Lunes, 16.09.2019 - 16:36 h
La estrategia mira a nuevas elecciones

Sánchez imita los 'viernes sociales' en su programa: guiños a millones de votantes

El documento del PSOE dispara el gasto con un compendio de medidas dirigidas a la clase media, pensionistas, mujeres, jóvenes, autónomos...

Pedro Sánchez en la presentación del "programa común progresista".
Sánchez plasma los viernes sociales con guiños a millones de votantes. / José González

Pedro Sánchez saca de nuevo su artillería social en un momento político clave y con una posible repetición de las elecciones en el horizonte. El líder del PSOE ha desplegado una estrategia negociadora que guarda grandes semejanzas con la que puso en práctica cuando lanzó sus 'viernes sociales' a finales del año pasado y que tanta polémica suscitaron. Así, el documento programático que hizo público esta semana Ferraz contiene multitud de guiños a millones de votantes que estarían llamados a las urnas el próximo 10 de noviembre.

La hoja de ruta de Moncloa y Ferraz para los próximos meses ya está sobre la mesa. Se llama 'Propuesta abierta para un programa común progresista' y es el documento de 76 páginas (300 tenía el programa electoral) presentado a bombo y platillo por Sánchez y que "representa la esperanza para que España pueda dar ese salto adelante que demandan sus ciudadanos". El texto, que lleva el sello de Iván Redondo y su equipo, parece más un eslogan de campaña electoral que un documento negociador. De hecho, desde Unidas Podemos ya han advertido que el texto se asemeja más a un proyecto con la vista puesta en una segunda convocatoria electoral.

El programa, efectivamente, se encuentra repleto de medidas (370 en total) que no solo van dirigidas al electorado de centro-izquierda, sino que buscan ampliar los colectivos a los que aspira llegar el PSOE de Sánchez. Los mismos colectivos, precisamente, a los que su Gobierno cuidó con especial mimo con esos 'viernes sociales'. Es una ofensiva social en toda regla con planteamientos que supondrían un incremento notable del gasto. Estos son esos sectores a los que el PSOE quiere llegar.

Los trabajadores de clase media y baja. Son millones de votantes. Son mileuristas. Quieren ganar más y se quejan de la precariedad en el empleo. Por ellos el PSOE ha plasmado en su programa subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para "situarlo al final de esta Legislatura en el 60% del salario medio, de acuerdo con lo establecido en la Carta Social Europea". Es decir, llevarlo hasta 1.200 euros en 2023/2024. Hay que recordar que el Ejecutivo socialista ya situó el SMI en 900 euros durante uno de sus 'viernes sociales'. La derogación parcial de la reforma laboral (aunque la ministra de Economía, Nadia Calviño, no esté de acuerdo) es otra medida dirigida a este colectivo, a la que acompaña de una genérica propuesta de impulsar una "política de rentas progresista".

Los pensionistas. Sánchez ha fijado unas "pensiones justas" como línea troncal de su proyecto. Son casi 10 millones de españoles. El PSOE propone tres medidas dirigidas a ellos: el blindaje en la Constitución del Sistema Público de Pensiones, la actualización de las mismas de acuerdo a la evolución del IPC y la eliminación del Factor de Sostenibilidad y del Índice de Revalorización que aprobó el PP. El Gobierno socialista ya subió las prestaciones de este colectivo utilizando la vía del real decreto.

Los funcionarios. Son otro colectivo compuesto por 2,5 millones de españoles a los que quiere cuidar el PSOE en su programa. Ya les subió el sueldo un 2,25% durante su breve mandato y ahora, en su documento, les promete medidas como la aprobación de un Estatuto Básico o planes específicos de formación. Los socialistas también incorporan en su hoja de ruta la culminación del proyecto para equiparar los sueldos de la Policía Nacional y la Guardia Civil al de sus colegas autonómicos de Mossos d'Esquadra y Ertzaintza.

Los autónomos. Son 3,2 millones y el PSOE quiere cuidarles con propuestas como la gradual equiparación de los derechos de este colectivo con los de los trabajadores por cuenta ajena, así como al establecimiento de una cotización acorde con sus ingresos reales para que cuenten con una mayor protección social en caso de desempleo, enfermedad o jubilación. También plantea un diálogo con ellos y el Plan de Impulso del Trabajo Autónomo, 'Autonom@s 2030'.

Jóvenes. Una de las novedades del documento del PSOE es su decidida apuesta por la vivienda asequible, uno de los principales problemas de las nuevas generaciones. Propone "crear un gran parque de alquiler público de precio asequible que contribuirá a controlar el crecimiento de precios de toda la vivienda en alquiler". También quiere aprobar una Ley estatal de Vivienda y regular los alojamientos turísticos. Millones de personas se verían beneficiadas de esta medida.

Mujeres. La paridad, acabar con la brecha de género, poner punto y final a la discriminación o el conocido como 'solo sí es sí' son algunas de las medidas que el PSOE ha incluido en su documento programático y que buscan a la conexión con más de la mitad de lo votantes.

A todo esto hay que añadir que Sánchez ha dejado fuera de su proyecto algunas de las promesas que sí hizo en el pasado y que le alejaban del centro político. Una de ellas tenía que ver con la polémica lista de la amnistía fiscal, que el PSOE ha descartado difundir. O el 'impuestazo' a los ricos, que también ha sido descartado. Ferraz mira de reojo a las elecciones y si se termina por confirmar que habrá que volver a votar el programa ya lo tendrán prácticamente definido.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios