Viernes, 18.10.2019 - 16:34 h
Reproduce tres reuniones con el número dos de Puigdemont

Santamaría negó a Junqueras negociar el 1-O: "Sobre ese asunto no hubo diálogo"

Enmarca los encuentros en la "dramática" situación financiera de la Generalitat y la fractura que provocó el procés entre los catalanes.

Soraya Sáenz de Santamaría declara en el Supremo en el juicio del 'procés'
Soraya Sáenz de Santamaría declara en el Supremo en el juicio del 'procés' / Europa Press

Pasaban las 12.35 horas cuando la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría entraba en el Salón de Plenos del Tribunal Supremo para declarar como testigo por los hechos relacionados con la deriva soberanista catalana. Aunque ha arrancado su intervención un tanto nerviosa, la 'popular' ha adquirido seguridad conforme ha ido respondido a las preguntas de las partes. Ya en la primera ha dejado clara su postura: el Gobierno de Mariano Rajoy nunca se sentó a negociar acerca de la consulta del 1 de octubre. Sí se produjeron tres reuniones entre ella y Oriol Junqueras para tratar otros asuntos de Cataluña y en todas ellas la exvicepresidenta declinó hablar del referéndum. 

"Me reuní en tres ocasiones con Junqueras. La primera en abril de 2016 para tratar una serie de pretensiones de la Generalitat, una de ellas era el referéndum. En ese punto nunca quise entrar porque no es disposición del Gobierno sino de la soberanía de pueblo español abordar esta cuestión y dije que sobre ese tema no tenía nada que hablar", ha apuntado añadiendo además que el Ejecutivo popular "nunca se prestó" a este extremo porque para ello era necesaria la reforma de la Constitución, posibilidad que "nunca" se planteó. Igualmente ha destacado la trascendencia del segundo encuentro en el que también participó el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, quien declarará también como testigo al término del turno de Santamaría.

Sobre este segundo encuentro, celebrado igualmente en junio de ese año en su despacho de Moncloa, Santamaría ha destacado que el objetivo era tratar la "muy dramática" situación financiera de Cataluña. El tercero y último se produjo en Cataluña ya en enero de 2017, y en el mismo Junqueras se reafirmó en la pretensión del Govern afirmando que tenía el mandato exclusivo de abordar la petición de un referéndum, tema que de nuevo no se trató ante su negativa a abordarlo. "Sobre este asunto no había diálogo ni ninguna capacidad e entendimiento", ha apostillado. 

"Les dijimos una y otra vez que no siguieran por ahí"

Su relato de los hechos choca frontalmente con el mantenido por el diputado de ERC Joan Tardà y el expresidente catalán Artur Mas, también como testigos, no solo en lo que respecta al diálogo entre ambos gobiernos sino también en los motivos que llevaron al Ejecutivo de Rajoy a aplicar el artículo 155 de la Constitución en octubre de 2017. Igualmente ha negado que la DUI -aprobada ese mes por el Parlament- fuera simbólica y ha enumerado cuatro motivos por los que se suspendió la autonomía de Cataluña: "Defender la soberanía nacional, garantizar el cumplimiento de la Ley, defensa de la convivencia y mantener el acuerdo político", ha relatado.

Ya a preguntas del fiscal del caso Javier Zaragoza, Santamaría ha insistido en que se vieron abocados a recurrir al 155 ante las advertencias "públicas y notorias" a los miembros del Gobierno de Carles Puigdemont de que "no siguieran por ahí". Así las cosas, ha respondido que "por supuesto" estaba en riesgo el orden constitucional y que había "un grave intento de erogación" de Cataluña. "Se había declarado unilateralmente la independencia y vimos su comportamiento. Había una vulneración muy grave del orden Constitucional", ha apostillado.

"Usted lo llama cargas, yo prefiero decir 'actuación policial'"

El abogado de Oriol Junqueras, por su parte, ha centrado las preguntas en las secuencias de violencia que se produjeron en las jornadas del 20 y 21 de septiembre durante las concentraciones en la Consejería de Economía así como en la celebración de la consulta del 1 de octubre. Al respecto, Santamaría le ha precisado que ella no diseñó los operativos policiales (por los que se desplegaron más de 10.000 efectivos en Cataluña) y  que, aunque ha sido testigo de imágenes de disturbios que "no son agradables a la vista", la Policía y la Guardia Civil le han parecido siempre "muy profesionales". También ha reprochado a los 12 acusados en este procedimiento que hicieran un llamamiento masivo y resultado del cual se produjeron "murallas humanas" que impidieron la actuación judicial.

Difusión de imágenes falsas para "confundir" a la opinión pública

De todas las preguntas formuladas a Santamaría, las más duras e incisivas han sido las planteadas por el abogado Xavier Melero -letrado de Joquim Forn- quien se ha empecinado en conocer los motivos concretos por los que el Ejecutivo envió tal número de agentes a Cataluña con motivo de la consulta y si, entre esos motivos, se encontraba su desconfianza hacia el cuerpo de los Mossos d'Esquadra dirigido entonces por Josep Lluis Trapero. "Acudieron para dar cumplimiento a un mandato judicial", ha reiterado pese a la insistencia de Melero acerca de si no le parecía desproporcionado teniendo en cuenta que se abrieron poco más de 2.200 colegios electorales para acoger la votación.

Más rotunda se ha mostrado ante lo reiterados intentos del abogado de Jordi Turull y Josep Rull acerca de por qué el Ejecutivo 'popular' no se planteó una reforma de la Constitución para permitir la celebración del referéndum por la vía legal "ante el clamor de cientos de miles de ciudadanos" que lo solicitaban, según ha dicho el letrado Jordi Pina. "La primera obligación de todo Gobierno es cumplir y hacer cumplir las leyes. Quienes no valoraron que tenían que ir por una modificación de la Constitución creo que están sentados en el banquillo", ha espetado. También les ha acusado de difundir "imágenes falsas" del 1-O con hechos que en realidad no se produjeron para "confundir a la opinión pública internacional".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios