y transformarla en una entidad "para la gente trabajadora". De su parte, Sánchez ha replicado que nada cambia en los planes para la entidad: recuperar los 20.000 millones del préstamo y esperar a que la situación del mercado mejore para vender su presencia. Es decir, salir de ella cuando sea posible. Se hará "lo mejor para todos los españoles", ha apuntado antes de concluir: "Hablemos claro, ahora mismo la cotización no permite ese objetivo. Por tanto, en estos momentos no se plantea por parte del Gobierno vender la participación de Bankia".

Una semana más, la sesión de control del Congreso ha servido de escenario para centrar la verdadera relación exacta entre jefe del Ejecutivo y líder del principal socio parlamentario. Y ambos han vuelto a demostrar su sintonía, sin reproches subidos de tono y sí situándose cada uno en el espectro ideológico que su partido representa.

A este respecto, y mientras Podemos recupera una de sus grandes reclamaciones, como es la de la banca pública, el PSOE contesta con algo intermedio, como es avanzar en las capacidades del ICO para servir de vehículo inversor. "Nosotros no estamos cerrados a que haya una banca pública", ha señalado Sánchez antes de especificar que con esa frase pretende reforzar el Instituto oficial. "No puede haber una banca comercial, no tiene ningún sentido que el Estado tenga depósitos", ha aclarado. 

"Nosotros no estamos cerrados a que haya una banca pública. El debate que siempre ha habido en el PSOE y en la izquierda es si el Estado debe tener una banca comercial o una banca de inversiones. Nosotros creemos que tiene que haber una banca de inversiones", ha explicado a continuación el jefe del Ejecutivo.

Aunque esta respuesta ya vino sin opción de réplica por parte de Iglesias, el líder de la formación morada había recordado que había otros países como Alemania, Suiza o Países Bajos donde hay sistemas de entidades financieras de índole pública y que el Gobierno socialista no debería tener problemas para aplicarlo aquí. "Le pido coherencia", ha señalado para insistir en que "no se trata de ninguna excentricidad" y que sí redundaría en beneficio de la sociedad.

Pedro Sánchez, mientras tanto, y además de conceder el refuerzo del ICO, había contestado a Iglesias con que el Gobierno estaba trabajando en mejorar las condiciones del mercado financiero con nuevos instrumentos de supervisión y regulación, como los anunciados tras la decisión del Supremo o como la mejora de la Ley Hipotecaria, que se debate precisamente estos días en el Congreso.   

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios