Viernes, 20.09.2019 - 17:21 h
El límite finaliza el jueves a las 14 horas

Sánchez reanuda las negociaciones con UP tras una reunión con su núcleo duro

El candidato ha ultimado con cinco dirigentes del PSOE (Iván Redondo, Calvo, Ábalos, Montero y Lastra) la propuesta definitiva a Iglesias.

Fotografía Pedro Sánchez, sesión investidura / EFE
Sánchez se encierra con Redondo y cuatro ministros para diseñar su última oferta / EFE

La investidura se juega a estas horas en la zona del Gobierno en el Congreso de los Diputados. Allí, en la planta baja del Palacio, muy cerca de los leones, el candidato Pedro Sánchez ha ultimado con su equipo de mayor confianza la propuesta definitiva que lanzará a Pablo Iglesias. ¿Aceptará entregar a Unidas Podemos una vicepresidencia de calado y algún ministerio más? ¿O no habrá más ofrecimientos? ¿Cederá el PSOE? Todas estas cuestiones han sido analizadas en una reunión que ha comenzado nada más finalizar la votación de este martes y que ha durado más de tres horas.

Sánchez salió del hemiciclo y se dirigió a su despacho, ese que el Congreso habilita al presidente del Gobierno. Allí comió y abordó todas las posibilidades con su núcleo duro, según confirman a La Información fuentes socialistas: Iván Redondo, su jefe de gabinete; la vicepresidenta Carmen Calvo; la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra; la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos. La cita comenzó en torno a las 14:30 y culminó minutos antes de las 18 horas.

De esta reunión ha salido la oferta definitiva a Iglesias. Los socialistas ya han descolgado el teléfono para contactar con Unidas Podemos e intentar alcanzar un acuerdo 'in extremis'. Según fuentes socialistas citadas por Efe, esta nueva propuesta se analizará en una próxima reunión formal de los equipos negociadores, que el PSOE espera que se concierte hoy mismo. De momento Carmen Calvo ya ha hablado con Pablo Echenique para reunirse cuanto antes.

La reunión de Sánchez con su núcleo duro ofrece una idea de cómo podría quedar configurado el próximo Consejo de Ministros. Entre o no entren dirigentes de Unidas Podemos el núcleo duro de ministros parece que seguirá estando entre Calvo (poder político) y María Jesús Montero (área económica), así como José Luis Ábalos.

La primera votación perdida

Pedro Sánchez ha fracasado en su primer intento de investidura. El candidato ha cosechado este jueves exactamente a las 14:27 horas un rotundo fracaso en la votación, con 170 'noes', 52 abstenciones y únicamente 124 'síes'. El discurso del líder del PSOE de ayer lunes ha pasado factura en las filas nacionalistas, además de, por supuesto, en Unidas Podemos, que ha decidido abstenerse a última hora.

Así, al voto negativo ya anunciado por PP (66 diputados), Ciudadanos (57) y Vox (24) se ha sumado el de ERC (14, porque Oriol Junqueras está en prisión), JxCat (4 porque Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull siguen en la cárcel), Coalición Canaria (2) y Navarra Suma (2). Se abre a partir de ahora el incierto límite de 48 horas. Sánchez solo ha logrado ganarse el apoyo del único diputado del PRC y la abstención de UP (42), PNV (6), EH Bildu (4) y Compromís (1). La anécdota de la jornada ha sido el voto de Irene Montero, que ha votado telemáticamente y ha dicho 'no', en lugar de la abstención de su grupo.

En el equipo de Iglesias no entienden al PSOE ni a Sánchez. Este martes se encontraban realmente molestos con sus teóricos "socios preferentes". Alguno dice que nunca ha visto a un político así, que no quiera negociar de 'tú a tú' y que se dedica a obtener un "voto gratis" a su investidura. Y mientras, se quejan, pide la abstención a PP y Cs. Los socialistas tienen una versión diferente y piden a UP que dejen a un lado sus exigencias sobre nombres (Adriana Lastra ha hablado de "maximalismo") y se centren en el programa. El caso es que papeles ha habido y si ambas formaciones tienen intenciones reales de pactar tendrían tiempo de sobra para hacerlo en estas 48 horas que restan.

"Quiero Gobierno, estabilidad y legislatura", ha rematado Sánchez su última intervención. Lo ha vuelto a hacer dirigiéndose a todos, especialmente a Unidas Podemos, pero también a PP y Ciudadanos. El candidato se ha marchado camino de La Moncloa con su oferta sobre la mesa y sin especial interés, al menos de cara al público, de ceder en sus posiciones. Pocas esperanzas hay en el bando socialista y morado de poder desbloquear la situación.

Ahora en Portada 

Comentarios