Martes, 31.03.2020 - 23:56 h
Tras una semana de polémicas

Sánchez sale a poner paz en la crisis del campo: pide calma y promete más ayudas

El presidente del Gobierno pide al PP que se sume al diálogo con Cataluña y asegura que cualquier solución no irá en detrimento de otras CCAA.

Sánchez sale a poner paz a la crisis de los agricultores y promete ayudas al campo
Sánchez sale a poner paz a la crisis de los agricultores y promete ayudas al campo / PSOE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha tenido que salir a campo abierto para frenar la crisis de Gobierno que se estaba cociendo en torno a la crisis con los agricultores. Después de una semana donde han volado los desmentidos y los reproches entre representantes del Ejecutivo de coalición y las organizaciones que están impulsando las protestas, el líder socialista ha tenido que comenzar su discurso ante el Comité Federal del PSOE este sábado con un doble mensaje a los afectados: de calma y de compromiso en que recibirán la ayuda oficial. También ha tenido que tirar de sensación de calma en el asunto catalán, del que ha señalado ante sus barones autonómicos que el diálogo que se mantendrá con la Generalitat no supondrá ningún beneficio en relación a otras CCAA.

"Quiero enviarles un mensaje a los miles de agricultores y ganaderos que se están movilizando en muchas partes de España. Contad con el Gobierno. Contad con vuestro Gobierno. Os vamos a ayudar. Sois trabajadores y trabajadoras y estamos con vosotros", se ha limitado a decir Sánchez pero en la forma con que la ha dicho y el momento (nada más tomar la palabra) estaba la trascendencia del gesto.

En particular, porque el Gobierno de coalición de socialistas y Unidas Podemos se había acostado el viernes con la sensación de que el problema de los bajos precios de las materias primas agrícolas no hacía más que crecer y crecer con cada vez más personajes intentando estar en el centro de la escena. La última aparición, el del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, quien quiso estar en la reunión que el Ministerio de Trabajo (también en manos de los socios de Ferraz) mantuvo este viernes con algunos representantes sindicales (C.OO. y UGT de Andalucía y Extremadura).

El problema estuvo en el "algunos", ya que los representantes de Asjaa, COAG y UPA (que son las organizaciones tras las protestas de este año) se quejaron de que les habían desconvocados de la cita a última hora del jueves y durante horas no quedó claro si había sido una consecuencia de que, al mismo tiempo que se les invitaba a no asistir se anunciaba la presencia de Iglesias en el encuentro. El Ministerio ha aclarado que nunca estuvieron convocadas realmente, pero Yolanda Díaz ha tenido que anunciar que se reunirá finalmente el próximo martes, 18 de febrero, con los máximos responsables de Asaja, COAG y UPA para abordar la problemática del sector.

Todo un lío que se suma a la intensificación de las protestas de tractores en las calles de ciudades como Valencia o cortando carreteras en Andalucía y que son solo un anticipo de lo que viene por delante. Tras varias semanas de quejas y reuniones con el Ministerio de Agricultura y ahora con Trabajo, la sensación es que no solo se ha aplacado el problema, sino que se ha agravado. Y ahora, la Unión Europea prevé un recorte de la Política Agraria Común de hasta un 14%, tal y como se supo ayer de la postura que mantiene el Consejo de Estado. 

PROGRAMA DE GOBIERNO 

La llamada a la calma de Sánchez respecto a la crisis del campo se ha producido en la primera gran cita que el PSOE ha celebrado desde que hay Gobierno en coalición con Unidas Podemos. Ante el Comité Federal, donde están todos los barones autonómicos, ha desgranado durante casi una hora el programa de Gobierno, al que ha dividido en seis grandes bloques y ha insistido en el alto contenido social, la transición ecológica y la necesidad de mirar hacia delante sin caer en las "provocaciones" de la derecha. 

Sobre Cataluña, no ha ahondado demasiado en la negociación que prepara con los dirigentes catalanes. "Una democracia fuerte es una democracia que dialoga", ha proclamado para subrayar que "en España debemos iniciar un nuevo camino de diálogo para el reencuentro". "Aquí no sobra nadie. Ni en Cataluña ni en ningún punto de España. Ni la oposición, empezando por el Partido Popular, a quienes tendemos de nuevo la mano para que se sumen al diálogo", ha subrayado mientras que en otros puntos de su discurso destacaba la necesidad de la cohesión territorial.

Eso sí, también ha tenido un par de frases dirigidas a calmar a los suyos: "Superar el conflicto que divide a los catalanes entre sí y que tensiona lógicamente las relaciones entre Cataluña y el conjunto del país es fundamental para seguir avanzando. Pero la atención a ese problema no se hará en perjuicio de otras necesidades territoriales apremiantes", ha garantizado Pedro Sánchez.

Antes de la intervención de Sánchez, los líderes autonómicos del PSOE habían defendido una mesa de negociación entre el Gobierno y la Generalitat "dentro de la ley", si bien el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ha advertido de que la Constitución permite hablar de muchas cosas, "pero también limita hablar de otras". Así lo han expresado en declaraciones a los medios a la su entrada al Comité Federal del PSOE, según recoge Ep. En este sentido, García Page ha reivindicado el diálogo "dentro de la ley" y considera que de este Comité saldrá la "garantía" de que el Gobierno defenderá la "igualdad" entre el resto de españoles.

De vuelta al interior y al discurso de Sánchez, el presidente ha identificado las "seis grandes transformaciones" por las que apuesta partido y Gobierno, que pasan por la transformación de la economía, la digitalización de la sociedad; una transición ecológica justa; la igualdad de género; la justicia social y, como “sexto gran reto” el diálogo y la cohesión social para "superar de una vez por todas una dialéctica estéril entre dos polos".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING