Viernes, 06.12.2019 - 09:21 h
En contraste con el caso Gürtel

Sánchez recibe la presión de la derecha por los ERE... que Iglesias 'pasa por alto'

Unidas Podemos ha optado por no desgastar a su futuro socio de gobierno tras la sentencia, mientras PP, Ciudadanos y Vox exigen dimisiones.

Fotografía Ejecutiva PSOE Sánchez.
Sánchez recibe la presión de la derecha por los ERE... que Iglesias 'pasa por alto' / EFE

Los rivales políticos de Pedro Sánchez empiezan a ponerle en la picota por los casos de corrupción que afectan a su partido. La sentencia del caso de los ERE de Andalucía ha motivado que PP, Ciudadanos y Vox hayan pedido un paso atrás al presidente del Gobierno en funciones por las condenas a Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Una decisión de la que hacen responsable a Sánchez, especialmente por ser uno de los impulsores de la moción de censura contra Mariano Rajoy tras la sentencia del caso Gürtel. Desde el PSOE insisten en que los condenados "no son ni afiliados" y que lo ocurrido corresponde a la década pasada, cuando Sánchez solo era concejal. Mientras, el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, pasa por alto la contundencia de la resolución judicial contra sus socios y no carga las tintas. En su lugar, opta por echar las culpas al "bipartidismo".

Los tres partidos de derecha han dedicado las horas siguientes a la publicación de la sentencia a desgastar a los socialistas. Uno de sus argumentos ha sido esa moción que apeó del poder a Rajoy en junio de 2018, cuando la sentencia de Gürtel señalaba al PP como partícipe a título lucrativo. Fue el motivo principal para que se sumaran los votos suficientes en el Congreso contra el entonces presidente para poner fin a su mandato. Según Pablo Casado, aquello puso fin "injustamente a un Gobierno honesto", por lo que ha instado a Sánchez a "asumir responsabilidades" ante lo ocurrido. Teodoro García Egea ha ido más allá y ha asegurado que el líder socialista está "inhabilitado" por las condenas de la Audiencia de Sevilla.

Una opinión que comparten en Ciudadanos y Vox, que desde el primer momento han centrado sus críticas en el líder socialista. En el partido naranja han instado al jefe del Ejecutivo a que tenga "coherencia" y dimita tras acabar con Rajoy por Gürtel, como ha recordado el diputado Edmundo Bal. Otra reacción ha sido la de la portavoz, Inés Arrimadas, que se ha preguntado si "la corrupción solo es intolerable si es de otros". Hasta el recién dimitido Albert Rivera ha recordado en Twitter cuando preguntó en el Congreso a Sánchez si dimitiría en el caso de que la sentencia fuera condenatoria, como así ha sido. Desde Vox, Santiago Abascal ha acusado al PSOE de ser "el partido más corrupto de Europa". A lo que ha añadido que se gastaron el "dinero del pueblo al que se deja en la miseria" en "droga y en burdeles".

Como era de esperar, los socialistas tienen una visión totalmente distinta sobre cómo les afecta lo decidido por la Audiencia de Sevilla. Según el secretario de Organización, José Luis Ábalos, todo lo referente al caso ocurrió en la década pasada. Un tiempo en el que, ha precisado, "Pedro Sánchez solo llegó a ser concejal de la oposición en Madrid". Ferraz también se ha desmarcado de su vinculación histórica con Chaves, Griñán o Gaspar Zarrías, asegurando que "ya se depuraron responsabilidades" y que "no están ni afiliados".

Ábalos también ha pedido que no se les compare con la "corrupción sistémica del PP", del que ha dicho que "sí fue condenado" por el caso Gürtel. "Pablo Casado formó parte del gobierno de Esperanza Aguirre", ha señalado, en una pulla por los distintos casos que han salpicado a la expresidenta de la Comunidad de Madrid, muy cercana al ahora líder de los 'populares'. 

Podemos lo achaca al "bipartidismo"

El contenido de lo dispuesto por los jueces no ha abierto brecha en el pacto de coalición entre PSOE y Podemos. El partido morado ha evitado personalizar en su socio de Gobierno la decisión judicial. Que dos históricos del socialismo hayan sido reprendidos judicialmente no supondrá un obstáculo para las conversaciones entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Algo que ha facilitado especialmente este último, que ha preferido achacar la corrupción con las subvenciones en la Junta de Andalucía al "bipartidismo". Lo que contrasta con su reacción tras el fallo del caso Gürtel, por el que impulsó la moción de censura contra Rajoy que acabó con Sánchez en la Moncloa.

Este perfil bajo de Iglesias, que ni menciona al PSOE en su mensaje de Twitter valorando la sentencia, coincide con las negociaciones para dar forma al futuro Ejecutivo, en el que su partido tendrá una vicepresidencia detentada por él mismo y hasta tres ministerios. Una oportunidad que no quieren dejar escapar en el partido morado, y que está motivando que todos los detalles del acuerdo estén envueltos en el secretismo. El último encuentro entre ambos líderes fue precisamente este lunes, un día antes de conocerse el contenido de lo decidido por la Audiencia de Sevilla, como desveló La Información. Hace tan solo un año, cuando Chaves y Griñán se sentaron por primera vez en el banquillo, el líder de Podemos fue mucho más duro y habló del "caso que avergüenza a toda Andalucía".

El único mensaje de Iglesias sobre la sentencia ha sido un tuit publicado poco después de conocerse las condenas. Un texto corto en el que achaca la "corrupción y arrogancia" de "sentencias como esta" a PP y PSOE.

En esa misma línea se han mantenido la mayoría de los dirigentes destacados de Podemos, que se han limitado a compartir las palabras de su líder. Por ejemplo, Irene Montero o Pablo Echenique solo han retuiteado el tuit de su jefe de filas, evitando hacer comentarios independientes. Por otro lado, la dirigente andaluza Noelia Vera ha señalado que "se cierra una época oscura que hizo muchísimo daño a Andalucía". Pero tampoco ha mencionado a los socialistas. 

Los únicos que se han salido del guión en el partido morado han sido dos miembros andaluces de Unidas Podemos. Una de ellas ha sido la 'díscola' Teresa Rodríguez. La líder de Adelante Andalucía ha tuiteado una imagen con el logo del Partido Socialista, en la que les instaba a "devolver el dinero". También ha mencionado expresamente al PSOE el líder de IU, Alberto Garzón, que ha puesto la responsabilidad de usar "dinero público para sostener una red mafiosa que compraba la paz social" encima de "algunos dirigentes del PSOE-A".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING