Domingo, 20.10.2019 - 01:13 h
Acude el Gobierno en pleno

Sánchez, recibido con abucheos en un desfile del 12-O bajo la sombra catalana

Este recibimiento ha contrastado con el entusiasmo con el que el público ha acogido a los Reyes Felipe y Letizia acompañados por sus dos hijas.

Letizia
La Reina junto al presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez / EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha sido recibido con pitos y abucheos a su llegada al desfile del 12 de octubre con motivo del Día de la Fiesta Nacional, que este años nuevamente está marcado por Cataluña, incluida la sentencia del procés, y la exhumación de Francisco Franco.

Como ya ocurriera el año pasado, el público situado en la zona más cercana a la tribuna de autoridades, en la plaza de Lima de Madrid, ha abucheado a Sánchez cuando el presidente ha bajado de su vehículo oficial. Este recibimiento ha contrastado con el entusiasmo con el que el público ha acogido a los Reyes Felipe y Letizia acompañados por sus dos hijas, la Infanta Leonor y la Princesa Sofía.

El coche del presidente en funciones ha llegado por un lateral del paseo de la Castellana y no ha sido anunciado por megafonía. En contraste, los vehículos del monarca y su familia sí han recorrido los dos kilómetros por los que transcurre el desfile anunciados por los altavoces.

La ciudadanía de Madrid ha llenado de banderas de España desde primera hora de la mañana todo el recorrido del desfile, en el que participan unos 4.200 efectivos, 76 aeronaves y 150 vehículos. Pocas han sido las ausencias políticas en el desfile de la Fiesta Nacional de este año, que se celebra en plena precampaña y a poco menos de un mes de la repetición electoral del 10 de noviembre.

Unas horas después, Sánchez se pronunció sobre los abucheos que ha recibido de un sector del público en el desfile de la Fiesta Nacional en Madrid, asegurando que España "es de todos, no solo de la ultraderecha". Sánchez ha transmitido este mensaje en una conversación informal con los medios de comunicación en la recepción ofrecida por los reyes en el Palacio Real tras el desfile celebrado en el Paseo de la Castellana.

Importante presencia institucional

El Gobierno en pleno ha estado en esta cita en la que el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, se ha llevado discretos abucheos a su llegada pero más sonoros cuando ha finalizado el desfile. Y apenas ha habido ausencias en la fila de los presidentes autonómicos. Se han ausentado, como viene siendo habitual, los máximos responsables de los gobiernos vasco y catalán.

En la tribuna de autoridades se ha visto a la vicesecretaria general socialista, Adriana Lastra, y al portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, conversar animadamente. Muy cerca de ellos, el líder de Vox, Santiago Abascal, el de Ciudadanos, Albert Rivera, y el presidente del PP, Pablo Casado. Aunque Rivera estaba en el centro, entre Abascal y Casado, no se le ha visto conversar con el líder de Vox, solo con el del PP.

En la fila del Gobierno se ha visto también muy animados saludándose a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, y al titular de Exteriores, Josep Borrell, que en breve dejará el cargo para asumir su nueva responsabilidad al frente de la política exterior europea.

Y mucho han hablado también el presidente andaluz, Juanma Moreno, y el gallego, Alberto Núñez Feijóo, colocados juntos en la fila de gobernantes autonómicos en la que había muchas caras nuevas, tras los cambios de gobierno posteriores a las elecciones autonómicas de mayo.

Entre ellas la de la presidenta navarra, la socialista María Chivite, con la que esta comunidad vuelve a estar representada en el desfile tras varios años de ausencia por parte de su predecesora, Uxue Barkos. En la tribuna de enfrente a la de los políticos se encontraba una importante representación del cuerpo diplomático acreditado en España, que han dado una nota de color con sus vistosas vestimentas.

Ahora en Portada 

Comentarios