Domingo, 05.04.2020 - 13:06 h
Dos semanas antes de que actuara la JUR

Saracho recurrió 'in extremis' a Guindos para salvar al Popular y él le envió al Frob

El banquero acudió al entonces ministro de Economía y le planteó la posibilidad de resolver el banco ante la alarmante fuga de depósitos.

El presidente de Popular, Emilio Saracho
El presidente de Popular, Emilio Saracho. / Archivo.

La primera comparecencia judicial de Emilio Saracho por la caída del Banco Popular contó con varias referencias a actores externos implicados en la crisis de la entidad que acabó siendo intervenida por Europa. El banquero relató con pelos y señales cómo se encontró el banco a su llegada a la presidencia en febrero de 2017 y cómo batalló hasta el final en aras a evitar la entrada en escena de la JUR. Tanto es así que explicó que recurrió al entonces ministro de Economía Luis de Guindos y le dijo que la intensa fuga de depósitos no daba lugar a muchas más alternativas más allá que la de su resolución.

Fuentes de la investigación presentes en el interrogatorio explican a este diario que el último presidente del Banco Popular fue preguntado específicamente por este asunto concreto y que explicó como el actual vicepresidente del BCE le remitió al Frob. Estas conversaciones tuvieron lugar dos semanas antes de que la JUR resolviera al banco ante la falta de liquidez que presentaba la entidad y después de haber estudiado un abanico de alternativas en aras a evitar que acabara en manos de otra entidad, como finalmente ocurrió en junio de 2017 cuando fue adquirido por el Banco Santander.  

El minucioso interrogatorio al que fue sometido Saracho por parte del magistrado José Luis Calama se ciñó no solo a sus 107 días de gestión al frente del banco sino también a las repercusiones que tuvo durante su mandato la ampliación de capital acordada por los anteriores gestores en el año 2016. Saracho mantuvo en la Audiencia Nacional la misma línea argumental que expuso durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados en julio de 2018 dado que insistió en varias ocasiones que no se imaginaba encontrar un banco tan asfixiado.

"Yo no filtré información"

Aunque los letrados del economista no esperaban apurar los dos días señalados para su interrogatorio, la batería de preguntas que traía preparadas el magistrado José Luis Calama Teixeira pone de manifiesto que no iban a ser suficientes cinco horas de declaración a puerta cerrada para desentrañar los pormenores de la caída del sexto banco más grande de España. Con todo, Saracho comenzó explicando que en los meses previos a su aterrizaje a la entidad, mientras todavía ostentaba la vicepresidencia de JP Morgan, le contactó Reyes Calderón, entonces miembro del Consejo de Administración de la era de Ángel Ron.  

La misma le trasladó su intención de que asumiera la presidencia del Popular a la par que le advirtió que el consejo estaba completamente dividido. Cabe recordar que esta consejera ha jugado un papel importante en este capítulo de vida de la entidad puesto que afines a Ron le señalan como la persona que propició su caída junto con el accionista Antonio del Valle. Precisamente, el magistrado se interesó en conocer las presuntas filtraciones que salieron del último consejo y las cuáles no negó en sede judicial, de acuerdo con las fuentes consultadas. Saracho confirmó en la Audiencia Nacional que le consta que se difundieron informaciones desde dentro del banco si bien descartó categóricamente ser autor de ninguna de ellas. 

Los investigadores consideran que durante esta última etapa del Popular se podrían haber difundido informaciones falsas con el objetivo de hacer caer el valor de la acción. Tanto es así que el peritaje del Banco de España concluyó al respecto que la política de comunicación del banco no contribuyó a recuperar la confianza de los accionistas que son quienes dieron inicio a este procedimiento penal tras la presentación de varias querellas en la Audiencia Nacional hace ahora dos años. Las mismas corrieron a cargo de asociaciones como Adicae o Aemec. 

Sunrise y ampliación: las perlas contra Ron

Aunque la cuestión relativa a la ampliación de capital será un asunto que se aborde en la declaración de Ángel Ron a finales de este mes, Saracho también fue preguntado por algunos pormenores concretos de la misma. Al respecto dijo que fue el exnúmero dos de su antecesor, Francisco Gómez, el que ordenó que se financiara con 400 millones de euros la compra de acciones por parte de clientes en la operación que tuvo lugar en 2016. Dijo que emitió un hecho relevante a la CNMV en abril de ese ejercicio en el que informó de la reexpresión de las cuentas puesto que aunque no es irregular que un banco no comunique este tipo de operaciones, el hecho de no aflorarlas implica que no se redujera esta inversión de los ratios de solvencia de la entidad. 

Esta no fue la única ocasión en la que Saracho se refirió a la gestión de su antecesor, ya que también hizo referencia al 'proyecto Sunrise' con el que Ron pretendía agrupar gran parte de su ladrillo en una sociedad separada y reducir así el peso en su balance de los activos inmobiliarios. Al respecto, admitió que no era una alternativa viable para salvar al banco, si bien tampoco expuso otras vías para evitar su resolución. Sí aseguró que, tras descubrir la verdadera situación patrimonial del banco, encargó un plan de fondo que incluía revisar la valoración de los inmuebles y mejorar las provisiones. No obstante, ni las retasaciones dotaron oxígeno al banco ni la venta del mismo se pudo perfilar como una alternativa viable. 

También entonó el 'mea culpa' en determinados aspectos como, por ejemplo, en lo que respecta a su intervención en la Junta de Accionistas de abril de 2017 cuando dijo que el banco estaba abocado a una ampliación de capital o a una operación corporativa. Calama se interesó especialmente en saber por qué trasladó este mensaje a los accionistas a pesar de ser consciente de que no fue muy acertado puesto que asustó a los inversores, sin embargo el banquero no supo aclarar por qué actuó así y se limitó a decir que sintió que tenía que hacerlo. Aunque ha dejado pocos interrogantes por contestar, Saracho afrontará mañana su segunda sesión de interrogatorio para seguir respondiendo a las preguntas del fiscal Anticorrupción Antonio Romeral así como a su defensa letrada. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING